... LO ANA­LI­ZA

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine | A Fondo -

cre­cen pen­san­do que si se lo ha­ce esa per­so­na no es al­go ma­lo. ¡Es ho­rri­ble! Y ves mu­chos ca­sos así». La ma­yo­ría de los me­no­res so­me­ti­dos a abusos se­xua­les los su­fre, de he­cho, en su en­torno fa­mi­liar y de con­fian­za, de­nun­cia Sa­ve the Chil­dren en su informe Ojos que no quie­ren ver. Es­ta ONG lle­va años exi­gien­do en Es­pa­ña una ley que in­clu­ya la edu­ca­ción afec­ti­vo-se­xual en los co­le­gios –pa­ra en­se­ñar a los me­no­res qué com­por­ta­mien­tos de adul­tos son inacep­ta­bles– o la crea­ción de una fis­ca­lía y juz­ga­dos es­pe­cia­les que ace­le­ren los pro­ce­sos y evi­ten que los ni­ños de­cla­ren an­te sus agre­so­res has­ta tres o cua­tro ve­ces.

LA RA­ZÓN DE DEDICARME A ES­TO Pa­tri­cia lle­va dos años y me­dio ras­trean­do a es­te ti­po de su­je­tos y ha par­ti­ci­pa­do en unas diez ope­ra­cio­nes cul­mi­na­das con de­te­ni­dos, la ma­yo­ría por te­nen­cia y/o dis­tri­bu­ción. Aho­ra bien, en tres de ellas los agen­tes pu­sie­ron fin a si­tua­cio­nes de ex­plo­ta­ción se­xual. Son mo­men­tos me­mo­ra­bles pa­ra la sec­ción. «Cuan­do de­tie­nes a pe­de­ras­tas que pro­du­cen ma­te­rial, po­nes fin a una si­tua­ción en que un me­nor o va­rios lle­van tiem­po su­frien­do abusos –ex­pli­ca la agen­te–. Es la ma­yor re­com­pen­sa por nues­tro tra­ba­jo, la ra­zón por la que ha­ce­mos lo que ha­ce­mos». Pa­tri­cia sin­tió esa sa­tis­fac­ción na­da más ate­rri­zar en la Uni­dad de De­li­tos Te­le­má­ti­cos, en una de sus pri­me­ras ope­ra­cio­nes. «Un hom­bre, por chat y vi­deo­lla­ma­das des­de Es­pa­ña, ha­bía con­se­gui­do con­tro­lar a un ni­ño de unos diez años en Co­lom­bia. Lo gra­bó, en­tre otras es­ce­nas, abu­san­do de su her­ma­na be­bé. Con pe­ne­tra­cio­nes... –la pau­sa se an­to­ja inevi­ta­ble; aún pa­re­ce tras­tor­nar­la el re­cuer­do–. A ese lo pi­lla­mos», re­ma­ta ra­bio­sa, vehe­men­te, com­pla­ci­da. Tras el re­la­to de la agen­te sur­ge de in­me­dia­to una re­fle­xión: ¿có­mo es po­si­ble que un ni­ño de esa edad ma­ne­je re­des so­cia­les tan­to tiem­po sin su­per­vi­sión? «Ahí ya no lle­ga­mos –con­tes­ta–. No­so­tros de­tu­vi­mos al cri­mi­nal y avi­sa­mos a la Po­li­cía co­lom­bia­na so­bre los ni­ños, pe­ro ig­no­ro si vi­vían en un ho­gar deses­truc­tu­ra­do, si sus pa­dres tra­ba­ja­ban fue­ra to­do el día... So­lo sé que pa­ra ob­te­ner ese ni­vel de con­trol so­bre un ni­ño de­bes pa­sar mu­chas ho­ras co­nec­ta­do con él». El ca­so es ejem­plo pa­ra­dig­má­ti­co, y bru­tal, de una prác­ti­ca lla­ma­da groo­ming, uno de los nu­me­ro­sos pe­li­gros que ace­chan a los ni­ños en In­ter­net. Lu­ga­res co­mo Fa­ce­book, Sky­pe o What­sapp, con sus chats y vi­deo­lla­ma­das cu­ya pri­va­ci­dad no se pue­de vio­lar sin au­to­ri­za­ción ju­di­cial, son te­rreno fér­til pa­ra de­lin­cuen­tes sin es­crú­pu­los, advierte Pa­tri­cia, aun­que es­to no for­me par­te de sus atri­bu­cio­nes. Lo su­yo es de­te­ner de­lin­cuen­tes. Fis­ca­li­zar, por ejem­plo, fo­ros de pe­dó­fi­los en la deep web, la In­ter­net pro­fun­da, ese in­men­so ci­be­res­pa­cio fue­ra del al­can­ce de los bus­ca­do­res –su­po­ne, en reali­dad, el 96 por cien­to de la Red–, y asis­tir a con­ver­sa­cio­nes ca­pa­ces de tras­tor­nar al mis­mí­si­mo dia­blo.

EL LA­DO MÁS OS­CU­RO DE IN­TER­NET «Los usua­rios de es­tos fo­ros co­men­tan por es­cri­to lo que ofre­ce ca­da uno, dan de­ta­lles, cuen­tan lo que le ha­rían a ese ni­ño, ni­ña o be­bé... En fin, écha­le ima­gi­na­ción –re­so­pla la agen­te–. Di­cen que quie­ren a los ni­ños y que esa es su for­ma de amar­los; igual que se ama a un adul­to. Di­cen que los ni­ños no su­fren, que dis­fru­tan...». En al­gu­nos fo­ros lle­gan a de­fen­der­se pos­tu­la­dos co­mo es­te: «Nues­tra orien­ta­ción se­xual es tan nor­mal co­mo cual­quie­ra y aho­ra es­tá sien­do per­se­gui­da co­mo en su día lo es­tu­vo tam­bién la ho­mo­se­xua­li­dad». En la deep web, don­de se pa­ra­pe­tan mu­chos pe­de­ras­tas, ade­más de tra­fi­can­tes de dro­gas, ar­mas y otros de­lin­cuen­tes, la na­ve­ga­ción es anó­ni­ma gra­cias a he­rra­mien­tas co­mo TOR –el Goo­gle del in­fra­mun­do di­gi­tal– y los in­ves­ti­ga­do­res no tie­nen có­mo sa­ber quié­nes son los usua­rios, pro­te­gi­dos por in­trin­ca­das ca­pas de ci­fra­do y ser­vi­do­res de pa­ra­de­ro des­co­no­ci­do. Un es­ce­na­rio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.