GUS­TA­VO Y JULITA SALMERÓN, SIN FILTROS

CI­NEAS­TA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Cuan­do pu­se la cá­ma­ra de­lan­te de mi ma­dre, fue una re­ve­la­ción

El ac­tor y di­rec­tor es­cri­be pa­ra Mu­jer­hoy la his­to­ria de có­mo des­cu­brió en Julita Salmerón a un gran per­so­na­je. Su ma­dre ha si­do la mu­sa ines­pe­ra­da de una pe­lí­cu­la des­ter­ni­llan­te, mul­ti­pre­mia­da y com­ple­ta­men­te cier­ta. Un ho­me­na­je sin pu­dor a la mu­jer que le dio la vi­da.

“A los que nos de­di­ca­mos

a con­tar his­to­rias, nos con­vie­ne es­tar muy aten­tos al pri­mer im­pul­so crea­ti­vo. Si ade­más es­te im­pul­so re­sul­ta una idea ab­sur­da e inú­til, con ma­yor mo­ti­vo de­be­mos pres­tar­le aten­ción. Sí, con ma­yor mo­ti­vo por­que es­tán di­rec­ta­men­te co­nec­ta­dos con el jue­go y la in­fan­cia, que es el cal­do de cul­ti­vo pa­ra la crea­ción más per­so­nal. La in­fan­cia la pa­sa­mos con nues­tros pa­dres y her­ma­nos, y la ex­pe­rien­cia de ro­dar Mu­chos hi­jos, un mono y un cas­ti­llo, con mi fa­mi­lia co­mo pro­ta­go­nis­tas, ha si­do pa­ra mí co­mo un via­je de vuel­ta a la in­fan­cia. Cual­quier ex­pre­sión real y ge­nui­na de­lan­te de una cá­ma­ra, da igual si es fic­ción o do­cu­men­tal, pro­du­ce en el es­pec­ta­dor un mag­ne­tis­mo in­me­dia­to que le pre­dis­po­ne a se­guir mi­ran­do la pan­ta­lla y a desear sa­ber más so­bre

ese per­so­na­je. Y es­to tie­ne que ver con que el ac­tor de­je de ser ac­tor pen­san­te pa­ra ser so­lo hu­mano pre­sen­te; ol­vi­dán­do­se de pen­sar en su ex­pre­sión y sim­ple­men­te de­ján­do­se lle­var por ca­da ins­tan­te. Es­to, que pa­re­ce muy fá­cil, re­sul­ta que muy po­cos lo con­si­guen. Cuan­do por pri­me­ra vez co­men­cé a ro­dar a mi ma­dre, me di cuen­ta que te­nía de­lan­te al­guien con las cua­li­da­des ne­ce­sa­rias pa­ra es­tar de­lan­te de la cá­ma­ra y con­se­guir tras­cen­der. Fue una re­ve­la­ción la pri­me­ra vez que co­lo­qué un ob­je­ti­vo a me­nos de un me­tro de ella y com­pro­bé que su na­tu­ra­li­dad y es­pon­ta­nei­dad eran pro­pias de los gran­des ac­to­res. Ese don se tie­ne o no se tie­ne, y ella lo te­nía. Es­to, su­ma­do a su par­ti­cu­lar vi­sión del mun­do, su his­to­ria su­rrea­lis­ta, su sen­ti­do del hu­mor y su ca­pa­ci­dad pa­ra ha­cer­te ima­gi­nar, ha­cía de ella la pro­ta­go­nis­ta ideal pa­ra es­ta pe­lí­cu­la tan ex­tra­ña y, a la vez, tan cer­ca­na.

En­tre lo li­viano y lo sa­gra­do

Con­vie­ne, en pro de crear his­to­rias más po­lié­dri­cas y con per­so­na­jes más con­tra­dic­to­rios, que las pe­lí­cu­las, aun­que sean dra­mas, se tra­ten co­mo co­me­dias y sub­yaz­ca el hu­mor que hay im­plí­ci­to en la vi­da. Tam­bién las co­me­dias con­vie­ne tra­tar­las co­mo dra­mas, y pa­ra ello hay que to­car fon­do con ho­nes­ti­dad y mos­trar sin pu­dor nues­tra be­lle­za y nues­tra mi­se­ria. Sin te­mor ni ex­pec­ta­ti­vas. Por­que, co­mo to­do el mun­do ha ex­pe­ri­men­ta­do al­gu­na vez, en la si­tua­ción más trá­gi­ca de la vi­da tam­bién apa­re­ce de ma­ne­ra es­pon­tá­nea la co­me­dia. Mu­chas ve­ces los ta­na­to­rios son fiel re­fle­jo de es­to. Por eso, Mu­chos hi­jos, un mono y un cas­ti­llo es una co­me­dia, aun­que tam­bién es un dra­ma. Es una cró­ni­ca de la his­to­ria de Es­pa­ña, un aná­li­sis de una ge­ne­ra­ción, un re­la­to, un dia­rio, una bús­que­da de mis orígenes y un ho­me­na­je a mi ma­dre y a to­da la fa­mi­lia. Co­men­cé a ro­dar ha­ce 15 años sin sa­ber bien por qué, con un plan­tea­mien­to dis­pa­ra­ta­do, sin equi­po, sin guion, sin una idea cla­ra, so­lo im­pul­sa­do por el pla­cer que me pro­por­cio­na­ba ver a tra­vés del vi­sor de la cá­ma­ra a mi fa­mi­lia sien­do y es­tan­do en to­do su es­plen­dor. Real, au­tén­ti­ca, sin ar­ti­fi­cios, co­mo los gran­des có­mi­cos que con ge­ne­ro­si­dad po­nen al ser­vi­cio de la his­to­ria sus par­tes lu­mi­no­sas y os­cu­ras, y el tan pre­cia­do nú­cleo de su ri­dícu­lo. Nun­ca les es­ta­ré lo su­fi­cien­te­men­te agra­de­ci­do. Y tu­ve suer­te, por­que a mi ma­dre le im­por­ta bas­tan­te po­co el jui­cio del otro, su co­ne­xión con el jue­go es­tá tan arrai­ga­da que lo con­vier­te en al­go li­viano, pe­ro a la vez sa­gra­do. En es­te ca­so, el jue­go era ro­dar una pe­lí­cu­la. Y crée­me cuan­do te di­go que no es fá­cil ro­dar una pe­lí­cu­la con tu

“La his­to­ria su­rrea­lis­ta de mi ma­dre, su sen­ti­do del hu­mor y su ca­pa­ci­dad pa­ra ha­cer­te ima­gi­nar han he­cho de ella la pro­ta­go­nis­ta ideal de la pe­lí­cu­la”.

Hi­jo y ma­dre du­ran­te el ro­da­je. Se­gún ella: “Lo veía a to­das ho­ras de­trás de mí con una cá­ma­ra pe­que­ña, muy po­co pro­fe­sio­nal, y pen­sa­ba que no iba a lle­gar a nin­gún la­do”. Se equi­vo­có.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.