Ma­ri­co­na­das

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - por Ar­tu­ro Pé­rez-re­ver­te www.xlse­ma­nal.com/fir­mas

la se­ma­na pa­sa­da me au­to­cen­su­ré. No es fre­cuen­te y me cos­tó, pe­ro lo hi­ce. Es­cri­bí un pá­rra­fo y al re­leer el ar­tícu­lo vol­ví so­bre él, dán­do­le vuel­tas. Ha­bía es­cri­to: res­pon­dí que una ga­bar­di­na cor­ta, amén de po­co prác­ti­ca, era una ma­ri­co­na­da. Y la mi­ra­da de ve­te­rano, la de los mil me­tros, tro­pe­za­ba en la úl­ti­ma pa­la­bra. Son mu­chos años y mu­cha te­cla. Da igual, con­cluí tras un ra­to, que en los vein­ti­cin­co años que lle­vo es­cri­bien­do es­ta pá­gi­na ha­ya ha­bla­do siem­pre con afec­to y res­pe­to de los ho­mo­se­xua­les y sus de­re­chos, an­tes in­clu­so de la ex­plo­sión ele­ge­te­bé y otras reivin­di­ca­cio­nes ac­tua­les. Que les ha­ya de­di­ca­do ar­tícu­los co­mo un re­mo­to Yo tam­bién soy ma­ri­cón o el Pa­re­jas ve­ne­cia­nas que fi­gu­ra des­ta­ca­do en nu­me­ro­sas pá­gi­nas es­pe­cia­li­za­das. Pe­se a to­do, me di­je, y co­no­cien­do a mis clá­si­cos, si de­jo ma­ri­co­na­das en el tex­to la va­mos a liar, y du­ran­te un par de días to­dos los can­ta­ma­ña­nas e in­qui­si­do­res de las re­des so­cia­les des­ple­ga­rán la co­la de pa­vo real a mi cos­ta. Tam­po­co es que eso me preo­cu­pe, a es­tas al­tu­ras. Pe­ro a ve­ces me pi­lla can­sa­do.

Me da pe­re­za ha­cer favores a los opor­tu­nis­tas y los idio­tas. Así que, aun­que no sean si­nó­ni­mos, cam­bié ma­ri­co­na­da por gi­li­po­llez, y pun­to. Lue­go me que­dé pen­san­do. Y co­mo pue­den com­pro­bar, aún lo ha­go. Cen­su­ra ex­te­rior y au­to­cen­su­ra pro­pia. Aho­ra la­men­to ha­ber ce­di­do. Lle­vo en el ofi­cio de es­cri­tor y pe­rio­dis­ta me­dio si­glo exac­to, tiem­po su­fi­cien­te pa­ra apre­ciar evo­lu­cio­nes, trans­for­ma­cio­nes e in­clu­so re­tro­ce­sos. Y en lo que se re­fie­re a li­ber­tad de ex­pre­sión, a iro­nía, a uso del len­gua­je co­mo he­rra­mien­ta efi­caz, re­tro­ce­de­mos. No só­lo en Es­pa­ña, cla­ro. Es fe­nó­meno in­ter­na­cio­nal. Lo que pa­sa es que aquí, con nues­tra in­cli­na­ción na­tu­ral a me­ter la na­va­ja en el ba­ru­llo cuan­do no co­rre­mos ries­gos –mi­se­ra­ble cos­tum­bre que nos de­ja­ron si­glos de In­qui­si­ción, de con­fe­so­na­rio, de de­la­tar al ve­cino por­que no co­mía to­cino o vo­ta­ba car­cun­dia o ro­je­río–, la vi­le­za hoy fa­ci­li­ta­da por el ano­ni­ma­to de las re­des so­cia­les lo po­ne to­do a pun­to de nie­ve. Nun­ca, en mi lar­ga y agi­ta­da vi­da, vi tan­ta ne­ce­si­dad de aca­llar, amor­da­zar a quien pien­sa di­fe­ren­te o no se plie­ga a las nue­vas or­to­do­xias; a lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to que –apar­te la gen­te de bue­na fe, que tam­bién la hay– una pan­di­lla de neo­in­qui­si­do­res sub­ven­cio­na­dos, de opor­tu­nis­tas con mar­ca re­gis­tra­da que ne­ce­si­tan ha­cer­se no­tar pa­ra se­guir trin­can­do, ha con­ver­ti­do en ar­gu­men­to prin­ci­pal de su ne­go­cio. Y que que­de cla­ro: no ha­blo de mí.

