De có­mo un ca­fé le cam­bió la vi­da a Gonzalo

Es­tá en­tre los me­jo­res ba­ris­tas de Es­pa­ña, pe­ro eso ca­si es lo de me­nos. Lo me­jor es có­mo lle­gó has­ta ahí

La Voz de Galicia (Pontevedra) - Pontevedra local - - PONTEVEDRA - MA­RÍA HER­MI­DA

Hay per­so­nas que no son ca­pa­ces de em­pe­zar el día sin un ca­fé. Di­cen que les ac­ti­va por den­tro. A Gonzalo Ro­drí­guez Acu­ña, un pon­te­ve­drés de 28 años, le ha pa­sa­do al­go mu­cho más in­creí­ble con una de esas ta­zas ne­gras que cues­tan po­co más de un eu­ro. A él un ca­fé le cam­bió la vi­da. Lo cuen­ta en­tre ri­sas, mo­vien­do las ma­nos co­mo si es­tu­vie­se al­go ner­vio­so, sen­ta­do en la ca­fe­te­ría del bar que re­gen­ta jun­to a Fi­ni, su madre, un lo­cal cu­yo nom­bre lo di­ce to­do: el Club del Ca­fé, en la ca­lle Ries­tra de Pon­te­ve­dra.

La his­to­ria de Gonzalo y el ca­fé co­mien­za ha­ce ocho años. Es­ta­ba en­ton­ces es­te jo­ven en la vein­te­na. Y su madre empezaba a res­pi­rar tran­qui­la por­que, por fin, tras una ado­les­cen­cia un tan­to com­pli­ca­da, Gonzalo pa­re­cía con­ten­to tra­ba­jan­do en el ne­go­cio fa­mi­liar. Di­ce él que un día es­ta­ba ha­cien­do un ca­fé, en un ne­go­cio en el que tie­nen gé­ne­ro de nue­ve paí­ses dis­tin­tos, y un clien­te le pre­gun­tó qué di­fe­ren­cia ha­bía en­tre el grano co­lom­biano y bra­si­le­ño. «A mí me de­jó a cua­dros, no sa­bía qué res­pon­der­le», re­cuer­da Gonzalo. Apa­ren­te­men­te, se que­dó ca­lla­do. Pe­ro al­go hi­zo clic den­tro de su ca­be­za. De re­pen­te, que­ría sa­ber­lo to­do so­bre el ca­fé, es­tu­diar sus va­rie­da­des, apren­der a con­fec­cio­nar­lo bien, co­no­cer to­do su mundo... Él, al que los es­tu­dios nun­ca le ha­bían ido bien del to­do, al fin ha­bía en­con­tra­do al­go que le mo­ti­va­ba so­bre­ma­ne­ra y que le ani­ma­ba a leer y apren­der.

Y apren­dió. Va­ya si apren­dió. Re­co­no­ce que de la no­che a la ma­ña­na em­pe­zó a devorar li­bros so­bre el mundo del ca­fé. «Nun­ca an­tes ha­bía leí­do así», di­ce mien­tras se son­ro­ja. Pa­ra­le­la­men­te, se co­men­zó a ano­tar a cur­sos y a per­fec­cio­nar la téc- ni­ca para ser un buen ba­ris­ta. Su madre no quie­re ro­bar­le pro­ta­go­nis­mos. Pe­ro con ese amor que so­lo tie­nen las ma­más mur­mu­ra por lo ba­jo: «Me emo­cio­na­ba ver có­mo se que­da­ba de no­che en el bar prac­ti­can­do una y otra vez, y se gra­ba­ba a sí mis­mo para ir vien­do si me­jo­ra­ba», chi­va Fi­ni.

