Eco­cer­ti­fi­ca­cio­nes en el sec­tor pes­que­ro

La so­cie­dad ca­mi­na ha­cia una era de con­su­mo res­pon­sa­ble en la que la de­man­da de in­for­ma­ción so­bre aque­llos bie­nes que ad­quie­re se­rá ca­da vez ma­yor. En el ca­so de los pes­ca­dos y ma­ris­cos, una in­dus­tria es­tra­té­gi­ca pa­ra Ga­li­cia, la eco­eti­que­ta ha de con­vert

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - Fer­nan­do González La­xe

Es­pa­ña po­see una am­plia y lar­ga tra­di­ción de país pes­ca­dor y su mer­ca­do se ca­rac­te­ri­za por ofer­tar una am­plia va­rie­dad de pro­duc­tos pes­que­ros con des­tino a la ali­men­ta­ción y a las in­dus­trias del frío y de con­ser­vas. En un con­tex­to de in­ten­sos in­ter­cam­bios co­mer­cia­les pes­que­ros y de una pro­gre­si­va dinámica de es­pe­cia­li­za­ción pro­duc­ti­va, la eco­la­be­li­za­ción pa­re­ce re­sul­tar una de las apues­tas más só­li­das por par­te de los pro­duc­to­res. Di­cha apues­ta no so­lo apa­re­ce co­mo ele­men­to dis­tin­ti­vo, sino tam­bién co­mo con­di­cio­nan­te pa­ra in­fluen­ciar en las de­ci­sio­nes de com­pra.

Di­ver­sas ini­cia­ti­vas de pes­ca­dos eco­cer­ti­fi­ca­dos se han pro­pues­to a los con­su­mi­do­res. En Francia son co­no­ci­dos los víncu­los exis­ten­tes en­tre em­pre­sas y pes­ca­do­res: MSC/Fin­dus; Pes­ca Res­pon­sa­ble/ Ca­rre­four; Ta­llas mí­ni­mas/Au­chan; Pre­ser­var el Océano/Ca­sino. En Es­pa­ña, los ca­sos de aso­cia­ción en­tre pro­duc­to­res e in­dus­trias di­ri­gi­dos a ob­je­ti­vos de pro­mo­ción co­mer­cial son más bien es­ca­sos; y la ma­yor par­te de los acuer­dos son oca­sio­na­les. Pre­do­mi­nan las aso­cia­cio­nes de ín­do­le geo­grá­fi­ca, co­mo Mer­lu­za/ Ce­lei­ro; Me­ji­llón/Ga­li­cia; Per­ce­be/ Cos­ta da Mor­te; Gam­bas/Pa­la­mó­sHuel­va; Ca­ba­lla/Huel­va; Mel­va/An­da­lu­cía. Son ejem­plo de uti­li­za­ción de imá­ge­nes de mar­ca, al­gu­nas de ellas con­ver­ti­das en de­no­mi­na­cio­nes de ori­gen pro­te­gi­das y otras en in­di­ca­do­res geo­grá­fi­cos pro­te­gi­dos.

Es­tas cir­cuns­tan­cias abren un am­plio de­ba­te so­bre la cer­ti­fi­ca­ción. Exis­ten opi­nio­nes que se de­can­tan a fa­vor de es­ta im­ple­men­ta­ción, en tan­to que otras re­ve­lan prác­ti­cas con­tro­ver­ti­das. La úl­ti­ma con­tro­ver­sia ha si­do es­pec­ta­cu­lar. La Fun­da­ción Chan­ging Mar­kets ha pu­bli­ca­do un in­tere­san­te tra­ba­jo ti­tu­la­do The fal­se pro­mi­se of cer­ti­fi­ca­tion, en don­de des­cu­bre la exis­ten­cia de ma­las prác­ti­cas en la cer­ti­fi­ca­ción pes­que­ra en cier­tas zo­nas. La res­pues­ta de Friend of the Sea (FOS, 3 de ma­yo del 2018) no se ha he­cho es­pe­rar, apor­tan­do da­tos y cri­te­rios en con­tra del men­cio­na­do es­tu­dio. Lo que es­tá en jue­go, por tan­to, son los con­cep­tos de la tra­za­bi­li­dad del pro­duc­to y la cre­di­bi­li­dad que se trans­mi­te al con­su­mi­dor.

