En­re­da­dos con la ado­les­cen­cia

Es un tiem­po tan con­flic­ti­vo co­mo crea­ti­vo. Una me­ta­mor­fo­sis en la que hi­jos y pa­dres han de su­pe­rar an­sie­da­des e in­cer­ti­dum­bres. En­ten­der su pro­ce­so y po­ner lí­mi­tes es la me­jor for­ma de acom­pa­ñar­les.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Nuestros Hijos - ISA­BEL ME­NÉN­DEZ Psi­coa­na­lis­ta

DDu­ran­te la ado­les­cen­cia, los hi­jos se pue­den mos­trar tris­tes, re­bel­des... Tras es­tas ac­ti­tu­des se es­con­de un tra­ba­jo in­te­rior que con­sis­te en ale­jar­se del ni­ño pa­ra cons­truir el adul­to. De­ben aban­do­nar la in­fan­cia sin de­jar de que­rer­la en su in­te­rior, pues es la ba­se don­de se asien­ta la sub­je­ti­vi­dad. Se tra­ta, pues, de un tiem­po tan con­flic­ti­vo co­mo crea­ti­vo. Los con­flic­tos in­he­ren­tes a es­tas eda­des pue­den ser más o me­nos rui­do­sos y mo­les­tos pa­ra quie­nes les ro­dean, pe­ro los que más su­fren son los pro­pios jó­ve­nes. En el ám­bi­to psi­co­ló­gi­co es el tiem­po de las pre­gun­tas: “¿Quién soy?”; “¿Có­mo se es una chi­ca?”; “¿Có­mo se es un chi­co?”. Pe­ro no hay res­pues­tas, so­lo in­cer­ti­dum­bres. Re­bel­des, in­so­len­tes y pro­tes­to­nes, nues­tros hi­jos, no acep­tan lí­mi­tes, pe­ro los pi­den. Se ha­cen re­ser­va­dos, aun­que ne­ce­si­tan co­mu­ni­car­se más que nun­ca. Di­cen que no a ca­si to­do, sin pen­sar en lo que se les pro­po­ne pa­ra sen­tir­se in­de­pen­dien­tes y adul­tos. A ve­ces se mues­tran tris­tes y se que­jan de su cuer­po. Mi­den nues­tras res­pues­tas y nos echan un pul­so dia­rio. El ado­les­cen­te rea­li­za tres due­los fun­da­men­ta­les. El pri­me­ro es por el cuer­po in­fan­til: el cre­ci­mien­to se le im­po­ne y a ve­ces sien­te esos cam­bios co­mo al­go ex­tra­ño, co­lo­cán­do­se fren­te a su cuer­po co­mo un es­pec­ta­dor im­po­ten­te. Jun­to a es­te due­lo, ha de rea­li­zar el de la des­pe­di­da de la iden­ti­dad in­fan­til, lo que sig­ni­fi­ca re­nun­ciar a la de­pen­den­cia y acep­tar res­pon­sa­bi­li­da­des que des­co­no­ce. Por úl­ti­mo, tie­ne que vi­vir un ter­cer due­lo por la caí­da del pe­des­tal de los pa­dres de la in­fan­cia, de los que por un la­do tra­ta de des­pren­der­se y en los que por otro si­gue bus­can­do re­fu­gio. Es­te úl­ti­mo due­lo se pue­de ver com­pli­ca­do o fa­vo­re­ci­do por la ac­ti­tud de los pro­ge­ni­to­res, que tam­bién tie­nen que acep­tar su en­ve­je­ci­mien­to y el he­cho de que sus hi­jos ya no son unos ni­ños. El ado­les­cen­te rom­pe en gran par­te sus co­ne­xio­nes con el mun­do ex­terno. Una de las ma­ni­fes­ta­cio­nes de su cri­sis es el ale­ja­mien­to pa­ra re­fu­giar­se en un mun­do in­terno, que re­sul­ta se­gu­ro y co­no­ci­do. Se en­cuen­tra en un pro­ce­so en el que tie­ne una especial vul­ne­ra­bi­li­dad pa­ra asi­mi­lar lo que so­bre él pue­den pro­yec­tar pa­dres, her­ma­nos, ami­gos y to­da la so­cie­dad. Es de­cir, es un re­cep­tácu­lo pro­pi­cio pa­ra ha­cer­se car­go de los con­flic­tos de los de­más. Ne­ce­si­tan que les acom­pa­ñe­mos a dis­tan­cia. Es im­por­tan­te que to­me­mos en se­rio sus pre­gun­tas. Re­cha­zan las res­pues­tas y las ór­de­nes, pe­ro ne­ce­si­tan que les es­cu­che­mos,

les orien­te­mos y va­lo­re­mos lo que apor­tan. Los pro­ge­ni­to­res tie­nen que rein­ven­tar su pa­pel. Hay que ha­cer un tra­ba­jo de se­pa­ra­ción de los ni­ños y de re­en­cuen­tro con la pa­re­ja. En cier­to mo­do, son tra­yec­to­rias pa­ra­le­las. La ne­ce­si­dad de ex­pe­rien­cias amo­ro­sas y el te­mor a te­ner­las con­du­cen al adoel les­cen­te a le­van­tar de­fen­sas con­tra sus im­pul­sos. Es­tas pue­den con­sis­tir, por ejem­plo, en de­vo­rar se­ries o pe­lí­cu­las, in­ten­tan­do vi­vir a tra­vés de per­so­na­jes lo que no lo­gran en la vi­da real. Otro lu­gar don­de se mues­tran sus con­flic­tos es en la re­la­ción con los es­tu­dios. La psi­coa­na­lis­ta Ar­min­da Abe­ras­tury re­la­ta ca­so de una ado­les­cen­te que des­pla­zó las an­sie­da­des pro­vo­ca­das por los cam­bios cor­po­ra­les a una des­pro­por­cio­na­da preo­cu­pa­ción por los es­tu­dios, sin­tién­do­se obli­ga­da a ob­te­ner notas muy al­tas en to­das las asig­na­tu­ras. Ha­bía, sin em­bar­go, una ma­te­ria en la que fa­lla­ba y ol­vi­da­ba sis­te­má­ti­ca­men­te lo que ha­bía es­tu­dia­do: Geo­gra­fía. Aso­cia­ba gol­fos, bahías y de­más irre­gu­la­ri­da­des con su pro­pio cuer­po y los cam­bios que es­te su­fría con el cre­ci­mien­to. El mie­do a la in­ti­mi­dad se­xual en­tra en con­flic­to con la pu­jan­za ins­tin­ti­va. La am­ne­sia en el exa­men era pro­du­ci­da por su te­mor a pen­sar so­bre la se­xua­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.