Un va­lien­te Teu­cro se que­da sin re­com­pen­sa en Pam­plo­na

La es­cua­dra le­re­za­na ofre­ció una tre­men­da ima­gen de com­pe­ti­ti­vi­dad pe­se a la de­rro­ta fi­nal ANAI­TA­SU­NA 30

La Voz de Galicia (Pontevedra) - Pontevedra local - - PONTEVEDRA DEPORTES -

tró un equi­po po­de­ro­so ayer en Pam­plo­na an­te un ri­val que aún no ha­bía pun­tua­do en lo que lle­va­mos de tem­po­ra­da. Así, dos equi­pos que no co­no­cen la vic­to­ria se mi­die­ron a muer­te. El Anai­ta­su­na sa­lió ven­ce­dor, pe­ro sería in­jus­to pa­ra la es­cua­dra le­re­za­na til­dar­los de perdedores, pues la ac­ti­tud de­mos­tra­da dis­ta mu­cho de cual­quier ca­rác­ter negativo.

Fue un par­ti­do dispu­tado, qué du­da ca­be. Ni los vi­si­tan­te ni los lo­ca­les con­si­guie­ron una di­fe­ren­cia real so­bre el otro y am­bos se fue­ron al­ter­nan­do la po­si­bi­li­dad de ha­cer­se con los dos pun­tos.

En­cen­di­do des­de el mi­nu­to uno, el Teu­cro so­ñó con aca­ri­ciar la vic­to­ria, y los de Luis Mon­tes ju­ga­ron el me­jor par­ti­do del cur­so com­pe­ti­ti­vo has­ta aho­ra. Se lle­gó al des­can­so con mu­chas op­cio­nes, y la se­gun­da par­te re­sul­tó en una oda a la igual­dad y a la ri­va­li­dad.

No es una can­cha fá­cil la del pa­be­llón na­va­rro. Nun­ca lo ha si- do, pe­ro los azu­les con­si­guie­ron evi­tar esas des­co­ne­xio­nes que tan­to da­ño les han cau­sa­do en los an­te­rio­res en­cuen­tros. Tan­to Mo­yano co­mo Cu­tu­ra man­tu­vie­ron con sus tan­tos al equi­po en el par­ti­do, y con un 16-18 en el mar­ca­dor, el Anai­ta­su­na se te­mió lo peor, aun­que sus ju­ga­do­res su­pie­ron man­te­ner los ner­vios a ra­ya.

Sin un do­mi­na­dor cla­ro del en­cuen­tro, nin­gu­na ju­ga­da pa­re­cía des­ti­na­da a rom­per­lo o ge­ne­rar una dis­tan­cia en­tre am­bos con­trin­can­tes in­sal­va­ble.

El acier­to de Mo­yano y Cu­tu­ra des­de los nue­ve me­tros fue cru­cial. Su ta­lan­te se con­vir­tió en la prin­ci­pal arma de un Teu­cro que pe­se a lo su­fri­do se veía có­mo­do y con ga­nas de más. Su­mar la pri­me­ra vic­to­ria de la tem­po­ra­da, a do­mi­ci­lio y en Pam­plo­na, sería una in­yec­ción de adre­na­li­na más que gus­to­sa pa­ra sus ju­ga­do­res.

Fren­te a esa an­sia, los na­va­rros apro­ve­cha­ron los pe­que­ños erro­res co­me­ti­dos por los azu­les y

1-1, 5-5, 8-6, 10-9, 13-12, 15-14 (des­can­so), 16-17, 19-19, 23-21, 24-24, 26-26, 3029 (fi­nal).

tra­ta­ron de aga­rrar el to­ro por los cuer­nos y no per­mi­tie­ron, ba­jo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia que el par­ti­do se les fue­ra de las ma­nos, o al me­nos, que no aca­ba­ra con en de­rro­ta pa­ra ellos.

A fal­ta de dos mi­nu­tos y me­dio pa­ra el pi­ti­do fi­nal, el lu­mi­no­so mues­tra un 27-27 car­ga­do de ner­vios y ten­sio­nes. Con la po­se­sión el Teu­cro, tra­tó de su­pe­rar una de­fen­sa lo­cal que se mos­tró de­ma­sia­do de­ci­di­da a no ce­der los pun­tos. No per­do­nó Ugar­te, que acer­tó sus dis­pa­ros tres ve­ces con­se­cu­ti­vas. Una lás­ti­ma.

El miér­co­les to­ca­rá de nue­vo sal­tar al rue­do. Es­ta vez en ca­sa.

JE­SÚS GAR­ZA­RÓN

Los de Mon­tes hi­cie­ron su me­jor par­ti­do has­ta la fe­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.