PHOT­TIC RE­CO­PI­LA Y AR­CHI­VA FO­TO­GRA­FÍAS QUE SON HIS­TO­RIA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ma­ría Vi­ñas

Es­ta pla­ta­for­ma web co­ru­ñe­sa re­co­pi­la, ar­chi­va y ges­tio­na fo­to­gra­fías que son his­to­rias: «Re­cu­pe­ra­mos to­das esas his­to­rias que es­tán es­con­di­das en los ca­jo­nes de las ca­sas, en las ca­be­zas de la gen­te, y que es im­por­tan­tí­si­mo res­ca­tar por­que, si no, se pier­den»

En pleno de­but del si­glo XX, Ma­nuel Ro­drí­guez-Ari­jón Pa­llas de­jó su Carballo na­tal y pu­so rum­bo a Es­ta­dos Uni­dos. Te­nía so­lo 16 años. An­tes de ins­ta­lar­se en la ciu­dad de los ras­ca­cie­los, hi­zo es­ca­la en Tam­pa, don­de apro­ve­chó pa­ra in­mor­ta­li­zar­se im­pe­ca­ble —boi­na, cor­ba­ta, pa­ñue­lo en la so­la­pa y en la mano, un fa­jo de bi­lle­tes— y de­mos­trar así a su fa­mi­lia que no so­la­men­te ha­bía su­pe­ra­do la tra­ve­sía, sino que al otro la­do del océano, en la bahía de Flo­ri­da, las co­sas no le es­ta­ban yen­do na­da mal. Se ins­ta­la­ría más tar­de en Nue­va York, in­ven­ta­ría los clips de los ti­ran­tes (que has­ta en­ton­ces eran bo­to­nes) y pa­ten­ta­ría su in­ge­nio: unas pe­que­ñas pin­zas que, des­de en­ton­ces, pa­sa­ron a sus­ti­tuir a los la­ti­gui­llos de cor­che­te. Co­rría el año 1936.

Ma­nuel se­gui­ría sien­do un ga­lle­go anó­ni­mo, un nú­me­ro más de ese cen­so de emi­gran­tes que cons­ti­tu­yen la Ga­li­cia sin sue­lo, pe­ro con iden­ti­dad, si no fue­se por un pu­ña­do de fo­to­gra­fías aja­das que uno de sus fa­mi­lia­res, es­pa­bi­la­do, en­con­tró un buen día en al­gún rin­cón y en­tre­gó al Con­ce­llo de Carballo tras un lla­ma­mien­to a la ciu­da­da­nía a fis­go­near en la me­mo­ria fo­to­grá­fi­ca fa­mi­liar. La ini­cia­ti­va pa­ra re­cu­pe­rar el pa­sa­do co­lec­ti­vo de la co­mar­ca no fue so­lo co­sa del con­sis­to­rio; tra­ji­na­ba en sus tri­pas Phot­tic, una pla­ta­for­ma que des­de ha­ce cin­co años se afa­na por res­ca­tar del ol­vi­do to­das esas his­to­rias que se pier­den en ca­jo­nes y ál­bu­mes vie­jos, que des­pués de ir de bo­ca en bo­ca, y de bo­ca en bo­ca, y de bo­ca en bo­ca, sue­len aca­bar, sin más bo­cas, por apa­gar­se en el si­len­cio.

Phot­tic na­ció en el 2013 con vo­ca­ción de con­ver­tir­se en una red so­cial glo­bal de fo­to­gra­fías con his­to­ria. De la ne­ce­si­dad de ges­tio­nar con fa­ci­li­dad ar­chi­vos am­plios de imá­ge­nes —ni los blogs ni las re­des so­cia­les han re­sul­ta­do ser he­rra­mien­tas có­mo­das pa­ra ello: ni pa­ra lo­ca­li­zar los fon­dos, ni pa­ra or­de­nar­los, ni pa­ra ad­mi­nis­trar los de­re­chos de las apor­ta­cio­nes—, Ma­nuel Pan, Da­niel Cer­quei­ro y Ale­jan­dro La­mas desa­rro­lla­ron una pá­gi­na web que ahora per­mi­te a co­lec­cio­nis­tas, ad­mi­nis­tra­cio­nes y par­ti­cu­la­res almacenar sus ins­tan­tá­neas, or­de­nar­las y ex­plo­tar­las, una in­men­sa ba­se de da­tos que ade­más es so­cial, que cual­quie­ra que pu­lu­le por la red pue­de con­sul­tar, com­par­tir y co­men­tar.

