In­ven­tos que de­rro­tan al tiem­po

El pa­ra­guas, el ter­mó­me­tro o la cre­ma­lle­ra na­cie­ron ha­ce más años de los que pen­sa­mos y han si­do ca­pa­ces de ca­pear la lle­ga­da de las nue­vas tec­no­lo­gías con una fa­ci­li­dad sor­pren­den­te En­tre los ar­ti­lu­gios más lon­ge­vos que se si­guen usan­do en­con­tra­mos al­gu

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - Sa­ra Ca­bre­ro

In­ge­nie­ría pun­ta —y muy sen­ci­lla— a prue­ba del pa­so del tiem­po. Ese es el in­gre­dien­te de la fór­mu­la má­gi­ca de es­tos ca­cha­rros. Ar­ti­lu­gios que han so­bre­vi­vi­do a la lle­ga­da de to­da cla­se de re­vo­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas y que si­guen ocu­pan­do un lu­gar pri­vi­le­gia­do en nues­tras ru­ti­nas. Al­gu­nos cuen­tan con más de un si­glo y otros pue­den pre­su­mir de for­mar par­te de las pá­gi­nas de la his­to­ria más le­ja­na. Un pu­ña­do de ellos in­clu­so han con­se­gui­do de­rro­tar al tiem­po sin cam­biar ni un ápi­ce su esen­cia, mien­tras que otros han sa­bi­do adap­tar­se me­jo­ran­do ma­te­ria­les o pe­que­ños de­ta­lles pa­ra se­guir con­quis­tan­do queha­ce­res por otros tan­tos años más.

El pa­ra­guas y el pre­ser­va­ti­vo son dos de los más an­cia­nos en es­te com­pen­dio de ar­ti­lu­gios. El pri­me­ro, in­ven­ta­do en la an­ti­gua Me­so­po­ta­mia co­mo som­bri­lla pa­ra evi­tar el in­ten­so sol, fue evo­lu­cio­nan­do con el pa­so de los años has­ta que en 1852 el ma­nu­fac­tu­re­ro Sa­muel Fox pa­ten­tó el di­se­ño que hoy en día co­no­ce­mos con va­ri­llas de me­tal. Tam­bién tie­nen un re­co­rri­do ma­yor del que mu­chos pien­san los pre­ser­va­ti­vos, que em­pe­za­ron a ser usa­dos por los egip­cios ha­ce 3.000 años.

Aun­que tu­vo al­gu­nos pre­ce­den­tes, el ter­mó­me­tro de mer­cu­rio apa­re­ció en el año 1714, cuan­do

Da­niel Ga­briel Fah­ren­heit creó su pri­mer ca­cha­rro pa­ra me­dir la tem­pe­ra­tu­ra. Trein­ta años des­pués, Jean Pie­rre Ch­ris­tin me­jo­ra­ba un po­co el in­ven­to al uti­li­zar los pa­rá­me­tros de ce­ro gra­dos co­mo pun­to de fu­sión del agua y cien co­mo pun­to de ebu­lli­ción. Tam­bién so­bre­vi­ve al pa­so de los años la ce­ri­lla, pa­ten­ta­da por el quí­mi­co sue­co John Wal­ker en 1826.

Las men­tes más se­su­das de nues­tro país tam­bién de­ja­ron ca­cha­rros pa­ra la his­to­ria. Jo­sé Va­lle Ar­mes­to, un in­dus­trial ga­lle­go, abrió en Gi­jón un ta­ller del que, en 1906, sa­lió el abre­la­tas que to­da­vía guar­da­mos en la co­ci­na. Aun­que ya ha­bía al­gu­nos in­ven­tos pa­re­ci­dos en el mer­ca­do, el de Va­lle per­mi­tía abrir la­tas, bo­te­llas o per­fo­rar el me­tal sin di­fi­cul­tad. Tam­bién tie­ne se­llo es­pa­ñol el sa­ca­cor­chos de búho, di­se­ña­do en 1932 por el vas­co Da­vid Ola­ñe­ta. Pe­ro sin du­da uno de los in­ven­tos que más ha via­ja­do por el mun­do pre­su­mien­do del in­ge­nio pa­trio es la fre­go­na. En 1964, Ma­nuel Ja­lón Co­ro­mi­nas pa­ten­tó su kit com­ple­to de fre­go­na de tex­til ab­sor­ben­te, es­cu­rri­dor y cu­bo que tan­to ha fa­ci­li­ta­do las ta­reas do­més­ti­cas a va­rias ge­ne­ra­cio­nes.

El eterno bo­lí­gra­fo Bic es­tá de FRE­GO­NA. Fue pa­ten­ta­da en el año 1964 por el es­pa­ñol Ma­nuel Ja­lón Co­ro­mi­nas.

CRE­MA­LLE­RA. En ple­na Gue­rra Mun­dial, sur­gió co­mo so­lu­ción pa­ra un cie­rre rá­pi­do de las pren­das de los sol­da­dos.

BO­LÍ­GRA­FO. Se creó en 1938, des­pués de ver a unos ni­ños ju­gar con una pe­lo­ta.

VELCRO. Es­ta idea na­ce en la dé­ca­da de los 40 tras un día de ca­za. aniver­sa­rio. Na­ci­do en 1938, es­te oc­to­ge­na­rio in­ven­to dio mu­chas vuel­tas has­ta que fue pa­ten­ta­do tal y co­mo lo co­no­ce­mos. Ladislao Jo­sé Bi­ro lo ideó mien­tras veía a unos ni­ños ju­gan­do con una pe­lo­ta y ob­ser­va­ba de qué for­ma la es­fe­ra di­bu­ja­ba un ras­tro de agua al sa­lir de un char­co. De to­da es­ta ex­pe­rien­cia se le ocu­rrió idear una bo­li­ta en la pun­ta del bo­lí­gra­fo que fue­ra re­gu­lan­do la tin­ta. En el año 45, un empresario de ape­lli­do Bich com­pró la pa­ten­te al ver las gran­des po­si­bi­li­da­des de un ca­cha­rro que fi­nal­men­te le ha­ría mi­llo­na­rio. El bo­li no es el úni­co in­ge­nio con cier­ta edad que te­ne­mos so­bre el es­cri­to­rio. Los Post It (1973), la go­ma de bo­rrar (1770) o el clip (1892) son so­lo un ejem­plo de ello.

De la ob­se­sión de un sui­zo na­ció en los 40 el velcro. Tras un día de ca­za con su pe­rro, Geor­ge de Mes­tral se que­dó sor­pren­di­do con la ad­he­ren­cia de las se­mi­llas de bar­da­na que se les ha­bían que­da­do pe­ga­das. Se ofus­có. De­ci­dió ob­ser­var­las ba­jo el mi­cros­co­pio pa­ra en­ten­der qué era lo que ha­cía que se in­crus­ta­ran con tan­ta fa­ci­li­dad y cuan­do lo com­pren­dió, se pu­so ma­nos a la obra pa­ra tra­tar de re­pli­car­lo en un sis­te­ma de cie­rre con dos cin­tas. Tan im­por­tan­te co­mo el velcro es la cre­ma­lle­ra, na­ci­da en ple­na Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. Tras va­rios años bus­can­do com­bi­na­cio­nes de bro­ches que per­mi­tie­ran un cie­rre rá­pi­do pa­ra las pren­das con las que sol­da­dos se guar­da­ban del frío, el sue­co Gi­deon Sund­back lle­gó a Ca­na­dá pa­ra dar con la fór­mu­la de uno de los sis­te­mas más uti­li­za­dos en el tex­til.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.