# ME TOO

EL AÑO QUE CAM­BIÓ HOLLY­WOOD

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - En El Foco - Por IXONE DÍAZ LANDALUCE

Ha­ce 12 me­ses, la in­dus­tria del ci­ne em­pe­zó a ha­blar de aco­so se­xual y se tran­for­mó pa­ra siem­pre: las pe­lí­cu­las que se rue­dan (y las que no), los con­tra­tos, los sa­la­rios, los cas­tings. En la era post Weins­tein, ni si­quie­ra las es­ce­nas de se­xo son lo que eran.

Un año, so­la­men­te, ha pa­sa­do des­de que el dia­rio The New York Ti­mes y la re­vis­ta New Yor­ker des­ta­pa­ron la ca­ja de Pan­do­ra con dos re­por­ta­jes en los que va­rias mu­je­res acu­sa­ban a Har­vey Weins­tein de aco­so se­xual. Más de 80 víctimas y va­rios pre­sun­tos de­li­tos de vio­la­ción, por los que el pro­duc­tor ya es­tá sien­do juz­ga­do y se en­fren­ta a pe­nas de has­ta 25 años de pri­sión, aca­ba­ron sa­lien­do a la luz. Pe­ro lo que po­dría ha­ber si­do el fu­ne­ral por la ca­rre­ra del hom­bre más po­de­ro­so de Holly­wood ha te­ni­do un ines­pe­ra­do efec­to do­mi­nó. Du­ran­te se­ma­nas, el go­teo de nom­bres de di­rec­to­res, ac­to­res y pro­duc­to­res acu­sa­dos de aco­so se­xual fue in­ce­san­te, mien­tras en Twit­ter el hash­tag #Metoo des­en­ca­de­na­ba un mo­vi­mien­to glo­bal. Hu­bo con­fe­sio­nes des­ga­rra­do­ras de gran­des es­tre­llas (en di­ciem­bre, Salma Hayek pu­bli­có una car­ta ti­tu­la­da Har­vey Weins­tein tam­bién es mi mons­truo); ges­tos uná­ni­mes (co­mo la al­fom­bra ro­ja te­ñi­da de ves­ti­dos ne­gros de los Glo­bos de Oro) y dis­cur­sos pa­ra la historia, co­mo el que aque­lla mis­ma no­che pro­nun­ció la ac­triz y pre­sen­ta­do­ra Oprah Win­frey. Y en enero, 300 mu­je­res del show bu­si­ness pre­sen­ta­ron la ini­cia­ti­va Ti­me’s Up, pa­ra ofre­cer ase­so­ra­mien­to le­gal a las víctimas de aco­so se­xual en el tra­ba­jo.

Al pie de la le­tra

Un año des­pués, pa­re­ce que aque­lla ca­tar­sis ha cris­ta­li­za­do en un cam­bio real. En mu­chos as­pec­tos, Holly­wood no vol­ve­rá a ser lo que era. Pa­ra em­pe­zar, sus abo­ga­dos tie­nen más tra­ba­jo que nun­ca. Se­gún la re­vis­ta For­bes, los es­tu­dios exi­gen que los ac­to­res fir­men mo­ra­lity clau­ses [cláu­su­las de mo­ra­li­dad], que es­ti­pu­lan que si su com­por­ta­mien­to es “inade­cua­do” no re­ci­bi­rán su sa­la­rio. Así, las gran­des pro­duc­to­ras de ci­ne y te­le­vi­sión se blin­dan an­te las pér­di­das cau­sa­das por una pe­lí­cu­la que no se es­tre­na o no en­cuen­tra dis­tri­bu­ción por cul­pa del es­cán­da­lo pro­vo­ca­do por una de sus es­tre­llas. Por ejem­plo, Ke­vin Spa­cey y su par­ti­ci­pa­ción en el bio­pic de Go­re Vidal que, de mo­men­to, no lle­ga­rá

LA MI­TAD DE LAS SE­RIES QUE HAN PRO­DU­CI­DO SU PI­LO­TO EN 2018 ES­TÁN DI­RI­GI­DAS POR MU­JE­RES. EN 2017, SO­LO UNA.

a las sa­las y que ya ha pro­vo­ca­do unas pér­di­das de 34 mi­llo­nes de dó­la­res. Pe­ro las ac­tri­ces tam­bién es­tán po­nien­do sus pro­pias con­di­cio­nes por es­cri­to y en pre­sen­cia de un abo­ga­do. En el úl­ti­mo año, las cláu­su­las so­bre des­nu­dos se han en­du­re­ci­do. Se­gún un re­por­ta­je del Holly­wood Re­por­ter, se ven me­nos es­ce­nas de des­nu­dos y se­xo; ade­más, pro­duc­to­res y di­rec­to­res tie­nen que de­mos­trar que no son gra­tui­tas, sino im­pres­cin­di­bles pa­ra el de­sa­rro­llo de la historia que se cuen­ta.

