CO­MO REI­NAS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Tercera Vuelta - PA­LO­MA BRAVO, pe­rio­dis­ta y es­cri­to­ra

Pa­blo y yo te­nía­mos un jue­go al que so­lía ga­nar yo. Él, en su an­ti­gua vi­da de eje­cu­ti­vo en­cor­ba­ta­do, co­mía siem­pre en res­tau­ran­tes. Nues­tro jue­go era es­ta­dís­ti­co: Pa­blo se sen­ta­ba y me man­da­ba nú­me­ro de hom­bres y de mujeres del local. Sin con­tar ser­vi­cio, sin con­tar su me­sa (él tien­de a la pa­ri­dad). La gra­cia es­ta­ba en ver si su­pe­rá­ba­mos el 20% de “pre­sen­cia fe­me­ni­na”, que es pu­ro eu­fe­mis­mo. Pa­blo es un op­ti­mis­ta, to­dos los días pro­nos­ti­ca­ba: “Ya es el si­glo XXI: 60-40”. Pe­ro siem­pre ga­na­ba yo y per­día­mos to­dos, por­que las mujeres nun­ca lle­ga­ban a su­mar el 15% de la clien­te­la. Pa­blo nos ala­ba­ba: “Vo­so­tras pre­fe­rís ir al gim­na­sio, ha­cer re­ca­dos, evi­tar las so­bre­me­sas lar­gas y to­do ese rui­do que ro­dea al tra­ba­jo y no es men­sa­je…”. Y yo le de­vol­vía la du­ra reali­dad: “Si so­lo so­mos el 12,1% de los pues­tos di­rec­ti­vos, ¿có­mo va­mos a su­pe­rar el 20% en los res­tau­ran­tes pi­jos los días la­bo­ra­bles?”.

Aho­ra que Pa­blo co­me bien por­que no tie­ne co­mi­das de tra­ba­jo, le ha da­do por re­unir­se con sus clien­tes en ho­te­les. Los ho­te­les de es­ta ciu­dad son si­tios anó­ni­mos y bas­tan­te có­mo­dos, en los que uno se sien­ta y pue­de echar la tar­de con un ca­fé sin mie­do a que te es­cu­che un com­pe­ti­dor o un ami­go. Pa­blo va pro­ban­do ho­te­les y des­car­ta los rui­do­sos (ho­tel dis­co­te­ca), los de­ma­sia­do mo­der­nos (ho­tel postureo), y los que lu­cen ani­ma­les di­se­ca­dos (ho­tel re­mor­di­mien­to). Tie­ne ya sus fa­vo­ri­tos y ha re­to­ma­do la es­ta­dís­ti­ca: “En los ho­te­les sois más”. No le creí: “Se­rán ex­tran­je­ras”. “Que no”. “Que sí”.

No nos gus­ta dis­cu­tir, así que re­con­ver­tí una co­mi­da de tra­ba­jo que no que­ría te­ner en un ca­fé de tra­ba­jo al que no po­día ne­gar­me. Con­vo­qué en el ho­tel que le dio a Pa­blo el me­jor re­sul­ta­do. Aquí es­toy. El bar es­tá de­co­ra­do con li­bros com­pra­dos al pe­so; las in­fu­sio­nes (yo) sa­ben a me­di­ci­na; las co­pas (mi in­ter­lo­cu­tor) sa­ben a ga­rra­fón. A lo le­jos, un ru­bio ha­ce un Sky­pe en ru­so. De­ma­sia­do cer­ca, una ma­dre ale­ma­na co­rre de­trás de un be­bé. “No hay na­die en es­ta ciu­dad lle­na”, le escribo a Pa­blo cuan­do el ti­po se va al ba­ño. “Pre­gun­ta al camarero”. Obe­dez­co: “Pues… me gus­ta­ría con­tes­tar otra co­sa –me di­ce–, pe­ro… Aquí abo­rí­ge­nes so­lo vie­nen hom­bres. Us­ted es la pri­me­ra mu­jer local en to­da la se­ma­na…”. Mi in­ter­lo­cu­tor sa­le del ba­ño y me ha­ce el chis­te más vie­jo y ma­chis­ta de la his­to­ria de la mu­jer tra­ba­ja­do­ra: “¿Subimos ya a la ha­bi­ta­ción?”. No con­tes­to. “No te en­fa­des, prin­ce­sa”. Le mi­ro. “Prin­cess…”, su­pli­ca. “¿Has co­no­ci­do al­gu­na vez una mu­jer a la que le gus­ta­ra que la lla­ma­ran prin­ce­sa?”. Pien­sa. Si­gue pen­san­do. Y yo me pi­ro. Voy a ha­cer la com­pra y lue­go a ce­nar en ca­sa. Co­mo una rei­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.