Pa­ra en­ve­je­cer bien, té de las Rías Bai­xas

La es­ta­ción de Areei­ro prue­ba que las ho­jas de ca­me­lia con las que ha­ce la in­fu­sión ver­de tie­nen gran­des pro­pie­da­des

La Voz de Galicia (Pontevedra) - Pontevedra local - - PONTEVEDRA - MA­RÍA HERMIDA

La cien­tí­fi­ca Car­men Sa­li­ne­ro, je­fa de ser­vi­cio de la es­ta­ción fi­to­pa­to­ló­gi­ca de Areei­ro, ubi­ca­da en Lou­ri­zán, tie­ne tan­tas ta­blas ex­pli­can­do su tra­ba­jo, in­ten­tan­do ha­cer­lo en­ten­di­ble, que, an­tes de en­re­dar­se en tér­mi­nos de la­bo­ra­to­rio, ha­bla cla­ro: «Mi­ra, yo siem­pre me fi­jo en que los chi­nos en­ve­je­cen ma­ra­vi­llo­sa­men­te bien. Les sa­len arru­gas muy tar­de, tie­nen un cu­tis digno de ad­mi­ra­ción y una sa­lud, en ge­ne­ral, en­vi­dia­ble. Via­jan­do allí, ha­blan­do con ellos, te das cuen­ta de que mu­chas de esas bon­da­des de su piel y de su sa­lud las acha­can al té ver­de, a la can­ti­dad de té ver­de que con­su­men, por­que ellos se lo to­man to­do el día. Es un té con, en­tre otras co­sas, una al­ta can­ti­dad de ca­te­qui­nas, es de­cir, sus­tan­cias an­ti­oxi­dan­tes, an­ti­en­ve­je­ci­mien­to e in­clu­so an­ti­can­ce­rí­ge­nas. No­so­tros aquí en Areei­ro lle­va­mos mu­chos años pro­du­cien­do té ver­de y que­ría­mos ver si, co­mo el de los chi­nos, el nues­tro te­nía al­ta can­ti­dad de ca­te­qui­nas... y las tie­ne. Aho­ra ya lo sa­be­mos: nues­tro té ayu­da a en­ve­je­cer bien. No te­ne­mos du­das».

Car­men Sa­li­ne­ro va lue­go al prin­ci­pio. Re­cuer­da que el te sa­le de la Ca­me­lia si­nen­sis, que no es la más ha­bi­tual en Ga­li­cia pe­ro que si se plan­ta se da es­tu­pen­da­men­te. Ha­ce ya unos años en Areei­ro, así co­mo tam­bién se en- ro­la­ron en la pro­duc­ción de acei­te de ca­me­lia, pro­ba­ron a ha­cer té. «Lo pri­me­ro fue de­mos­trar que se po­día ha­cer té en Ga­li­cia», di­ce Sa­li­ne­ro. Esa asig­na­tu­ra es­tá más que su­pe­ra­da. Se pro­du­ce té ca­si des­de ha­ce una dé­ca­da y ca­da año se le qui­tan a las plan­tas en­tre diez y do­ce co­se­chas. Areei­ro tie­ne en pro­duc­ción ac­tual­men­te unos cien ejem­pla­res, de los que sa­ca cin­co ki­los de ho­jas de té al año por ca­da uno. Pro­du­ce té y lo en­va­sa lue­go pa­ra lle­var­lo a fo­ros co­mo el Eti­que­ta Ne­gra en Pon­te­ve­dra o pa­ra di­vul­ga­ción por par­te de la Dipu­tación de Pon­te­ve­dra.

Una vez su­pe­ra­da la fa­se en la que ha­bía du­das so­bre si se po­dría pro­du­cir o no, Areei­ro qui­so com­pro­bar qué ca­li­dad te­nía lo que es­ta­ba co­se­chan­do. Y en eso es­tá. De mo­men­to, los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos no pue­den ser más op­ti­mis­tas: «Ve­mos que con­tie­ne una al­ta can­ti­dad de ca­te­qui­nas, co­mo an­tes di­je. Y que el que más tie­ne es aquel que pro­du­ci­mos en ma­yo o ju­nio. Igual­men­te, hi­ci­mos prue­bas pa­ra ver si fun­cio­na­ba me­jor la pro­duc­ción al sol o a la som­bra, y es me­jor a la som­bra. Es­ta­mos com­pro­ban­do al­go im­por­tan­tí­si­mo, que es que no so­lo se pue­de ha­cer té, sino que es un té ver­de de ca­li­dad», afir­ma Car­men Sa­li­ne­ro.