A cier­ta edad y con la bio­gra­fía he­cha, cru­zas una lí­nea in­vi­si­ble que te po­ne a sal­vo de mu­chas co­sas. Un no­ve­lis­ta o un pe­rio­dis­ta a quien sus lec­to­res co­no­cen pue­de per­mi­tir­se lu­jos a los que otros más jó­ve­nes no se atre­ven, por­que ellos sí son vul­ne­ra­bles. A Ja­vier Ma­rías, Vargas Llo­sa, Es­la­va Ga­lán, Ig­na­cio Ca­ma­cho, Juan Cruz, Jor­ge Fer­nán­dez Díaz, Él­mer Men­do­za y tan­tos otros, nues­tros lec­to­res nos po­nen a sal­vo. Nos blin­dan an­te las in­ter­pre­ta­cio­nes ses­ga­das o la ma­la fe. Nos ha­cen li­bres has­ta pa­ra equi­vo­car­nos. Sin em­bar­go, es­cri­to­res y ar­ti­cu­lis­tas jó­ve­nes sí pue­den ver­se des­tro­za­dos an­tes de em­pren­der el vue­lo. Al­gu­nos de mis me­jo­res ami­gos, de los más bri­llan­tes de su ge­ne­ra­ción y con ideas po­lí­ti­cas no siem­pre coin­ci­den­tes en­tre ellos –elu­do sus nom­bres pa­ra no com­pro­me­ter­los, lo cual es sig­ni­fi­ca­ti­vo–, se tien­tan la ro­pa an­tes de dar un te­cla­zo, y al­gu­nos me con­fie­san que es­cri­ben ba­jo pre­sión, es­qui­van­do te­mas pe­lia­gu­dos, aco­jo­na­dos por la in­ter­pre­ta­ción que pue­da ha­cer­se de cuan­to di­gan. Por si tal pa­la­bra, ad­je­ti­vo, ver­bo, des­per­ta­rá la ira de los fa­ri­sai­cos ca­za­do­res que, sin ta­len­to pro­pio pe­ro du­chos en pa­ra­si­tar el ajeno, me­dran y en­gor­dan en las re­des.

Has­ta có­mi­cos sal­va­jes co­mo Edu Ga­lán y Darío Adan­ti, los de Mon­go­lia, va­lien­tes ani­ma­les que no res­pe­tan ni a la ma­dre que los pa­rió, me­ten un cau­to de­do en cier­tas aguas an­tes de zam­bu­llir­se en ellas. Y así, po­co a po­co, fra­gua­mos un tris­te de­ve­nir don­de na­die se atre­ve­rá a de­cir lo que de ver­dad quie­re de­cir, sea o no co­rrec­to,

Al­gu­nos ami­gos me con­fie­san que es­cri­ben ba­jo pre­sión, aco­jo­na­dos por la in­ter­pre­ta­ción que pue­da ha­cer­se en las re­des de cuan­to di­gan

sea o no acer­ta­do, sea o no la ver­dad ofi­cial, ni a ha­cer­lo de for­ma es­pon­tá­nea, sin­ce­ra, por mie­do a las con­se­cuen­cias. Y bueno. Qué quie­ren que les di­ga. No en­vi­dio a esos es­cri­to­res y pe­rio­dis­tas obli­ga­dos a tra­ba­jar en el fu­tu­ro –al­gu­nos ya en el pre­sen­te– con un in­qui­si­dor ín­ti­mo sen­ta­do en el hom­bro, so­pe­san­do las con­se­cuen­cias so­cia­les de ca­da te­cla­zo. Por­que así no hay quien escriba na­da. Lo pri­me­ro que des­ac­ti­va a un buen pe­rio­dis­ta, a un buen no­ve­lis­ta, a cual­quie­ra, es vi­vir con mie­do de sus pro­pias pa­la­bras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.