Dos re­nun­cias con­tra­co­rrien­te

Dos ca­ras re­co­no­ci­bles del so­cia­lis­mo en la co­mar­ca, Te­re Ca­sal y Co­ral Gon­zá­lez-Ha­ba, anun­cian sus ba­jas jus­to cuan­do el PSOE per­si­gue un re­lan­za­mien­to elec­to­ral en Ga­li­cia

La Voz de Galicia (Pontevedra) - Pontevedra local - - PONTEVEDRA - LA SE­MA­NA DE EU­GE­NIO GI­RÁL­DEZ

Te­re Ca­sal y Co­ral Gon­zá­lez-Ha­ba, dos mu­je­res con re­per­cu­sión pú­bli­ca en la pro­vin­cia por sus tra­yec­to­rias po­lí­ti­cas han co­mu­ni­ca­do es­ta se­ma­na sus res­pec­ti­vas re­nun­cias a con­ti­nuar co­mo mi­li­tan­tes del PSOE. Pe­se a que Te­re de­jó la po­lí­ti­ca ac­ti­va en el 2011 en la ciu­dad de Pon­te­ve­dra y en cam­bio Co­ral sigue hoy en día co­mo con­ce­ja­la en la cor­po­ra­ción de San­xen­xo, pa­re­ce que en am­bas coin­ci­de una evi­den­te de­silu­sión por con­ti­nuar en el par­ti­do del pu­ño y la ro­sa, lo que les con­du­ce a mar­char­se en un mo­men­to que po­dría pa­re­cer ines­pe­ra­do, has­ta inopor­tuno.

Pre­ci­sa­men­te es­ta se­ma­na que con­clu­ye nos tra­jo la no­ti­cia de que el úl­ti­mo ba­ró­me­tro elec­to­ral del CIS anun­cia­ba que el PSOE ha­bría si­do el par­ti­do más vo­ta­do en Ga­li­cia en ca­so de que los co­mi­cios se hu­bie­ran ce­le­bra­do ha­ce un mes. Una prog­no­sis sor­pren­den­te que ca­so de ma­te­ria­li­zar­se su­pon­dría un vuel­co inédito en un te­rri­to­rio don­de el PP (an­tes AP) tie­ne uno de sus prin­ci­pa­les ca­la­de­ros. Sin entrar en la ve­ro­si­mi­li­tud del pro­nós­ti­co, hay sen­sa­cio­nes y no­ti­cias que pa­re­cen ma­ti­zar ese son­deo. Las re­nun­cias de Te­re Ca­sal y Co­ral Gon­zá­lez-Ha­ba no en­ca­jan con ese mo­men­to de au­ge del PSOE. Son epi­so­dios con­tra­co­rrien­te.

De­sa­gra­de­ci­mien­to

Te­re Ca­sal no lo va a de­cir en pú­bli­co por­que su có­di­go éti­co le im­pi­de ver­ba­li­zar una crí­ti­ca que pue­da per­ju­di­car a sus ya ex­com­pa­ñe­ros. Pe­ro su sa­li­da de la po­lí­ti­ca ac­ti­va no fue vo­lun­ta­ria sino for­za­da. Des­pués de ha­ber si­do du­ran­te ocho años la pri­me­ra te­nien­te al­cal­de de la ca­pi­tal pro­vin­cial mer­ced a sen­dos go­bier­nos de coa­li­ción con el BNG de Mi­guel Fer­nán­dez Lo­res y que con ella el PSOE ob­tu­vie­ra sus me­jo­res re­sul­ta­dos mu­ni­ci­pa­les des­de 1983 (seis con­ce­ja­les), fue víc­ti­ma de una ca­na­lla­da.

A Te­re Ca­sal le ce­rra­ron el pa­so a una ter­ce­ra le­gis­la­tu­ra des­de den­tro del pro­pio PSOE pon­te­ve­drés ar­gu­men­tan­do que una u otra co­rrien­tes no que­rían su con­ti­nui­dad co­mo pós­ter elec­to­ral y que ella era la manzana de la dis­cor­dia. La con­se­cuen­cia de aque­llo fue que en 2011 el PSOE fra­ca­só y ba­jó a tres con­ce­ja­les. Ci­fra que se re­pi­tió en 2015 aun­que en­ton­ces se va­lo­ró co­mo un éxi­to, pues los va­ti­ci­nios eran te­mi­bles.

La pers­pec­ti­va del tiem­po trans­cu­rri­do con­fir­ma mu­cho ol­vi­do pa­ra con Te­re y la la­bor de aque­llos con­ce­ja­les que co­go­ber­na­ron es­ta ciu­dad du­ran­te ocho años. Ha­bían lo­gra­do ma­ti­zar que la ges­tión de go­bierno no era mo­no­co­lor. No to­das las co­sas que se han he­cho en Pon­te­ve­dra son obra del BNG y de Lo­res. En el man­da­to de 2007, el ga­bi­ne­te coali­ga­do es­tu­vo for­ma­do por 7 edi­les na­cio­na­lis­tas y 6 so­cia­lis­tas.