La FAO des­cri­bió, en sus di­rec­tri­ces so­bre el eti­que­ta­do eco­ló­gi­co, los cri­te­rios mí­ni­mos y los re­qui­si­tos bá­si­cos pa­ra las eti­que­tas pes­que­ras. Es­tos úl­ti­mos se cen­tran en de­fi­nir con cla­ri­dad los sis­te­mas de or­de­na­ción re­fe­ri­dos a los có­di­gos de bue­nas prác­ti­cas; la uti­li­za­ción óp­ti­ma de los ins­tru­men­tos de ges­tión; y el man­te­ni­mien­to de la dis­po­ni­bi­li­dad de los stocks pes­que­ros pa­ra las ac­tua­les y fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes. Por tan­to, las di­rec­tri­ces de FAO se ocu­pan de tres cues­tio­nes prin­ci­pa­les: el es­ta­ble­ci­mien­to de las nor­mas de cer­ti­fi­ca­ción; la acre­di­ta­ción por par­te de ór­ga­nos de cer­ti­fi­ca­ción in­de­pen­dien­tes; y que la cer­ti­fi­ca­ción de una pes­que­ría y su ca­de­na de cus­to­dia del pro­duc­to se ajus­ten a las nor­mas y pro­ce­di­mien­tos exi­gi­dos.

La eco­la­be­li­za­ción res­pon­de a una de­man­da di­fe­ren­cia­da, de­ter­mi­na­da por cri­te­rios y va­lo­res me­dioam­bien­ta­les, que se ca­rac­te­ri­za por re­du­cir la asi­me­tría in­for­ma­ti­va en­tre los pro­duc­to­res y los con­su­mi­do­res. En oca­sio­nes, se asu­me que di­cho pro­duc­to es un bien de con­fian­za; aun­que es­te no cons­ti­tu­ya una cer­ti­fi­ca­ción, ni ga­ran­ti­ce nor­mas de cre­di­bi­li­dad. Por eso, los pro­duc­tos eco­la­be­li­za­dos con­tri­bu­yen a re­du­cir el ries­go y las la­gu­nas de la in­for­ma­ción.

Has­ta el mo­men­to, la de­man­da de los pro­duc­tos eco-la­be­li­za­dos ha­bía se­gui­do una ten­den­cia es­ca­lo­na­da ex­pli­ca­da por la acep­ta­ción de una con­cien­cia eco­ló­gi­ca. Es de­cir, se ba­sa­ba en una mo­ti­va­ción mo­ral; y los con­su­mi­do­res la ad­mi­tían co­mo una ac­ti­tud; es­to es, co­mo una res­pues­ta y co­mo una con­duc­ta res­pon­sa­ble. De es­ta for­ma, nor­mal­men­te es­ta­ban dis­pues­tos a pa­gar una pri­ma adi­cio­nal por di­chos pro­duc­tos.

Hoy en día, el de­ba­te se cen­tra en la cre­di­bi­li­dad de las ins­ti­tu­cio­nes que ga­ran­ti­zan la eco­la­be­li­za­ción. Hay es­tu­dios que de­fien­den que de­be ser un or­ga­nis­mo pú­bli­co; otros pre­fie­ren que di­chos or­ga­nis­mos se ba­sen en la pro­fe­sio­na­li­za­ción; unos ter­ce­ros mues­tran que lo re­le­van­te es la in­de­pen­den­cia del or­ga­nis­mo, no tan­to que sea pú­bli­co o pri­va­do. La FAO sub­ra­ya que los ór­ga­nos de acre­di­ta­ción han de ser im­par­cia­les. Es de­cir, pre­do­mi­nan las su­ge­ren­cias que de­be­rían ser trans­pa­ren­tes en cuan­to a su es­truc­tu­ra or­gá­ni­ca y tam­bién en lo que con­cier­ne al apo­yo fi­nan­cie­ro o de otra ín­do­le. Tam­bién que de­be­rían es­tar ale­ja­dos de in­tere­ses crea­dos, al ob­je­to de no es­tar so­me­ti­dos a pre­sio­nes co­mer­cia­les, fi­nan­cie­ras o de otro ni­vel que pu­die­ran in­fluir en los re­sul­ta­dos del pro­ce­so de acre­di­ta­ción.

La eco­cer­ti­fi­ca­ción es una he­rra­mien­ta in­for­ma­ti­va pa­ra el con­su­mi­dor y que pro­por­cio­na un co­no­ci­mien­to de va­rios in­di­ca­do­res me­dioam­bien­ta­les. Pue­de ser uti­li­za­do por em­pre­sas pa­ra ob­te­ner be­ne­fi­cios tan­gi­bles e in­tan­gi­bles. Pue­de ser uti­li­za­do co­mo ins­tru­men­to po­lí­ti­co, aun­que no es­tá exen­to de crí­ti­ca y de fal­ta de cre­di­bi­li­dad. Y, fi­nal­men­te, pue­de ser uti­li­za­do co­mo ele­men­to di­fe­ren­cia­dor res­pec­to de ac­tua­cio­nes re­la­cio­na­das con el me­dio am­bien­te.