Ana­li­zar las vi­ta­mi­nas

A pie de plan­tas, los téc­ni­cos de Areei­ro re­co­gen la que pro­ba­ble­men­te se­rá la úl­ti­ma co­se­cha de es­te año. Cuen­tan los pro­fe­sio­na­les que, tras los aná­li­sis he­chos, to­ca se­guir in­ves­ti­gan­do y ana­li­zar, por ejem­plo, las vi­ta­mi­nas que tie­ne el té de las Rías Bai­xas. De mo­men­to, ya sa­ben que la in­fu­sión que sa­le de esas plan­tas es un pa­sa­por­te pa­ra en­ve­je­cer bien y ser más lon­ge­vo. Va­mos, un oro ver­de en to­da re­gla. Con las in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre el té, una de las me­tas que per­si­gue la es­ta­ción fi­to­pa­to­ló­gi­ca pon­te­ve­dre­sa es fo­men­tar el au­to­con­su­mo. Son cons­cien­tes de que hay po­ca plan­ta­ción de Ca­me­lia si­nen­sis en Ga­li­cia, pe­ro in­di­can que la plan­ta se da ade­cua­da­men­te y que en pla­zo de tres años pue­de es­tar pro­du­cien­do té. ¿Es com­pli­ca­da la pro­duc­ción? En Areei­ro se­ña­lan que no. In­di­can que bas­ta con ha­cer la re­co­lec­ción en los pe­río­dos opor­tu­nos y pa­sar lue­go a la fa­se del horno, en la que se da ca­lor y la ho­ja aca­ba en­ro­lla­da pa­ra su conservación. A par­tir de ahí, que­da pre­pa­rar la in­fu­sión. Eso sí, ad­vier­ten de al­gu­na cu­rio­si­dad im­por­tan­te: pa­ra que las pro­pie­da­des del té ver­de se man­ten­gan en bue­na for­ma no hay que her­vir el agua, sino sim­ple­men­te ca­len­tar­la a unos 70 gra­dos o al­go más. En Areei­ro, don­de el ca­fé de me­dia ma­ña­na ya se ha sus­ti­tu­to por té blan­co, in­di­can tam­bién: «Con las mis­mas ho­jas se pue­den ha­cer mu­chos tés, en Chi­na de he­cho es ha­bi­tual que va­yan re­lle­nan­do con agua y que con las mis­mas ho­jas pre­pa­ren un buen nú­me­ro de in­fu­sio­nes».

Más allá de las anéc­do­tas, otro de los ob­je­ti­vos, ade­más de fo­men­tar el au­to­con­su­mo, es que la pro­duc­ción de té sea si­nó­ni­ma de mo­vi­mien­to eco­nó­mi­co en Ga­li­cia. Es de­cir, que ha­ya em­pre­sas que lo pro­duz­can. Car­men Sa­li­ne­ro cuen­ta con agra­do el ca­so de la em­pre­sa Or­ba­llo, que su­mó el té eco­ló­gi­co a las plan­ta­cio­nes que tie­ne en Do­nín, en el tér­mino de Pa­der­ne. De he­cho, re­cien­te­men­te, uno de los fun­da­do­res de es­ta fir­ma con­ta­ba a La Voz de Ga­li­cia que se plan­tean co­mer­cia­li­zar té que pro­du­cen de for­ma in­mi­nen­te. Es­ta fir­ma em­pe­zó con una ex­plo­ta­ción de una hec­tá­rea, con la me­ta de re­cu­pe­rar bos­ques au­tóc­to­nos, y aho­ra ya cuen­tan con ocho y tie­nen en men­te am­pliar el te­rreno.

FOTOS: EMI­LIO MOL­DES

Areei­ro cuen­ta con al­re­de­dor de cien ejem­pla­res de «Ca­me­lia si­nen­sis» que pro­du­cen las ho­jas pa­ra ela­bo­rar té.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.