En­cuen­tran a un ca­cho­rro en­ce­rra­do en un ca­pa­cho y aban­do­na­do en una cu­ne­ta

El ani­mal tie­ne mes y me­dio y chi­lla cuan­do se le aca­ri­cia

La Voz de Galicia (Pontevedra) - Pontevedra local - - PONTEVEDRA - M. AL­FON­SO

Los aban­do­nos de ani­ma­les no ce­san. A pe­sar de las in­ten­sas cam­pa­ñas de con­cien­cia­ción y de las san­cio­nes que se les im­po­nen a quien las prac­ti­ca, lo cier­to es que si­guen apa­re­cien­do ca­nes sin due­ño o en con­di­cio­nes ex­tre­mas. El úl­ti­mo se le en­con­tró la res­pon­sa­ble del re­fu­gio de Cam­ba­dos, Ol­ga Cos­ta. Tran­si­ta­ba por una ca­rre­te­ra se­cun­da­ria en­tre Cam­ba­dos y Vi­la­no­va y allí vio un ca­pa­cho sos­pe­cho­so en la cu­ne­ta. «Pri­me­ro pen­sé que se­rían ga­tos, pe­ro al acer­car­me vi que den­tro ha­bía un ca­cho­rro», ex­pli­ca. El ani­mal tie­ne un mes y me­dio de vi­da y es un cru­ce de pit­bull. El re­fu­gio bus­ca aho­ra a una fa­mi­lia que quie­ra cui­dar­lo co­mo se me­re­ce.

«Es­ta­ba muer­to de mie­do y, de he­cho, si lo quie­res aca­ri­ciar chi­lla. Eso es o por­que tie­ne mie­do o por­que le han pe­ga­do», cuen­ta Cos­ta. Ex­pli­ca que quien lo aban­do­nó lo de­jó en una pis­ta por don­de ape­nas pa­sa na­die y en­ce­rra­do en un ca­pa­cho, que ató con cin­ta y es­pa­ra­dra­po. La si­tua­ción ya ha si­do de­nun­cia­da a la Guar­dia Ci­vil, pa­ra que abra la co­rres­pon­dien­te in­ves­ti­ga­ción y tra­te de en­con­trar el res­pon­sa­ble de es­te nue­vo aban­dono. «Es­to lo es­ta­mos vi­vien­do a dia­rio», se que­ja la res­pon­sa­ble del re­fu­gio cam­ba­dés, cu­yas ins­ta­la­cio­nes es­tán sa­tu­ra­das. El ca­cho­rro se en­cuen­tra aho­ra en al clí­ni­ca del re­fu­gio y des­de la pro­tec­to­ra con­fían en en­con­trar a al­guien que quie­ra ha­cer­se car­go de él y lo cuide ade­cua­da­men­te. Cos­ta ex­pli­ca que sus vo­lun­ta­rios es­tán ya des­bor­da­dos por­que, ade­más de los pe­rros, tie­nen que cui­dar a de­ce­nas de ga­tos aban­do­na­dos que van apa­re­cien­do por las ca­lles. A es­tos hay que ali­men­tar­los a bi­be­rón ca­da tres ho­ras, lo que in­cre­men­ta mu­cho el tra­ba­jo de es­ta en­ti­dad.

El can es­tá in­gre­sa­do en la clí­ni­ca del re­fu­gio de Cam­ba­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.