Pe­ro ac­tua­cio­nes li­de­ra­das por Ca­sal y de­más con­ce­ja­les so­cia­lis­tas co­mo el or­de­na­mien­to del mer­ca­di­llo am­bu­lan­te (Te­re pu­so fir­me a Si­naí Gi­mé­nez); el ARI del cen­tro his­tó­ri­co; la reha­bi­li­ta­ción de la Ca­sa da Luz y la aper­tu­ra del Cen­tro de In­ter­pre­ta­ción de las To­rres Ar­zo­bis­pa­les fue­ron ob­via­das por sus su­ce­so­res en el PSOE en un cla­mo­ro­so ejem­plo de de­sa­gra­de­ci­mien­to.

El avis­pe­ro de San­xen­xo

En el ca­so de la con­ce­ja­la de San­xen­xo, la re­nun­cia im­pli­ca ade­más que el PSOE se que­da sin re­pre­sen­ta­ción en la cor­po­ra­ción del mu­ni­ci­pio tu­rís­ti­co cos­te­ro más im­por­tan­te de Ga­li­cia. Una cir­cuns­tan­cia inima­gi­na­ble ya que los so­cia­lis­tas siem­pre han te­ni­do asien­to en ese con­sis­to­rio. Hay que re­cor­dar que ha­ce 23 años in­clu­so lle­ga­ron a con­quis­tar una ma­yo­ría ab­so­lu­ta que lle­vó a Jo­sé Luis Ro­drí­guez Lorenzo a re­edi­tar la al­cal­día que ha­bía con­se­gui­do dos años an­tes des­pués de pros­pe­rar una mo­ción de cen­su­ra con­tra Jo­sé Luis Nie­to Ba­rros. Sin em­bar­go, lo que de­be­ría ha­ber si­do un man­da­to de lu­ci­mien­to se con­vir­tió en un mar­ti­rio pa­ra El Pu­ma (así apo­da­ban a Jo­sé Luis) de­bi­do a que tres con­ce­ja­les so­cia­lis­tas (Jai­me Co­rral, Al­bino Ro­drí­guez y Jo­sé Mi­guel Car­ba­lla) le de­ja­ron en mi­no­ría por desave­nen­cias. En las si­guien­tes elec­cio­nes lo­ca­les de 1999, Jo­sé Luis Ro­drí­guez fue tri­tu­ra­do por Tel­mo Mar­tín al fren­te del PP.

Des­de en­ton­ces los ma­les del PSOE no han pa­ra­do en San­xen­xo. Has­ta tal ex­tre­mo que cuan­do Jo­sé Luis Ro­drí­guez qui­so re­tor­nar a la po­lí­ti­ca lo­cal, in­ten­tó in­fruc­tuo­sa­men­te vol­ver a ser el car­tel de los so­cia­lis­tas y los ve­tos in­ter­nos le em­pu­ja­ron a crear una can­di­da­tu­ra in­de­pen­dien­te (VIPS). Lo­gró ac­ta de con­ce­jal en el 2007; re­pi­tió en el 2011 y fue la lla­ve que per­mi­tió a Ca­ta­li­na Gon­zá­lez re­te­ner la al­cal­día, asu­mien­do la de­le­ga­ción de Me­dio Am­bien­te y Ser­vi­cios Mu­ni­ci­pa­les. Fue el in­sos­pe­cha­do pac­to que se bau­ti­zó co­mo el Vips­par­ti­to. To­do ese no­ve­lón ha de­vas­ta­do al PSOE san­xen­xino, en­vuel­to en una cri­sis con­ti­nua­da, pro­duc­to de en­fren­ta­mien­tos en­tre sec­to­res de la mi­li­tan­cia que si­guen sin re­sol­ver­se, co­mo de­nun­ció Co­ral Gon­zá­lez-Ha­ba en su dis­cur­so de ex­pli­ca­ción en el pleno mu­ni­ci­pal del pa­sa­do lu­nes.

Por cier­to: lo que le ha pa­sa­do a los so­cia­lis­tas no es pri­va­ti­vo; tam­bién le ocu­rre a la de­re­cha de San­xen­xo. Des­pués del au­ge que in­yec­tó la vic­to­ria de Tel­mo en 1999, las eta­pas de Ca­ta­li­na Gon­zá­lez pro­pi­cia­ron una ero­sión in­ter­na del PP que se ma­te­ria­li­zó en el na­ci­mien­to de SAL; los sor­pren­den­tes acon­te­ci­mien­tos de la le­gis­la­tu­ra ac­tual y la pre­sun­ción de has­ta cua­tro lis­tas que se dispu­tarán el vo­to de cen­tro de­re­cha en esa villa.

Con­clu­sión: tan­to en San­xen­xo, co­mo en otros mu­chos con­ce­llos, la po­lí­ti­ca mu­ni­ci­pal es muy pro­pen­sa al cai­nis­mo.

RA­MÓN LEI­RO

Con Te­re­sa Ca­sal, el PSOE lle­gó a go­ber­nar con seis edi­les coali­ga­do con un BNG con sie­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.