Dos años y cua­tro me­ses de pri­sión por la muer­te vio­len­ta del cí­ber de Ma­rín

La sen­ten­cia cas­ti­ga tam­bién con mul­tas a un hi­jo de la víc­ti­ma por la pe­lea que man­tu­vo con los her­ma­nos de O Vao

La Voz de Galicia (Pontevedra) - Pontevedra local - - PONTEVEDRA - LÓPEZ PENIDE

La Au­dien­cia de Pon­te­ve­dra, a buen se­gu­ro, ten­drá la úl­ti­ma pa­la­bra en la cau­sa ju­di­cial por la muer­te vio­len­ta de Jo­sé Ma­nuel Pie­dras Mi­ran­da en un cí­ber de Ma­rín. Y es que, se­gún tras­cen­dió ayer, ya se han anun­cia­do re­cur­sos con­tra la sen­ten­cia que ha con­de­na­do a los her­ma­nos Sa­la­zar Ji­mé­nez por es­te su­ce­so, así co­mo tam­bién ha cas­ti­ga­do al hi­jo del fa­lle­ci­do por las le­sio­nes que oca­sio­nó a sus agre­so­res.

El Juz­ga­do de lo Pe­nal nú­me­ro dos de Pon­te­ve­dra ha im­pues­to a Joa­quín Sa­la­zar seis me­ses por un de­li­to de le­sio­nes y año y diez me­ses por un se­gun­do car­go de ho­mi­ci­dio im­pru­den­te. Ade- más, ten­drá que in­dem­ni­zar con 255.000 eu­ros a la mu­jer y cua­tro hi­jos de la víc­ti­ma.

Pre­ci­sa­men­te, uno de es­tos úl­ti­mos, Jo­sé Ma­nuel Pie­dras Ote­ro ten­drá que abo­nar sen­das mul­tas de 240 eu­ros por las le­sio­nes de ca­rác­ter le­ve que oca­sio­nó a dos her­ma­nos del agre­sor de su pa­dre al pe­lear­se con ellos. Ten­drá que in­dem­ni­zar­les con 450 eu­ros.

En el ca­so de En­ri­que Sa­la­zar Ji­mé­nez, se le im­po­ne una san­ción eco­nó­mi­ca de 240 eu­ros por las he­ri­das que cau­só en el trans­cur­so de es­ta re­yer­ta, mul­ta que tam­bién re­cae so­bre su her­mano Joa­quín por idén­ti­cos mo­ti­vos.

Los he­chos se re­mon­tan al 9 de fe­bre­ro del 2016 cuan­do los acu­sa­dos, jun­to con su her­mano me­nor —ya con­de­na­do en la co­rres­pon­dien­te ju­ris­dic­ción— y un pri­mo, acu­die­ron al cí­ber con la in­ten­ción de co­piar un dis­co com­pac­to. Jo­sé Ma­nuel Pie­dras Mi­ran­da se ne­gó a ha­cer la co­pia, lo que de­ri­vó en una se­rie de in­sul­tos y ame­na­zas que le lle­va­ron a lla­mar a su hi­jo por te­lé­fono.

Ya en el ne­go­cio, Pie­dras Ote­ro ins­tó a los acu­sa­dos y a sus acom­pa­ñan­tes, oriun­dos de O Vao (Poio), a aban­do­nar el es­ta­ble­ci­mien­to. La si­tua­ción de­ri­vó en una tri­ful­ca en la que se gol­pea­ron mu­tua­men­te —de ahí las con­de­nas por de­li­tos le­ves de le­sio­nes—. En un mo­men­to da­do, Joa­quín Sa­la­zar al­can­zó con un pu­ñe­ta­zo el ros­tro del fa­lle­ci­do, quien se des­plo­mó gol­peán­do­se la ca­be­za con­tra el sue­lo.

En la sen­ten­cia se re­fie­re que, si bien su in­ten­ción era gol­pear a Pie­dras Mi­ran­da, «no que­ría cau­sar­le la muer­te». Se in­ci­de en que «creó un ries­go ele­va­do al agre­dir a una per­so­na que fue ata­ca­da sor­pre­si­va­men­te co­mo se apre­cia en el vídeo y, ade­más, dan­do un gol­pe que pre­pa­ró re­tra­san­do el bra­zo (...), cir­cuns­tan­cias que per­mi­ten ca­li­fi­car la imprudencia de gra­ve».

El juez no apre­cia ate­nuan­tes de dro­ga­dic­ción y en­fer­me­dad men­tal, así co­mo des­car­ta la exis­ten­cia de di­la­cio­nes in­de­bi­das.

Joa­quín Sa­la­zar, en la vis­ta oral ce­le­bra­da el pa­sa­do ma­yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.