IN­FOR­MA­LES

EDURNE URIAR­TE

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Entre Nosotras -

BUS­CA­BA DO­CU­MEN­TA­CIÓN

pa­ra mi nue­vo en­sa­yo so­bre fe­mi­nis­mo ha­ce unos días, cuan­do me en­con­tré con un nú­me­ro es­pe­cial del pe­rió­di­co Fi­nan­cial Ti­mes so­bre las 50 mu­je­res más im­por­tan­tes de la éli­te em­pre­sa­rial del mun­do. No me sor­pren­die­ron los tres ras­gos más es­pe­ra­bles de las 50 bio­gra­fías –una gran for­ma­ción edu­ca­ti­va, una acusada am­bi­ción y una edad ma­du­ra–, pe­ro sí me mo­vió a la re­fle­xión otro ras­go co­mún a las res­pec­ti­vas fo­to­gra­fías, una ves­ti­men­ta muy for­mal en el 100% de los ca­sos. Ni una so­la apues­ta por la rup­tu­ra o la in­for­ma­li­dad en la ro­pa de es­tas lí­de­res. ¿Por­que las al­tas eje­cu­ti­vas se­rían muy con­ser­va­do­ras? ¿O por­que co­no­cen las re­glas no es­cri­tas del po­der y por eso lo han al­can­za­do? Ha­ce mu­cho tiem­po que creo en la se­gun­da res­pues­ta y ten­go la im­pre­sión de que las mu­je­res la es­ta­mos mi­nus­va­lo­ran­do en el ám­bi­to pro­fe­sio­nal. Por eso me ale­gró leer tam­bién es­tos días una opi­nión en el mis­mo sen­ti­do de una ex­mi­nis­tra y ve­te­ra­na dipu­tada la­bo­ris­ta bri­tá­ni­ca, Ka­te Hoey. En una en­tre­vis­ta en la pren­sa de su país, Hoey de­fen­día que “las mu­je­res par­la­men­ta­rias de­be­rían ves­tir más for­mal­men­te, o, si no, arries­gar­se a per­der res­pe­to”.

“QUI­ZÁ ME ES­TÉ HA­CIEN­DO

de­ma­sia­do vie­ja”, aña­día Hoey, y pue­de que me es­té ocu­rrien­do lo mis­mo a mí, pe­ro lo cier­to es que pien­so lo mis­mo des­de ha­ce mu­cho tiem­po. Por eso es­cri­bí ha­ce unas se­ma­nas so­bre las cha­que­tas que no lle­van las pre­sen­ta­do­ras de te­le­vi­sión pe­ro sí vis­ten los pre­sen­ta­do­res. Y al­go pa­re­ci­do ocu­rre en los par­la­men­tos, co­mo de­cía Hoey. Que las mu­je­res con­fun­di­mos a ve­ces la for­ma­li­dad con pa­sa­do y con ma­chis­mo, y va­mos al Par­la­men­to, o a la te­le, o a una em­pre­sa, co­mo si fué­ra­mos a la com­pra o a to­mar un ca­fé. Y eso no ge­ne­ra res­pe­to. No se tra­ta de un tic ma­chis­ta, sino de una nor­ma so­cial que afec­ta a todo el mun­do. Qui­zá des­apa­rez­ca de aquí a 100 años, pe­ro, de mo­men­to, pre­si­de las re­la­cio­nes de tra­ba­jo y las mu­je­res nos re­sis­ti­mos a en­ten­der­la. Y todo eso no afec­ta a la di­ver­si­dad, a la crea­ti­vi­dad y a la li­ber­tad, por muy con­ser­va­dor que sue­ne. De he­cho, mi con­cep­to de for­ma­li­dad es bien di­fe­ren­te al de la dipu­tada Hoey, que, en esa mis­ma en­tre­vis­ta, con­ta­ba que ella ja­más se po­nía pan­ta­lo­nes pa­ra acu­dir al Par­la­men­to o a ac­tos po­lí­ti­cos de su dis­tri­to, prác­ti­ca que en el pa­sa­do com­par­tía con la mis­mí­si­ma Mar­ga­ret That­cher y una ter­ce­ra dipu­tada. Mi idea de for­ma­li­dad tam­po­co se va has­ta el ex­tre­mo de Joh­ji Ya­ma­mo­to, por ejem­plo, y sus crea­cio­nes van­guar­dis­tas, pe­ro me pa­re­cen tan vá­li­das co­mo las que gus­ta ves­tir Hoey, y son bien di­fe­ren­tes. Ves­ti­das de Ya­ma­mo­to o al es­ti­lo That­cher, hay có­di­gos so­cia­les que nos ata­ñen a las mu­je­res lo mis­mo que a los hom­bres. La di­fe­ren­cia es que ellos los co­no­cen y prac­ti­can y no­so­tras aún los ig­no­ra­mos.

La dipu­tada la­bo­ris­ta bri­tá­ni­ca Ka­te Hoey.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.