El po­lí­gra­fo.

Los na­zis uti­li­za­ban fran­cos sui­zos pa­ra ne­go­ciar en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal, ya que du­ran­te la gue­rra era la úni­ca mo­ne­da ne­go­cia­ble en to­do el mun­do.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR JO­SÉ SE­GO­VIA

¿Por qué el Ter­cer Reich no in­va­dió Sui­za?

En fe­bre­ro de 1937, Adolf Hitler tran­qui­li­zó a Ed­mund Schult­hess –miem­bro del Con­se­jo Fe­de­ral Sui­zo– ase­gu­rán­do­le que res­pe­ta­ría la in­vio­la­bi­li­dad y neu­tra­li­dad de su país. Pe­ro so­lo tres años des­pués, cuan­do Fran­cia se rin­dió a Ale­ma­nia, el Füh­rer cam­bió de pa­re­cer y co­men­zó a ela­bo­rar la Ope­ra­ción Tan­nen­baum, con el fin de tra­zar un plan pa­ra in­va­dir la Con­fe­de­ra­ción Hel­vé­ti­ca, aun­que nun­ca or­de­nó lle­var­lo a ca­bo. Sus eco­no­mis­tas le hi­cie­ron ver que la in­va­sión era un es­fuer­zo inú­til, ya que aquel pe­que­ño Es­ta­do po­día ser un cen­tro fi­nan­cie­ro de vi­tal im­por­tan­cia pa­ra los pla­nes de ex­pan­sión te­rri­to­rial que te­nía Hitler. A Berlín le con­ve­nía ne­go­ciar con la ban­ca sui­za pa­ra guar­dar en sus cá­ma­ras aco­ra­za­das to­do el oro y el di­ne­ro que ex­po­lió a los ju­díos y a los paí­ses que ha­bía ocu­pa­do. Jean Zie­gler –es­pe­cia­lis­ta en la ban­ca hel­vé­ti­ca– es el au­tor de El oro na­zi, un li­bro que des­ve­la la com­pli­ci­dad de los ban­que­ros de ese país con el Ter­cer Reich. Una vez que es­ta­lló la gue­rra, Hitler no po­día pagar con mar­cos los

El Con­gre­so Ju­dío Mun­dial es­ti­ma que los va­lo­res de mi­les de ju­díos ma­sa­cra­dos por los na­zis y que to­da­vía guar­da la ban­ca sui­za re­pre­sen­tan ac­tual­men­te de­ce­nas de mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res.

pro­duc­tos bá­si­cos que ne­ce­si­ta­ba pa­ra en­gra­sar su ma­qui­na­ria bé­li­ca, da­do que mu­chos paí­ses re­cha­za­ban di­cha di­vi­sa. Ale­ma­nia se veía obli­ga­da a pagar en fran­cos sui­zos y so­bre to­do en oro. «El Füh­rer ne­ce­si­ta­ba blan­quear el oro y las di­vi­sas ro­ba­dos en los ban­cos cen­tra­les de Po­lo­nia, Che­cos­lo­va­quia, Paí­ses Ba­jos, Lu­xem­bur­go, Li­tua­nia, Le­to­nia, Bélgica, Al­ba­nia, No­rue­ga…», se­ña­la Zie­gler. En su opi­nión, «fue­ron los ban­cos sui­zos quie­nes fi­nan­cia­ron las gue­rras de con­quis­ta de Hitler». Por si fue­ra po­co, al­gu­nas em­pre­sas del pe­que­ño Es­ta­do con­tri­bu­ye­ron al es­fuer­zo de gue­rra ale­mán pro­por­cio­nan­do a sus ejér­ci­tos ro­da­mien­tos de bo­las pa­ra sus vehícu­los, me­ca­nis­mos de pre­ci­sión pa­ra ca­ño­nes an­ti­aé­reos y sis­te­mas de di­rec­ción pa­ra los torpe­dos que por­ta­ban sus te­mi­bles sub­ma­ri­nos U-boot, fa­bri­ca­dos en ins­ta­la­cio­nes que no po­dían ser bom­bar­dea­das por los Alia­dos, de­bi­do a la neu­tra­li­dad de Sui­za. Los fe­rro­ca­rri­les hel­vé­ti­cos tam­bién pu­sie­ron su gra­ni­to de are­na en el ho­lo­caus­to na­zi. Cien­tos de tre­nes cru­za­ban Sui­za pa­ra trans­por­tar a mi­les de ju­díos a los in­fier­nos de Ausch­witz, So­bi­bor o Da­chau. «Sin la ayu­da de la ban­ca y de la in­dus­tria sui­za, la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial ha­bría fi­na­li­za­do an­tes y se ha­brían sal­va­do mi­les de vi­das», afir­ma Zie­gler. ¿Qué ne­ce­si­dad te­nía Hitler de in­va­dir Sui­za? Q

Adolf Hitler pla­neó in­va­dir Sui­za, pe­ro sus eco­no­mis­tas le hi­cie­ron ver que no con­ve­nía: Sui­za les era útil

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.