De­re­cho de ve­to

Es­tas cláu­su­las, que pue­den te­ner has­ta 40 pun­tos, es­pe­ci­fi­can detalles co­mo el ti­po de pren­das que se usa­rán pa­ra cu­brir las par­tes ín­ti­mas de la ac­triz;

pe­ro tam­bién ga­ran­ti­zan que, al ro­dar un des­nu­do o una es­ce­na de se­xo, el set sea un lu­gar blin­da­do. Tam­bién es ca­da vez más ha­bi­tual que las gran­des es­tre­llas ten­gan con­trol to­tal so­bre es­tas es­ce­nas. Emi­lia Clar­ke (Jue­go de tro­nos) o Eli­sa­beth Moss (El cuen­to de la cria­da) tie­nen de­re­cho de ve­to so­bre cual­quier es­ce­na de se­xo o des­nu­do en sus se­ries. “Ten­go el con­trol to­tal de esas es­ce­nas. Li­te­ral­men­te, pue­do de­cir: “No pue­des usar ese cor­te”. Ten­go que apro­bar­lo an­tes”, ha di­cho Moss. Al­gu­nos de es­tos con­tra­tos tam­bién es­pe­ci­fi­can que todo el ma­te­rial que no se use de­be ser des­trui­do, aun­que en la era di­gi­tal eso sea ca­si im­po­si­ble de ga­ran­ti­zar. Ade­más, al­gu­nas

ac­tri­ces es­tán im­po­nien­do una nue­va cláu­su­la: la in­clu­sion ri­der les per­mi­te exi­gir un por­cen­ta­je de di­ver­si­dad de gé­ne­ro (y ra­cial) de­lan­te y de­trás de la cá­ma­ra, una idea por la que abo­gó Fran­ces Mc­dor­mand en su dis­cur­so de los Ós­car. Las ne­go­cia­cio­nes eco­nó­mi­cas tam­bién es­tán cam­bian­do. Aun­que la lu­cha por la igual­dad sa­la­rial no es nue­va, el mo­vi­mien­to #Metoo le ha da­do una nue­va di­men­sión. Cuan­do se su­po que el sa­la­rio de Clai­re Foy en The crown era in­fe­rior al de Matt Smith, la ac­triz –pro­ta­go­nis­ta to­tal de la se­rie– fue com­pen­sa­da con más de 250.000 €. “No vol­ve­ré a ser tan naif. Eso me abrió los ojos so­bre có­mo de­bo ex­pre­sar mi opi­nión y exi­gir cier­tas co­sas”, ha ex­pli­ca­do Foy. Aun­que las in­jus­ti­cias sa­la­ria­les se si­guen co­me­tien­do, tam­bién se es­tán de­nun­cian­do (y sub­sa­nan­do) más que nun­ca. Y las ac­tri­ces ca­da vez

son más cons­cien­tes de que de­ben ser im­pla­ca­bles al ne­go­ciar. Ellas no son las úni­cas que han cam­bia­do su ac­ti­tud. Los sin­di­ca­tos de la in­dus­tria (di­rec­to­res, guio­nis­tas, pro­duc­to­res...) han es­cri­to nue­vos có­di­gos de con­duc­ta pa­ra sus miem­bros y al­gu­nos es­tu­dios de ci­ne y te­le­vi­sión –Fox, NBC– han crea­do de­par­ta­men­tos es­pe­cí­fi­cos pa­ra fo­men­tar las po­lí­ti­cas in­clu­si­vas y ase­gu­rar­se de que sus em­plea­das dis­fru­tan de un am­bien­te sa­lu­da­ble en el tra­ba­jo. Tam­bién han cam­bia­do los cas­tings y las reunio­nes en­tre ac­tri­ces y di­rec­to­res o pro­duc­to­res. An­tes era ha­bi­tual que se lle­va­ran a ca­bo en sui­tes de ho­tel o en ofi­ci­nas a puer­ta ce­rra­da. A me­nu­do, so­lo se bus­ca­ba la ne­ce­sa­ria con­fi­den­cia­li­dad pa­ra dis­cu­tir pro­yec­tos, pe­ro pa­ra Weins­tein y otros co­mo él era la ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra aco­rra­lar a sus víctimas. Aho­ra, las reunio­nes se han tras­la­da­do a lu­ga­res pú­bli­cos y es ha­bi­tual que ha­ya una ter­ce­ra per­so­na pre­sen­te –un agen­te o re­pre­sen­tan­te–, pa­ra evi­tar ma­len­ten­di­dos o de­man­das.

