«Con la AP-9 no da­re­mos la es­pal­da a las reivin­di­ca­cio­nes de los ve­ci­nos»

MAICA LARRIBA SUBDELEGADA DEL GO­BIERNO EN PON­TE­VE­DRA Larriba re­co­no­ce que «Pon­te­ve­dra es un área prio­ri­ta­ria pa­ra la DGT por la afluen­cia de vehícu­los en ve­rano»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - Pontevedra local - - PONTEVEDRA - LÓ­PEZ PENIDE

La ac­tua­li­dad man­da y es­ta, en el ca­so de Pon­te­ve­dra, pa­sa por El­no­sa. En enero del 2014, la Au­dien­cia Na­cio­nal «con­de­nó a la Ad­mi­nis­tra­ción del Es­ta­do a abrir un ex­pe­dien­te de ca­du­ci­dad de la con­ce­sión por in­cum­pli­mien­to de la Ley de Cos­tas», re­me­mo­ró ayer Maica Larriba, subdelegada del Go­bierno. Fue en­ton­ces cuan­do se ini­ció, «es ver­dad que con cier­ta len­ti­tud, el pro­ce­di­mien­to. Lo que ob­vian al­gu­nos es que la em­pre­sa ha pe­di­do una pro­rro­ga y, por tan­to, la Ad­mi­nis­tra­ción es­tá obli­ga­da a con­tes­tar».

—¿Cuál pue­de ser es­ta res­pues­ta?

—Na­da pa­re­ce in­di­car que la re­so­lu­ción del ex­pe­dien­te va­ya a ser con­tra­rio a esa ca­du­ci­dad. Si quie­re, la fá­bri­ca vo­lun­ta­ria­men­te pue­de ce­rrar, pe­ro has­ta que no se re­suel­va el ex­pe­dien­te no tie­ne por qué ha­cer­lo. Si el ex­pe­dien­te con­sa­gra que ca­du­ca la con­ce­sión, ya no ha lu­gar a res­pon­der a la so­li­ci­tud de pró­rro­ga. La obli­ga­ción de in­for­mar no sig­ni­fi­ca, por su­pues­to, un tra­to de fa­vor ba­jo nin­gún con­cep­to. Ten­go mi po­si­ción per­so­nal, pe­ro en es­te ca­so es irre­le­van­te. Sim­ple­men­te, se tra­ta de cum­plir la ley aun­que a al­gu­nos no les ha­ya gus­ta­do. No se pue­de de­jar caer que exis­te una ne­go­cia­ción ocul­ta en­tre el Es­ta­do y la em­pre­sa. Es ab­sur­do.

—Y sin aban­do­nar la ac­tua­li­dad, es­ta­mos en vís­pe­ras de la pri­me­ra ope­ra­ción sa­li­da de agos­to...

—Sí. Hay una aten­ción es­pe­cial a las zo­nas prio­ri­ta­rias. Es­te domingo ha­bía un pro­ble­ma muy se­rio en los ac­ce­sos a O Gro­ve, lo que preo­cu­pa­ba al al­cal­de, y Trá­fi­co des­pla­zó una pa­tru­lla. Pon­te­ve­dra es un área prio­ri­ta­ria pa­ra la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Trá­fi­co por la afluen­cia de vehícu­los du­ran­te los me­ses es­ti­va­les. Es una épo­ca en la que coin­ci­den mu­chas ce­le­bra­cio­nes, fiestas lo­ca­les, al­gu­nas de gran tras­cen­den­cia co­mo la del Al­ba­ri­ño de Cam­ba­dos y me cons­ta que es­tán de­di­ca­dos in­ten­sa­men­te. Hay zo­nas que mul­ti­pli­can su po­bla­ción.

—¿Y en es­tas po­bla­cio­nes, ca­so de San­xen­xo, có­mo se ga­ran­ti­zan la to­ta­li­dad de los ser­vi­cios?

—Pues con mu­chas di­fi­cul­ta­des. En nues­tro ám­bi­to de com­pe­ten­cia, la Guar­dia Ci­vil se re­fuer­za, in­clu­so, con efec­ti­vos de la Co­man­dan­cia de Pon­te­ve­dra. Ins­to a los al­cal­des a que se ce­le­bren jun­tas lo­ca­les de se­gu­ri­dad que per­mi­ten co­no­cer los pla­nes de se­gu­ri­dad que tie­nen los Con- ce­llos pa­ra ser co­rres­pon­sa­bles y coor­di­nar to­dos los es­fuer­zos.

—En otras po­bla­cio­nes, la pro­ble­má­ti­ca se en­cuen­tra en los nú­cleos del li­to­ral. ¿Qué pue­den es­pe­rar del nue­vo Go­bierno?

—Una ma­yor sen­si­bi­li­dad y, des­de lue­go, va­mos a es­cu­char­los. Que­re­mos que las vo­ces de los ve­ci­nos en­tren en las sub­de­le­ga­cio­nes y ha­cer­las lle­gar a las Ad­mi­nis­tra­cio­nes que ten­gan com­pe­ten­cia. Pe­ro la ley es la ley y mu­chas cons­truc­cio­nes se han he­cho in­frin­gien­do cla­ra­men­te la nor­ma­ti­va y sa­bien­do que se in­frin­gía cla­ra­men­te es­ta.

—Y ya no co­mo subdelegada, sino co­mo pon­te­ve­dre­sa. Es­ta­mos en el 2018 y el AVE sin lle­gar... Y pa­sa­ron go­bier­nos so­cia­lis­tas y go­bier­nos po­pu­la­res.

—Te­nía que ha­ber lle­ga­do ya. Tam­bién es ver­dad que du­ran­te el Go­bierno so­cia­lis­ta se le dio un im­pul­so a los ac­ce­sos a Ga­li­cia, se com­ple­ta­ron ki­ló­me­tros y ki­ló­me­tros de tra­za­do fe­rro­via­rio. Aho­ra es­pe­ro que se re­to­me y que ten­ga­mos AVE en el pla­zo más bre­ve de tiem­po. El pre­si­den­te se com­pro­me­tió a que por par­te de la Ad­mi­nis­tra­ción del Es­ta­do no se iba a pro­du­cir nin­gún re­tra­so so­bre lo pre­vis­to.

—¿Y el pea­je de la au­to­pis­ta?

—La pre­gun­ta del mi­llón. No da­re­mos la es­pal­da a las reivin­di­ca­cio­nes de los ve­ci­nos. Una vez más, he vis­to una pri­sa enor­me por par­te de la Xun­ta, pri­sa que has­ta aho­ra bri­lló por su au­sen­cia y el pro­ble­ma era el mis­mo. Ni da­re­mos la es­pal­da a la au­to­pis­ta, ni ha­re­mos inau­gu­ra­cio­nes fan­tas­ma de obras sin ter­mi­nar.

—A pe­sar del tiem­po, es­ta­mos en ple­na cam­pa­ña de in­cen­dios...

—Fui de­le­ga­da de Pre­si­den­cia, vi­ví la olea­da de in­cen­dios del 2006 y re­cuer­do es­tar va­rias no­ches sin sa­lir del des­pa­cho. Pres­ta­re­mos to­da nues­tra co­la­bo­ra­ción con la Uni­dad Mi­li­tar de Emer­gen­cias, la Guar­dia Ci­vil o la Po­li­cía Na­cio­nal pa­ra que la coor­di­na­ción sea to­tal y la co­la­bo­ra­ción sea má­xi­ma.

EMI­LIO MOL­DES

Maica Larriba, jun­to a una es­cri­ba­nía de 1868, en su des­pa­cho de la Sub­de­le­ga­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.