Tres gran­des di­le­mas a la ho­ra de en­fo­car el te­ma. El pri­me­ro es el re­fe­ri­do a la in­for­ma­ción. En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, los con­su­mi­do­res ig­no­ran el víncu­lo en­tre la in­for­ma­ción y las con­se­cuen­cias de la ex­plo­ta­ción de los men­cio­na­dos pro­duc­tos pes­que­ros. El se­gun­do di­le­ma, ha­ce re­fe­ren­cia a la exis­ten­cia de una am­plia ofer­ta y una gran he­te­ro­ge­nei­dad res­pec­to de las ale­ga­cio­nes me­dioam­bien­ta­les, ge­ne­ran­do nu­me­ro­sos pro­ble­mas de ho­mo­lo­ga­ción y pro­vo­can­do gra­ves dis­tor­sio­nes en el cam­po de la in­for­ma­ción y cre­di­bi­li­dad. El ter­cer di­le­ma ha­ce re­fe­ren­cia a las mo­ti­va­cio­nes. Es­to es, a la im­por­tan­cia del me­dioam­bien­te y a la dis­po­si­ción de los con­su­mi­do­res a pa­gar una so­bre­cuo­ta por di­cho pro­duc­to.

Océa­na ha lle­va­do a ca­bo una en­cues­ta so­bre 25.000 mues­tras, re­vi­san­do más de 200 es­tu­dios de 55 paí­ses, y con­clu­ye que uno de ca­da cin­co pro­duc­tos pes­que­ros es­tá mal eti­que­ta­do (con­cre­ta­men­te el 23 %), aun­que el frau­de ha des­cen­di­do no­ta­ble­men­te en los úl­ti­mos años. Los erro­res se han de­tec­ta­do en to­da la ca­de­na, des­de la ex­trac­ción has­ta la dis­tri­bu­ción. O sea, se han lo­ca­li­za­do equi­vo­ca­cio­nes (de­li­be­ra­das o no) tan­to en el co­mer­cio mi­no­ris­ta co­mo en el ma­yo­ris­ta, en la dis­tri­bu­ción, en las importaciones y en las ex­por­ta­cio­nes, en el en­va­sa­do y en el des­em­bar­co. Green­pea­ce, ana­li­zan­do el ca­so es­pa­ñol, ad­vier­te que los con­su­mi­do­res es­ta­rían dis­pues­tos a abo­nar una pri­ma por las es­pe­cies sos­te­ni­bles. So­lo el 20 % de los españoles mi­ran el ori­gen del pro­duc­to; fi­ján­do­se más en la fe­cha de ca­du­ci­dad y en la fe­cha de cap­tu­ra. Muy po­cos atien­den a las ar­tes de pes­ca uti­li­za­das, y mu­cho me­nos al nom­bre cien­tí­fi­co de la es­pe­cie. In­di­ca el es­tu­dio que el 26 % de los con­su­mi­do­res des­co­no­ce cuál es la in­for­ma­ción que de­be fi­gu­rar en la le­yen­da del pes­ca­do a la ven­ta.

La eco­cer­ti­fi­ca­ción pue­de ser uti­li­za­da co­mo ele­men­to di­fe­ren­cia­dor

VA­RIA­BLES A VA­LO­RAR

A nues­tro jui­cio, de­be­mos de­fen­der diez cri­te­rios de com­pra. Unos fac­to­res los vin­cu­la­mos a la for­ma del pro­duc­to (ori­gen geo­grá­fi­co, mo­do de pro­duc­ción, téc­ni­cas de pes­ca, dis­po­ni­bi­li­dad de re­cur­sos y el es­ta­do de los stocks). Otros fac­to­res los re­la­cio­na­mos con las ca­rac­te­rís­ti­cas del pro­duc­to (as­pec­tos vi­sua­les/fres­cor y ca­rac­te­rís­ti­cas or­ga­no­lép­ti­cas; ca­li­dad nu­tri­ti­va del pro­duc­to; no­ble­za del pro­duc­to/ repu­tación; ca­rac­te­rís­ti­cas del ven­de­dor). Fi­nal­men­te, otros cri­te­rios los de­be­mos aso­ciar con los ras­gos bá­si­cos del pro­duc­to en los lu­ga­res de ven­ta (pre­cios y pre­sen­ta­ción).

En su­ma, ca­mi­na­mos ha­cia una nue­va for­ma de pre­sen­ta­ción y co­mer­cia­li­za­ción, don­de los con­su­mi­do­res se­re­mos más exi­gen­tes y pro­pon­dre­mos nue­vos cer­ti­fi­ca­dos que ase­gu­ren tan­to un con­su­mo res­pon­sa­ble co­mo re­cla­ma­re­mos nue­vas exi­gen­cias en las con­di­cio­nes de pro­duc­ción sos­te­ni­bles.

El mer­ca­do ca­mi­na ha­cia una nue­va for­ma de co­mer­cia­li­za­ción

FER­NAN­DO GONZÁLEZ LA­XE es ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía Apli­ca­da de la UdC.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.