«Los em­pre­sa­rios más há­bi­les se ade­lan­tan»

LUIS JU­RA­DO ABO­GA­DO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EN PORTADA -

Em­pre­sas y otros des­pa­chos acu­den a es­te ti­po de es­pe­cia­lis­tas

Ca­da vez hay más abo­ga­dos que se es­pe­cia­li­zan en de­li­tos in­for­má­ti­cos, pe­ro po­cos que se de­di­quen a ello de for­ma dia­ria. Es el ca­so de Luis Ju­ra­do. «La de­man­da es ca­da vez ma­yor por par­te de las em­pre­sas, pe­ro tam­bién por par­te de otros abo­ga­dos. Re­cu­rren a no­so­tros pa­ra en­ten­der es­tas si­tua­cio­nes y dar una me­jor res­pues­ta a sus clien­tes».

En su des­pa­cho de A Coruña se re­pi­ten fra­ses co­mo «siem­pre he­mos tra­ba­ja­do así» o «yo de es­to no sé». «Si des­pués ocu­rre un ata­que in­for­má­ti­co, les vie­ne un ba­ño de reali­dad que pue­de ha­cer pe­li­grar la es­ta­bi­li­dad de su ne­go­cio. So­lo los em­pre­sa­rios más há­bi­les de­ci­den ade­lan­tar­se y po­ner el par­che an­tes de que al­go su­ce­da».

La es­ta­fa lle­va­da a la red es la pro­ta­go­nis­ta de los prin­ci­pa­les ca­sos que ges­tio­nan. «Des­de el phis­hing ma­si­vo, ha­cién­do­se pa­sar por co­rreos de ban­cos o ase­gu­ra­do­ras, has­ta ata­ques di­ri­gi­dos a al­tos car­gos de la or­ga­ni­za­ción. El ram­son­wa­re, en el que un malwa­re ci­fra to­dos tus ar­chi­vos y pue­de pa­ra­li­zar una em­pre­sa, tam­bién es ha­bi­tual. Los de­lin­cuen­tes usan la po­ca for­ma­ción o el des­pis­te de las per­so­nas den­tro de la or­ga­ni­za­ción pa­ra efec­tuar con éxi­to el ata­que». A to­do es­to hay que su­mar­le el ro­bo de in­for­ma­ción. Tam­bién muy ha­bi­tual. An­te es­tos ca­sos, los abo­ga­dos tra­zan una es­tra­te­gia pa­ra po­der plan­tear el pro­ble­ma ju­rí­di­co con éxi­to. «Con­ta­mos con co­la­bo­ra­do­res es­pe­cia­li­za­dos en res­pues­ta an­te es­tos in­ci­den­tes. Su­man­do to­do, se ela­bo­ra la do­cu­men­ta­ción pa­ra pre­sen­tar en el juz­ga­do. Los jue­ces, fis­ca­les y fuer­zas de se­gu­ri­dad del Es­ta­do la va­lo­ran de for­ma po­si­ti­va. Ayu­da­mos a tra­du­cir y com­pren­der el len­gua­je téc­ni­co. Pa­sar­lo a len­gua­je ju­rí­di­co», ex­pli­ca Luis Ju­ra­do, que di­ce no po­der va­lo­rar el nú­me­ro de re­so­lu­cio­nes de es­tos de­li­tos en la ac­tua­li­dad «por el mie­do de las em­pre­sas y par­ti­cu­la­res a de­nun­ciar los ata­ques su­fri­dos». Y a to­do es­to hay que su­mar­la la in­men­si­dad y el ano­ni­ma­to de In­ter­net. «Des­de lue­go, la red fa­ci­li­ta mu­cho la co­mi­sión de de­li­tos: por ejem­plo, la ve­lo­ci­dad pa­ra trans­fe­rir las can­ti­da­des ro­ba­das de un lu­gar a otro. Un es­ta­fa­dor pue­de co­me­ter de for­ma si­mul­tá­nea mu­chos ata­ques. Ca­da víc­ti­ma pue­de es­tar en un país dis­tin­to.

Si le su­ma­mos la dis­tin­ta le­gis­la­ción a ni­vel mun­dial, los ata­ques que tie­nen éxi­to, com­pa­ra­do con las con­se­cuen­cias pe­na­les pa­ra el ata­can­te, ha­ce que les com­pen­se so­bre­ma­ne­ra», sen­ten­cia Luis Ju­ra­do.

| NU­RIA CAN­CE­LA

Las em­pre­sas demandan abo­ga­dos es­pe­cia­lis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.