Are­nas mo­ve­di­zas

Jue­gos de ayer y hoy

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por

i ge­ne­ra­ción se en­tre­tu­vo en los ba­res ju­gan­do a la del mi­llón. Tam­bién al fut­bo­lín, pe­ro no lo te­nían to­dos, si­quie­ra una mi­no­ría, y no to­dos eran com­pe­ti­ti­vos, gran­des, ro­bus­tos. El bi­llar y el te­nis de me­sa era co­sa de sa­las de jue­go. En cam­bio, era ra­ro el bar que en al­gún rin­cón no dis­pu­sie­ra de una má­qui­na de a du­ro las tres par­ti­das. Con unas cuan­tas mo­ne­das, si le co­gías el pun­to, echa­bas una tar­de. Las má­qui­nas fue­ron so­fis­ti­cán­do­se y co­men­za­ron a in­cor­po­rar la cé­le­bre tilt o la lotería fi­nal con par­ti­da gra­tis si coin­ci­día la úl­ti­ma ci­fra de la pun­tua­ción ob­te­ni­da con un nú­me­ro que sur­gía al azar (la tilt era la di­cho­sa fal­ta que anu­la­ba la par­ti­da si so­me­tías a la má­qui­na a mo­vi­mien­tos exa­ge­ra­dos). Ca­da vez más lu­ces y so­ni­dos, la­be­rin­tos in­te­rio­res y psi­co­de­lia en la pan­ta­lla ha­cían de las flip­pers –en Amé­ri­ca las pin­ball– un jue­go ca­da vez más com­ple­to. Fue­ron aba­ti­das por la elec­tró­ni­ca, co­mo to­dos sa­be­mos, pe­ro du­ran­te un par de dé­ca­das lar­gas nos hi­cie­ron la vi­da muy agra­da­ble. De­bo aña­dir que quien es­to fir­ma fue un cam­peón in­dis­cu­ti­ble y que mi nos­tal­gia se ex­ci­ta la ra­ra vez que en­cuen­tro una y vuel­vo a ser un ado­les­cen­te abs­traí­do del mun­do. La pri­me­ra sen­sa­ción de asom­bro nos lle­gó a los de mi quin­ta cuan­do em­pe­zó a po­pu­la­ri­zar­se aque­lla má­qui­na que si­mu­la­ba un re­me­do del te­nis de me­sa y que no era más que un pun­to que iba de la­do a la­do de una pan­ta­lla ne­gra en la que dos ba­rras la­te­ra­les ha­cían las ve­ces de ju­ga­dor al fon­do de la pis­ta. Creo que se lla­ma­ba Pong, las ba­rras se iban ha­cien­do más pe­que­ñas a me­di­da que avan­za­ba la par­ti­da y la bo­la in­cre­men­ta­ba su ve­lo­ci­dad. Era en­tre­te­ni­do y to­do un pro­di­gio de mo­der­ni­dad. Qué po­co ima­gi­ná­ba­mos lo que es­ta­ba por lle­gar pa­ra nues­tros hi­jos, que se que­dan oji­plá­ti­cos cuan­do ven un ru­di­men­to de aque­llos. Las ge­ne­ra­cio­nes que na­cie­ron a par­tir del fi­nal de los ochen­ta vi­vie­ron una pro­gre­sión ca­si geo­mé­tri­ca de las vi­deo­con­so­las y de otros jue­gos de si­mu­la­ción. La co­sa em­pe­zó con pan­ta­llas que trans­mi­tían la reali­dad vir­tual de es­tar con­du­cien­do un co­che de ca­rre­ras a la par que tú ma­ne­ja­bas, sen­ta­do, un ru­di­men­ta­rio vo­lan­te y si­guió con el per­fec­cio­na­mien­to con­si­guien­te: asien­tos que vi­bra­ban, se in­cli­na­ban y ve­ro­si­mi­li­tud ab­so­lu­ta en la con­duc­ción. Una bar­ba­ri­dad pa­ra no­so­tros. Al po­co, eso se tras­la­dó a las pan­ta­llas in­di­vi­dua­les de te­le­vi­sión y el si­guien­te pa­so, ca­mino de la in­di­vi­dua­li­za­ción, se pro­du­jo con los or­de­na­do­res per­so­na­les. Nun­ca he sen­ti­do más en­vi­dia que vien­do ju­gar a mis hi­jos con su co­rres­pon­dien­te Play Sta­tion o si­mi­la­res, dispu­tan­do pri­ma­rios par­ti­dos de fút­bol que hoy, sin ir más le­jos, pa­re­cen au­tén­ti­cas trans­mi­sio­nes de reali­dad ba­lom­pé­di­ca, ma­ne­jan­do uno a Mes­si o a Inies­ta a su en­te­ra vo­lun­tad. La úl­ti­ma no­ve­dad, que he vis­to pu­bli­ci­ta­da en al­gún por­tal de la Red, es, di­rec­ta­men­te, una fi­nal de Cham­pions to­ma­da des­de di­ver­sos án­gu­los que pue­de pa­sar por un en­cuen­tro real en­tre dos equi­pos. Por no ha­blar de los jue­gos bé­li­cos o de aventuras, en los que te pu­les a tres­cien­tos tíos, ti­ro a ti­ro, mien­tras sor­teas ca­mio­nes, mor­te­ros o he­li­cóp­te­ros, subes mon­ta­ñas o ba­jas a las en­tra­ñas de la tie­rra. Y no ne­ce­sa­ria­men­te jue­gas so­lo: puedes ha­cer­lo on-li­ne con cin­co des­co­no­ci­dos en red. Mag­ní­fi­co: ¡cuán­tas ex­cu­sas pa­ra no es­tu­diar! ¡Cuán­ta dis­ci­pli­na hay que ex­hi­bir pa­ra no dis­traer­se! Pe­ro la re­don­dez de la ofer­ta exis­te aho­ra gra­cias a las ga­fas de reali­dad vir­tual. Ha­ce po­cos días mi co­le­ga Eduar­do lle­gó al es­tu­dio con unas pa­re­ci­das a las de bu­ceo. Te las po­nías y te aso­ma­bas a to­dos los pre­ci­pi­cios: en­tra­bas en la ha­bi­ta­ción de una ca­sa aban­do­na­da por la que po­días ir ca­mi­nan­do y en la que te apa­re­cían por igual cuer­vos ase­si­nos que fan­tas­mas ame­na­zan­tes. La reali­dad vir­tual era cal­ca­da a la vi­da mis­ma: sin sa­lir de tu cuar­to vi­vías una aven­tu­ra, no sin cier­to can­gue­lo, sin ne­ce­si­dad de de­co­ra­dos ni efec­tos especiales. No era una pe­lí­cu­la, eras tú den­tro, sin ne­ce­si­dad

Lo que va de la pio­la o los jue­gos de nues­tros pa­dres a los jue­gos de nues­tros hi­jos es la gran sín­te­sis del pro­gre­so de la vi­da y las co­sas

Qde te­ner a na­die al­re­de­dor. Lo que va de la pio­la o los jue­gos de nues­tros pa­dres a los jue­gos de nues­tros hi­jos es la gran sín­te­sis del pro­gre­so de la vi­da y las co­sas. No sé có­mo se­rán los de nues­tros nie­tos por­que aún no han ve­ni­do e ig­no­ro lo que se en­con­tra­rán, pe­ro ju­ro que es­toy desean­do sa­ber­lo. Apa­sio­nan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.