«Lo que ha­ce­mos es re­cu­pe­rar las his­to­rias de la gen­te —in­sis­te Pan pa­ra ex­pli­car bien su co­me­ti­do—, no aque­llas ya re­co­pi­la­das por his­to­ria­do­res y eru­di­tos, sino las que es­tán es­con­di­das en las ca­sas, en las ca­be­zas y en los co­ra­zo­nes. Por eso nues­tros usua­rios prin­ci­pa­les son per­so­nas de en­tre 35 y 65 años, cons­cien­tes de que hay vi­ven­cias que se pier­den y que es im­por­tan­tí­si­mo re­cu­pe­rar; lo re­su­mi­mos en que ca­da día que pa­sa se pier­de una his­to­ria». Ellos las ca­zan, las do­cu­men­tan, les po­nen fe­cha y has­ta las co­lo­can en el ma­pa. ¿Por ejem­plo? Un re­pa­so mi­nu­cio­so por la Gue­rri­lla Gua­te­mal­te­ca, una ojea­da al pa­sa­do del De­por­ti­vo, un vis­ta­zo a la Co­ru­ña de an­te­ayer. El ma­te­rial, ade­más de va­lio­sí­si­mo, es co­pio­so: la co­lec­ción Na­via, lem­bran­zas con fu­tu­ro acu­mu­la 1.728 imá­ge­nes; O fút­bol na Cos­ta da Mor­te, 920; Da­que­la As Pon­tes, más de 900; y O Faia­do da Me­mo­ria, la his­to­ria de Vilagarcía con la que to­do co­men­zó, 6.371.

En to­tal, a día de hoy, Phot­tic ate­so­ra más de 50.000 fo­to­gra­fías subidas por más de 10.000 usua­rios des­de to­dos los rin­co­nes del mun­do, «ad­mi­nis­tra­cio­nes o en­ti­da­des pú­bli­cas, so­bre to­do con­ce­llos y aso- cia­cio­nes de ha­bla his­pa­na, que ali­men­tan el ar­chi­vo con in­for­ma­ción de sus en­tor­nos y sus tra­ba­jos par­ti­cu­la­res, pe­ro tam­bién con pro­yec­tos más abier­tos, co­mo el de Mi abue­lo te­nía una igual, que res­ca­ta la his­to­ria de la Ves­pa por to­do el mun­do».

La pla­ta­for­ma co­ru­ñe­sa, que ha pu­bli­ca­do ade­más cua­tro li­bros y que aca­ba de ce­rrar un acuer­do con la Edi­to­rial Ga­la­xia, fac­tu­ra a tra­vés de la eje­cu­ción de pro­yec­tos de re­cu­pe­ra­ción his­tó­ri­ca: lo­ca­li­da­des, mar­cas o em­pre­sas des­em­bol­san pa­ra ha­cer ejer­ci­cios de nos­tal­gia pa­ra los que no tie­nen ni los me­dios ni el tiem­po ne­ce­sa­rio. No pue­den ha­cer­lo ellas; ellos se en­car­gan. «En un fu­tu­ro, cuan­do el nú­me­ro de imá­ge­nes sea el ade­cua­do, te­ne­mos en men­te ha­bi­li­tar una tien­da vir­tual pa­ra que los usua­rios que quie­ran pue­dan po­ner a la ven­ta sus imá­ge­nes», avanza Pan, ade­lan­tan­do tam­bién su in­te­rés en los pro­yec­tos de di­fu­sión de gran­des fon­dos.

Y la gran du­da: ¿por qué so­lo fotos an­ti­guas en los re­per­to­rios de Phot­tic? «Por­que las per­so­nas que nos pue­den con­tar sus his­to­rias es­tán des­apa­re­cien­do, es cues­tión de prio­ri­zar. Pe­ro, bueno, en reali­dad, la his­to­ria co­mien­za ayer». Su­je­tar el pa­sa­do, lo que fue. De eso se tra­ta.

| PHOT­TIC

Ma­nuel Pan, CEO de Phot­tic; Cer­quei­ro, res­pon­sa­ble de már­ke­ting; y Ale­jan­dro La­mas, di­rec­tor de tec­no­lo­gía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.