IMJOYING CREA EL PRI­MER BUS­CA­DOR DE OCIO Y FIES­TAS A NI­VEL ES­TA­TAL

Ha­bía de vue­los, de ho­te­les, de al­qui­ler de pi­sos, de em­pleo, has­ta de be­cas y ayu­das Imjoying con­cen­tra en una úni­ca web la ofer­ta de ocio de to­da Es­pa­ña

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ma­ría Viñas

«Si a día de hoy quie­res ir­te a Ta­llin, en Es­to­nia, lo más ra­zo­na­ble y sen­sa­to es que pri­me­ro con­sul­tes un bus­ca­dor de vue­los; si quie­res per­noc­tar allí, que acu­das a un bus­ca­dor de ho­te­les; y si ne­ce­si­tas al­qui­lar un co­che, a un com­pa­ra­dor de ofer­tas. Dis­po­ne­mos de muy po­co tiem­po, y la so­cie­dad pi­de a gri­tos, por fa­vor, dá­me­lo to­do he­cho, no me ha­gas per­der tres ho­ras bus­can­do en in­fi­ni­dad de si­tios in­for­ma­ción que pue­do te­ner en un úni­co lu­gar». Ha­bla An­to­nio García, uno de los fun­da­do­res de Imjoying. Ex­pli­ca ca­si sin ai­re, atro­pe­llán­do­se, con un en­tu­sias­mo con­ta­gio­sí­si­mo. No es pa­ra me­nos; ha da­do en el cla­vo y lo más la­to­so, tras unos tres años de in­cu­ba­ción —«ha si­do un tra­ba­jo cons­tan­te de bús­que­da y bús­que­da»-—, es­tá ya des­pa­cha­do. Aho­ra to­ca des­pe­gar, con­so­li­dar­se y man­te­ner­se, ta­rea di­fí­cil, pe­ro más fá­cil si la idea, co­mo aquí, es bue­na. Imjoying es el bus­ca­dor que fal­ta­ba por in­ven­tar: un por­tal que con­cen­tra la ofer­ta fes­ti­va —con­cier­tos, fun­cio­nes de tea­tro, fies­tas patronales, ro­me­rías, even­tos— de to­da Es­pa­ña. «So­mos la úni­ca pla­ta­for­ma que abar­ca un país en­te­ro», pre­su­me, or­gu­llo­so.

Aca­ban de rom­per el cas­ca­rón, des­em­pa­que­tán­do­se con cau­te­la. «Arran­ca­mos con la pro­vin­cia de Pon­te­ve­dra y con la co­mu­ni­dad de Ma­drid: Pon­te­ve­dra por­que es nues­tro feu­do y cree­mos que es nues­tra obli­ga­ción ha­cer­nos fuer­tes aquí, y Ma­drid por­que, de las po­cas co­mu­ni­da­des don­de po­de­mos te­ner al­go de com­pe­ten­cia, es la más fuer­te», ra­zo­na García. En enero, in­clui­rán el res­to de Ga­li­cia, to­da la co­mu­ni­dad de Can­ta­bria y la pro­vin­cia en­te­ra de Má­la­ga, y ca­da tres me­ses irán aña­dien­do otras cin­co pro­vin­cias. «El tra­ba­jo lo te­ne­mos he­cho, aho­ra so­lo que­da ir lan­zán­do­lo pro­gre­si­va­men­te, ir asen­tán­do­nos en to­dos los te­rri­to­rios». Pe­ro, ¿qué es exac­ta­men­te lo que ofre­cen?

