IN­DEM­NI­ZA­CIÓN POR AC­CI­DEN­TE DE TRA­BA­JO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS -

Soy pro­pie­ta­rio de una em­pre­sa y uno de mis tra­ba­ja­do­res ha su­fri­do en las úl­ti­mas se­ma­nas un ac­ci­den­te de trá­fi­co; a con­se­cuen­cia de es­te he­cho, mi com­pa­ñía ha su­fri­do unos gra­ves per­jui­cios de­ri­va­dos de la im­po­si­bi­li­dad de aten­der to­dos los pe­di­dos y en­tre­gas de los clien­tes. ¿Po­dría mi em­pre­sa re­cla­mar una in­dem­ni­za­ción por un ac­ci­den­te de cir­cu­la­ción de un tra­ba­ja­dor que le in­ca­pa­ci­ta pa­ra su ac­ti­vi­dad? Sí, efec­ti­va­men­te. Exis­te esa po­si­bi­li­dad si la si­tua­ción de­ri­va­da del ac­ci­den­te pro­vo­ca a la em­pre­sa la ne­ce­si­dad de con­tra­tar a otro em­plea­do, mien­tras si­gue pa­gan­do las cuo­tas co­rres­pon­dien­tes a la Se­gu­ri­dad So­cial del ac­ci­den­ta­do du­ran­te su in­ca­pa­ci­dad la­bo­ral tran­si­to­ria, da­do que el em­plea­dor po­dría exi­gir su de­re­cho al re­sar­ci­mien­to de per­jui­cios in­di­rec­tos que le ha­yan po­di­do ser oca­sio­na­dos.

Por tan­to, hay una op­ción de re­cla­mar los gas­tos in­cu­rri­dos en la con­tra­ta­ción de un tra­ba­ja­dor que su­pla al ac­ci­den­ta­do mien­tras du­re su in­ca­pa­ci­dad, aun­que la ne­ce­si­dad de que ese da­ño re­per­cu­ti­ble al ter­ce­ro res­pon­sa­ble sea real y efec­ti­vo re­quie­re que el gas­to asu­mi­do por la em­pre­sa su­pon­ga un so­bre­cos­te la­bo­ral, y por tan­to, un

gas­to su­pe­rior al so­por­ta­do por la em­pre­sa con ca­rác­ter ha­bi­tual.

Es de­cir, no ha­bría lu­gar a in­dem­ni­zar el sa­la­rio que se pa­gue al tra­ba­ja­dor que sus­ti­tu­ya al ac­ci­den­ta­do si es por una cuan­tía igual o in­fe­rior a la que ya ve­nía abo­nan­do la em­pre­sa con an­te­rio­ri­dad, da­do que en ese ca­so no ha­brá un per­jui­cio efec­ti­vo pa­ra el em­pre­sa­rio, por­que el sa­la­rio del in­ca­pa­ci­ta­do ya re­sul­ta re­tri­bui­do con car­go al sis­te­ma de pres­ta­cio­nes de la Se­gu­ri­dad So­cial.

En es­te sen­ti­do, al­gu­na sen­ten­cia co­mo la de la Au­dien­cia Pro­vin­cial de Na­va­rra de 31 de enero del 2008 ad­mi­tió ex­pre­sa­men­te que la em­pre­sa pue­de ser con­si­de­ra­da co­mo per­ju­di­ca­da in­di­rec­ta a con­se­cuen­cia de la ne­ce­si­dad de sus­ti­tuir al tra­ba­ja­dor ac­ci­den­ta­do por otro. Se con­si­de­ran da­ños in­di­rec­tos cons­ti­tui­dos por la di­fe­ren­cia en­tre lo que la so­cie­dad no ha te­ni­do que pa­gar al tra­ba­ja­dor ac­ci­den­ta­do por sa­tis­fa­cer­lo la Se­gu­ri­dad So­cial y lo efec­ti­va­men­te abo­na­do —ex­clu­yen­do com­ple­men­tos que de­ri­ven de me­jo­ras vo­lun­ta­rias pac­ta­das en­tre em­pre­sa y em­plea­do y que no po­drían ser re­per­cu­ti­dos a ter­ce­ros aje­nos a la re­la­ción la­bo­ral—.

En de­fi­ni­ti­va, la po­si­bi­li­dad de la em­pre­sa de re­cla­mar per­jui­cios de­ri­va­dos de la in­ca­pa­ci­dad de un tra­ba­ja­dor a con­se­cuen­cia de un ac­ci­den­te de cir­cu­la­ción no es fá­cil ni au­to­má­ti­ca, sino que es­tá so­me­ti­da a una ri­gu­ro­sa prue­ba acre­di­ta­ti­va de los per­jui­cios efec­ti­va­men­te su­fri­dos por la em­pre­sa, en ca­so con­tra­rio, no pros­pe­ra­rá una re­cla­ma­ción de es­te ti­po.

CA­RUN­CHO, TO­MÉ & JU­DEL. Abo­ga­dos y ase­so­res fis­ca­les. Miem­bro de HISPAJURIS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.