El re­cuer­do de Pa­blo Hi­no­jar

Cuan­do em­pe­zó a te­ner ma­ña ha­cien­do ca­fés, cuan­do des­cu­brió que ha­bía un mundo de­trás de lo que él mo­lía, que lo mis­mo pue­de ha­ber un grano que se­pa a cho­co­la­te que a pi­ña o a man­go, se au­to­im­pu­so un re­to. Que­ría ir al Con­cur­so Nacional de Ba­ris­tas. La pri­me­ra vez que ac­ce­dió al cer­ta­men que­dó des­ca­li­fi­ca­do. Pe­ro no se vino aba­jo. «Pen­sé que te­nía que se­guir me­jo­ran­do. Y me anoté a más cur­sos y bus­qué téc­ni­cas por to­dos la­dos», cuen­ta. Cuan­do vol­vió a com­pe­tir, ya na­die le pu­do qui­tar el ter­cer pues­to en el Con­cur­so Nacional de Ba­ris­tas, en el que se mi­dió con 17 pro­fe­sio­na­les más.

El pues­to fue me­ri­to­rio. Muy me­ri­to­rio. Pe­ro Gonzalo sa­be de so­bra que eso no es lo más im­por­tan­te. Se to­ca el ca­rac­te­rís­ti­co pe­lo ca­no­so que tie­ne a los 28 años, ba­ja un po­co la mi­ra­da y lue­go di­ce: «Po­co a po­co me fui dan­do cuen­ta de que den­tro de mí ha­bía mu­chas no­cio­nes de sa­cri­fi­cio y de có­mo su­pe­rar­me. Y que ca­si to­das me las ha­bía in­cul­ca­do Pa­blo Hi­no­jar, que fue du­ran­te mu­chos años mi en­tre­na­dor en gim­na­sia ar­tís­ti­ca». Se emo­cio­na al pro­nun­ciar es­te nom­bre y en­ton­ces via­ja has­ta los sie­te años, que fue le di­jo a su madre que él ni que­ría ir a fút­bol ni a nin­gu­na otra de las ac­ti­vi­da­des ha­bi­tua­les en sus com­pa­ñe­ros de co­le­gio, que él que­ría ha­cer gim­na­sia ar­tís­ti­ca.

Se pa­só, des­de los sie­te has­ta la ado­les­cen­cia en­tre­nan­do du­ro. Nue­va­men­te, un so­plo de su madre sir­ve para re­tra­tar có­mo eran aque­llos tiem­pos: «Lle­ga­ba a ca­sa con las ma­nos con ca­llos de en­tre­nar, pe­ro ve­nía en­can­ta­do. Yo creo que él cuan­do en­cuen­tra al­go que le apa­sio­na no de­ja de apren­der», se­ña­la con or­gu­llo. Com­pi­tió a un ni­vel muy al­to. De he­cho, es­tu­vo en el mun­dial de gim­na­sia de tram­po­lín en Ale­ma­nia, en el año 2002. «No te­nía­mos pers­pec­ti­vas de po­dio ni na­da pe­ro fue una gran­dí­si­ma ex­pe­rien­cia, fue­ron unos años ma­ra­vi­llo­sos», di­ce con nos­tal­gia.

Se le pre­gun­ta si al­gún día vol­ve­rá a ha­cer do­bles mor­ta­les y pi­rue­tas. Y di­ce que ya no es­tá en for­ma, que aho­ra el ca­fé lo ocu­pa to­do. Pe­ro es­tá cla­ro que bas­ta­rá con que se lo pro­pon­ga para que lo con­si­ga. Có­mo no. Si un so­lo ca­fé le cam­bió la vi­da.

Gonzalo fue tam­bién gim­nas­ta y es­tu­vo en un mun­dial en Ale­ma­nia en 2012

Tras el cer­ta­men nacional de ba­ris­ta, aho­ra da cur­sos y ha­ce nu­me­ro­sas ex­hi­bi­cio­nes

CAPOTILLO

Gonzalo Ro­drí­guez en el Club del Ca­fé pon­te­ve­drés, con dos de sus «cria­tu­ras» re­cién pre­pa­ra­das para ser­vir­le al res­pe­ta­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.