Ins­ta­la­dos en Mos, los chi­cos de Imjoying se han pa­sa­do los úl­ti­mos años ras­trean­do y re­co­pi­lan­do fies­tas y even­tos de to­do el te­rri­to­rio es­pa­ñol, lla­man­do uno por uno a ca­da ayun­ta­mien­to. El re­sul­ta­do es un ma­pa ali­men­ta­dí­si­mo, unas 65.000 chin­che­tas que mar­can al­go que ha­cer, un mo­tor de bús­que­da, ex­tre­ma­da­men­te lim­pio, que ha­ce del ras­treo una ex­pe­rien­cia sen­ci­lla y có­mo­da. «Va­mos a ayu­dar a la gen­te a pla­ni­fi­car con ga­ran­tías, con ca­li­dad, su tiem­po li­bre —se lan­za de nue­vo García a la con­ver­sa­ción—. Si tú quie­res ir a pa­sar el fin de se­ma­na a Ate­ca, que es­tá en la pro­vin­cia de Za­ra­go­za, te plan­teas qué pue­des ha­cer allí. Y tu pri­me­ra op­ción es en­trar en la web del ayun­ta­mien­to. Yo te ga­ran­ti­zo, por­que las he ras­trea­do to­das, que la in­men­sa ma­yo­ría es­tán ob­so­le­tas, que no tie­nen la in­for­ma­ción a día de hoy ac­tua­li­za­das. Tie­nen mil bo­to­nes y no sa­bes dón­de hay que ir, te con­fun­des, te mareas. Es muy caó­ti­co. Y la so­cie­dad quie­re or­den. La in­for­ma­ción con­tras­ta­da y ac­tua­li­za­da es muy di­fí­cil de en­con­trar».

Cuan­do se les en­cen­dió la bombilla, An­to­nio García, Da­vid Sa­lim y Mon­tse­rrat Mon­zón, los tres so­cios de Imjoying —«I am» (yo soy, yo es­toy) y «en­jo­ying» (dis­fru­tan­do)— se pro­pu­sie­ron ha­cer al­go que be­ne­fi­cia­se a to­do el mun­do. Crea­ron así un mo­de­lo de ne­go­cio con el que has­ta tres sec­to­res sa­len ga­nan­do: el pú­bli­co, el pri­va­do y la so­cie­dad en ge­ne­ral, «por­que tie­ne un lu­gar don­de con­sul­tar to­da la ofer­ta de ocio». Ex­pli­can los otros dos: «Con­se­gui­mos que la gen­te fluc­túe, va­ya de un ayun­ta­mien­to a otro por­que ve que hay co­sas que le in­tere­san en de­ter­mi­na­dos lu­ga­res. Ha­ce­mos que la gen­te vi­si­te si­tios, que se mue­va. Y el sec­tor pú­bli­co y su te­ji­do em­pre­sa­rial se ven for­ta­le­ci­dos, por­que lle­vas gen­te a esos si­tios cuan­do de la na­da no pen­sa­ban ir». ¿Y las em­pre­sas? Cual­quie­ra que en­tre en la web de Imjoying com­pro­ba­rá que pue­de ha­cer tres co­sas: bus­car in­for­ma­ción, pe­ro tam­bién crear un even­to o una ofer­ta. «Cual­quier lo­cal o club, tea­tro o ga­le­ría de ar­te, lo que sea, que quie­ra anun­ciar una ac­ti­vi­dad, pue­de ha­cer­lo aquí, gra­tis o pa­gan­do (con­se­gui­rá sa­lir an­tes en los re­sul­ta­dos). No­so­tros ras­trea­mos to­do lo que se anun­cia, to­do lo que va a ha­ber, y da­mos esa in­for­ma­ción —cuen­ta con más de­ta­lle García—. Pe­ro si al­guien quie­re ges­tio­nar­lo por sí mis­mo, pa­ra ac­tua­li­zar fe­chas o su­bir fo­tos, por ejem­plo, pue­de ha­cer­lo. Sin cos­te al­guno, aquí tie­ne su es­ca­pa­ra­te».

Imjoying son hoy nue­ve per­so­nas. In­clu­so en pa­ña­les, apren­dien­do to­da­vía a an­dar y sin emi­tir aún so­ni­do al­guno, han des­per­ta­do ya el in­te­rés de la Ad­mi­nis­tra­ción au­to­nó­mi­ca y del sec­tor pri­va­do. Aña­den un pun­to pa­ra Ga­li­cia. «A ni­vel tec­no­ló­gi­co no tie­ne una re­fe­ren­cia cla­ra. Po­de­mos con­ver­tir­nos en un re­fe­ren­te muy só­li­do». Ga­nas no les fal­tan.

| ÓSCAR VÁZ­QUEZ

En su ba­se de da­tos tie­nen cer­ca de 65.000 fies­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.