Es­trés, el enemi­go ocul­to

Se­que­dad, ro­je­ces, bro­tes de ac­né... así reac­cio­na tu piel cuan­do es­tás ner­vio­sa. Com­ba­te los sín­to­mas a gol­pe de cos­mé­ti­co.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Belleza - Por CRIS­TI­NA URANGA

Crees que lo tie­nes ba­jo con­trol y que eres ca­paz de vi­vir con él. Pe­ro la reali­dad es que el es­trés no so­lo des­ba­ra­ta tu vi­da, tam­bién es la vía más di­rec­ta pa­ra que gra­nos, irri­ta­cio­nes, ro­je­ces y se­que­dad cam­pen a sus an­chas por tu ros­tro. Te con­ta­mos por qué su­ce­de y có­mo po­ner­le freno.

SOSPECHOSOS HA­BI­TUA­LES

Por al­go la lla­man la hor­mo­na del es­trés: el cor­ti­sol, jun­to con la adre­na­li­na, se en­car­ga pre­ci­sa­men­te de con­ce­der­te su­per­po­de­res du­ran­te esos mo­men­tos en los que tu ce­re­bro in­ter­pre­ta que tie­nes que reac­cio­nar pa­ra so­bre­vi­vir. A nues­tros le­ja­nos an­te­pa­sa­dos les ser­vía pa­ra eso pre­ci­sa­men­te: pa­ra sa­lir in­dem­nes de una ca­ce­ría pe­li­gro­sa o pa­ra huir a tiem­po del ata­que de un de­pre­da­dor. Pe­ro los ni­ve­les ele­va­dos de am­bas hor­mo­nas se res­trin­gían a mo­men­tos con­cre­tos. No­so­tros, sin em­bar­go, vi­vi­mos si­tua­cio­nes mu­cho me­nos pe­li­gro­sas pe­ro que nos re­sul­tan igual de es­tre­san­tes a ni­vel fí­si­co y emo­cio­nal. Y lo ma­lo es que se alar­gan mu­cho más en el tiem­po, has­ta se­ma­nas y me­ses, con lo que man­te­ne­mos de for­ma cons­tan­te unos ni­ve­les de cor­ti­sol de­ma­sia­do al­tos, por­que, mien­tras la adre­na­li­na re­cu­pe­ra ca­si de for­ma in­me­dia­ta el equi­li­brio, los pi­cos de subida del cor­ti­sol se man­tie­nen arri­ba du­ran­te mu­cho más tiem­po. Y eso tie­ne con­se­cuen­cias.

ASÍ LE AFEC­TA A TU PIEL

El cor­ti­sol afec­ta pro­fun­da­men­te al me­ta­bo­lis­mo y es­te, a la piel. De he­cho, es el res­pon­sa­ble de la in­fla­ma­ción del or­ga­nis­mo, que pue­de lle­var a des­equi­li­brios en la ba­rre­ra de pro­tec­ción y dis­mi­nu­ye la ca­pa­ci­dad de la piel pa­ra re­te­ner agua. Tam­bién au­men­ta la pro­duc­ción de gra­sa en las glán­du­las se­bá­ceas y ac­ti­va las res­pues­tas vas­cu­la­res a mo­men­tos emo­cio­na­les: sí, tam­bién le de­bes esas me­ji­llas ro­jas co­mo to­ma­tes cuan­do te en­fa­das o cuan­do te dis­gus­tas. To­do es­to sig­ni­fi­ca que, cuan­do el es­trés in­va­de tu vi­da, tie­nes mu­chas más po­si­bi­li­da­des de que tu piel lo de­la­te con se­que­dad y des­hi­dra­ta­ción pro­fun­da, bro­tes de ac­né, ro­je­ces e in­clu­so ro­sá­cea y der­ma­ti­tis. Es la for­ma que tie­ne de reac­cio­nar fren­te a es­te ex­ce­so cons­tan­te de cor­ti­sol en tu or­ga­nis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.