Na­rra­ti­vas fe­me­ni­nas

La pro­pia car­te­le­ra es­tá cam­bian­do. Cier­tos pro­yec­tos, co­mo el bio­pic so­bre el di­rec­tor Russ Me­yer (in­ven­tor de un gé­ne­ro ci­ne­ma­to­grá­fi­co ba­sa­do en los des­nu­dos fe­me­ni­nos gra­tui­tos) se han pa­ra­li­za­do has­ta nue­va or­den y Woody Allen, acu­sa­do por su hi­ja de abu­sos se­xua­les en su in­fan­cia, no ro­da­rá en 2018, tras 40 años pro­du­cien­do una pe­lí­cu­la anual. En cam­bio, las na­rra­ti­vas fe­me­ni­nas vi­ven su edad de oro. Y no por­que la in­dus­tria pien­se que es lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to, sino por­que ca­da vez son más ren­ta­bles. En los pró­xi­mos me­ses, lle­ga­rán Can you ever for­gi­ve me?, con Me­lis­sa Mccarthy en la piel de una es­cri­to­ra que fal­si­fi­ca car­tas de fa­mo­sos; On the ba­sis of sex, el bio­pic pro­ta­go­ni­za­do por Fe­li­city Jo­nes so­bre la jue­za del Tri­bu­nal Su­pre­mo Ruth Ba­der Gins­burg; o Wi­dows, don­de Vio­la Da­vis li­de­ra a una ban­da de viu­das dis­pues­tas a per­pe­trar el atra­co

pla­nea­do por sus di­fun­tos ma­ri­dos. Por fin, Holly­wood apues­ta por per­so­na­jes fe­me­ni­nos com­ple­jos y ale­ja­dos de los es­te­reo­ti­pos. Se­gún la pren­sa es­pe­cia­li­za­da de Los Án­ge­les, las guio­nis­tas es­tán en­tre los per­fi­les más de­man­da­dos, una no­ve­dad en un sec­tor don­de al­gu­nas man­da­ban sus guio­nes fir­ma­dos con un nom­bre mas­cu­lino pa­ra pasar el pri­mer fil­tro. Y es que la so­lu­ción a to­dos los ma­les de la in­dus­tria po­dría pasar por con­tra­tar a más mu­je­res. So­bre todo, tras la cá­ma­ra y en pues­tos de res­pon­sa­bi­li­dad eje­cu­ti­va. Va­rios es­tu­dios y pla­ta­for­mas de te­le­vi­sión, co­mo HBO y Net­flix, se es­tán apli­can­do el cuen­to y bus­can más di­rec­to­ras, pro­duc­to­ras, guio­nis­tas y téc­ni­cas pa­ra sus pro­duc­cio­nes. Ini­cia­ti­vas co­mo el pro­yec­to 50/50 abo­gan por que las gran­des cor­po­ra­cio­nes se com­pro­me­tan a te­ner un 50% de mu­je­res en sus con­se­jos de ad­mi­nis­tra­ción y en pues­tos de al­to ran­go pa­ra 2020. Las agen­cias de re­pre­sen­ta­ción más im­por­tan­tes se han su­ma­do a la ini­cia­ti­va, igual que crea­do­res co­mo Ryan Murphy, que quie­ren lle­var la pa­ri­dad a los equi­pos de sus fic­cio­nes te­le­vi­si­vas. Y al­gu­nas es­ta­dís­ti­cas son es­pe­ran­za­do­ras. Se­gún Dead­li­ne Holly­wood, 14 de las 42 se­ries dra­má­ti­cas que han re­ci­bi­do el en­car­go de pro­du­cir un pi­lo­to es­ta tem­po­ra­da es­ta­ban di­ri­gi­das por mu­je­res. El año an­te­rior hu­bo so­lo una. Aún que­da mu­cho por ha­cer, y eso tam­bién lo refrendan los da­tos. Se­gún un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de San Die­go, en 2016-17 so­lo el 28% de los tra­ba­jos tras la cá­ma­ra fue­ron desa­rro­lla­dos por mu­je­res. Y so­lo el 42% de los pa­pe­les con diá­lo­go. Pe­ro es in­ne­ga­ble que, en un año, Holly­wood ha cam­bia­do. Pa­ra mu­chos, de­ma­sia­do. Se­gún el me­dio es­pe­cia­li­za­do The Wrap, al­gu­nos de los hom­bres más po­de­ro­sos de la in­dus­tria se sien­ten in­có­mo­dos; te­men que un flir­teo inocen­te ter­mi­ne en de­nun­cia y se que­jan en pri­va­do de que el ne­go­cio “ha de­ja­do de ser di­ver­ti­do”. Otros lo ha­cen en pú­bli­co. Liam Nee­son lo ca­li­fi­có de “ca­za de bru­jas”. Y Sean Penn di­jo que el #Metoo so­lo ha ser­vi­do pa­ra “di­vi­dir a hom­bres y mu­je­res”. Pe­ro mien­tras se adap­tan al nue­vo es­ce­na­rio, la reali­dad es que la in­dus­tria ya no es lo que era. Y no hay lu­gar pa­ra la nos­tal­gia.

No­viem­bre de 2017: las víctimas del aco­so sa­len a la ca­lle.

30 de ma­yo de 2018: Har­vey Weins­tein, an­te los tri­bu­na­les por vio­la­ción.

8 de mar­zo: las mar­chas del Día de la Mu­jer se ha­cen eco de la pro­tes­ta.

25 de sep­tiem­bre de 2018: Bill Cosby, con­de­na­do a en­tre 3 y 10 años de pri­sión.

Enero de 2018: el dis­cur­so de Oprah Win­frey en los Glo­bos de Oro po­ne al pú­bli­co en pie.

Enero de 2018: ce­le­bri­ties de ne­gro se so­li­da­ri­zan en los Glo­bos de Oro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.