PE­RROS FLO­RE­RO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Amor Rural - PI­NA GRAUS

Cuál es la fuer­za que mue­ve el mun­do?”, pre­gun­ta Mar­ti­na mor­dis­quean­do una ga­lle­ta. “¿Son de pe­rro?”, pre­gun­ta de nue­vo. “No, in­te­gra­les... ¿Que qué mue­ve el uni­ver­so? ¿El se­xo?”, le di­go. Se­ña­lan­do a su pe­rro, afir­ma:“sí y no; la ver­da­de­ra ra­zón es el amor. Ten­go que ir­me. ¿Te que­das con Vi­ru­ta?”, aña­de abra­zan­do a su pe­rri­llo de mil ra­zas, mien­tras sa­le de­pri­sa por la puer­ta. Y es que amo­res los hay de to­dos los co­lo­res: de ma­dre, de tía, de abue­la, ro­mán­ti­co, ga­lác­ti­co, pla­tó­ni­co, amo­res si­gi­lo­sos, in­nom­bra­bles, a pri­me­ra vis­ta, per­tur­ba­do­res, amo­res de pe­sa­di­lla y amo­res tier­nos... Perrro (ri­sas), pa­ra mí siem­pre ha ha­bi­do un ti­po de amor in­com­bus­ti­ble, fiel e im­pe­re­ce­de­ro: el de nues­tros me­jo­res ami­gos.

Mien­tras es­cri­bo es­tas líneas, Ri­ta, Bu­fa­lino y Vi­ru­ta me miran ex­pec­tan­tes. Sa­ben que cuan­do cai­ga el sol sal­dre­mos de pa­seo. Los tres son ani­ma­les afor­tu­na­dos. Mu­chos no sa­len de pa­seo ja­más. Son pe­rros tris­tes, ol­vi­da­dos, ata­dos con una ca­de­na a su ca­se­ta, en­ce­rra­dos en pe­rre­ras, a los que les ha caí­do en des­gra­cia uno de esos due­ños que con­si­de­ra que con co­mer y la­drar es­tá todo re­suel­to. Ani­ma­les que vi­ven en un lim­bo y que, cuan­do pa­sas, la­dran en­fu­re­ci­dos (de­pen­de del tiem­po que lle­ven así). Mu­chos vi­ven en ca­sas ais­la­das, en ur­ba­ni­za­cio­nes fan­tas­mas... y al­guien se ocu­pa de dar­les de co­mer. Los due­ños, es una ma­ne­ra de ha­blar, van los fi­nes de se­ma­na; otros, ni eso, y los ani­ma­les aca­ban pa­san­do di­rec­ta­men­te a for­mar par­te del pai­sa­je. Úl­ti­ma­men­te, he des­cu­bier­to a uno de es­tos se­res ol­vi­da­dos: un des­ali­ña­do y pre­cio­so pe­rro lo­bo. Vi­ve en una ca­sa que tie­ne un car­tel de “Se ven­de”. Las pri­me­ras ve­ces que iba a ver­le, se es­con­día. Aho­ra mue­ve la co­la y ya nos co­no­ce­mos.

Los due­ños son del gé­ne­ro au­sen­te. Por des­con­ta­do, al­guien va a dar­le de co­mer, ya que si no, se ha­bría muer­to. ¿Qué de­li­to ha co­me­ti­do ese ani­mal? La le­gis­la­ción ac­tual (con va­rian­tes en ca­da co­mu­ni­dad) cuen­ta con le­yes que es­pe­ci­fi­can la lon­gi­tud de la ca­de­na (en ca­so de que es­tén ata­dos), los par­ques y pla­yas don­de no pue­den es­tar, ade­más de todo ti­po de acla­ra­cio­nes, anexos y pe­na­li­za­cio­nes so­bre sus de­po­si­cio­nes. Bien, ¿y las con­di­cio­nes en las que no pue­den es­tar? ¿Y le­gis­lar pa­ra que na­die pue­da con­ver­tir su vi­da en un su­pli­cio? El 15 de sep­tiem­bre, una mul­ti­tud re­co­rri­mos las ca­lles de Ma­drid: gen­te jo­ven, abue­los, pa­dres con hi­jos, gen­te con pe­rros... Exi­gía­mos an­te el Con­gre­so la pro­mul­ga­ción de la Ley con­tra la Cruel­dad Ani­mal. Cla­ro que siem­pre hay un es­co­llo. Di­cen los de­fen­so­res de la “fies­ta” que hay que ser muy valiente pa­ra po­ner­se de­lan­te de un to­ro. Pa­ra mí, la ver­da­de­ra va­len­tía con­sis­te en ter­mi­nar de una vez por to­das con el su­fri­mien­to de cual­quier ani­mal, sea to­ro, pe­rro, cer­do o be­ce­rro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.