Desa­yuno de do­min­go con…

Soy ga­di­tano y vi­vo en Los Án­ge­les, don­de tra­ba­jo co­mo ani­ma­dor de per­so­na­jes en los es­tu­dios Walt Dis­ney. El 5 de di­ciem­bre es­tre­na­mos en Es­pa­ña 'Ralph rom­pe In­ter­net'.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario -

Va­len­tín Ama­dor.

Xl­se­ma­nal. Na­ció en Cá­diz, se crio en Bar­ce­lo­na, vi­vió en Lon­dres, aho­ra en Ca­li­for­nia… ¿un cu­lo in­quie­to? Va­len­tín Ama­dor. Voy don­de es­té mi tra­ba­jo. De ni­ño so­lo veía di­bu­jos ani­ma­dos y de­cía que de ma­yor que­ría ser ani­ma­dor. Pe­ro des­de Cá­diz has­ta Dis­ney no ha­bía avión di­rec­to [ríe]. XL. ¿Por qué se hi­zo fí­si­co en­ton­ces? V.A. Veía im­po­si­ble tra­ba­jar en es­to, así que es­tu­dié lo se­gun­do que más me gus­ta­ba. Pe­ro, an­tes de aca­bar Fí­si­ca, sa­bía que que­ría ser ar­tis­ta y tra­ba­jé en es­tu­dios de ani­ma­ción en Bar­ce­lo­na. XL. Lle­gó a Dis­ney en 2013 y tra­ba­jó en Fro­zen, la pe­lí­cu­la de ani­ma­ción más ta­qui­lle­ra de la his­to­ria. V.A. Sí, pe­ro no ima­gi­né que iba a te­ner el éxi­to que tu­vo. Des­pués tra­ba­jé en Big he­ro 6, en Zoo­tró­po­lis… XL. El pre­su­pues­to de un fil­me ani­ma­do, di­cen, ron­da los 165 mi­llo­nes de dó­la­res. ¿Cuán­to tar­da en ani­mar cin­co se­gun­dos? V.A. Una me­dia de una se­ma­na; pe­ro yo so­lo ani­mo los per­so­na­jes, otros tra­ba­jan el fon­do. En ca­da pe­lí­cu­la tra­ba­ja­mos ca­si 600 per­so­nas, y 100 so­mos ani­ma­do­res. Los pre­su­pues­tos son muy

al­tos, pe­ro las pe­lí­cu­las, muy ren­ta­bles: tie­nen un pú­bli­co muy am­plio y una vi­da muy lar­ga. Pien­sa en Blan­ca­nie­ves: es de 1938 y aún ven­de co­pias. XL. Pa­ra di­bu­jar bien una es­ce­na, a ve­ces la in­ter­pre­tan y la gra­ban en ví­deo. ¿Cuán­to va­len esas 'to­mas fal­sas'? V.A. ¡No tie­nen pre­cio! En­tre no­so­tros nos gra­ba­mos es­ce­nas de ac­ción, por­que de­be­mos di­bu­jar mo­vi­mien­tos reales, creí­bles. Pe­ro con­fia­mos en que esos ví­deos no los ve­rá na­die des­pués. XL. En es­ta pe­lí­cu­la apa­re­cen per­so­na­jes ya co­no­ci­dos: Mic­key Mou­se, Buzz Light­year, prin­ce­sas mí­ti­cas, ga­ti­tos en­fa­da­dos, sol­da­dos de Star Wars… V.A. Es par­te de la his­to­ria, sí. Ralph y Va­ne­llo­pe via­jan por In­ter­net bus­can­do un vo­lan­te que sal­ve su vi­deo­jue­go. Son co­mo dos ami­gos de pue­blo que lle­gan a la gran ciu­dad, don­de to­do es nue­vo y hay mu­cha gen­te fa­mo­sa. XL. Las pe­lí­cu­las de Dis­ney ha­blan de va­lo­res uni­ver­sa­les, tie­nen que gus­tar a ni­ños y adul­tos, res­pe­tar cul­tu­ras… V.A. Por eso tar­da­mos cua­tro años con ca­da pe­lí­cu­la. To­do es­tá muy es­tu­dia­do, pe­ro nos sa­le siem­pre muy bien [ríe]. XL. Di­ce que se sien­te un po­co ac­tor. V.A. Sí: el director me su­per­vi­sa ca­da es­ce­na y me di­ce si la he in­ter­pre­ta­do bien o no, co­mo con un ac­tor de ver­dad. XL. ¿En qué ac­tor se re­en­car­na­ría? V.A. En Je­remy Irons. Tie­ne to­do lo que no soy: es muy bri­tá­ni­co y ele­gan­te, muy al­to, muy del­ga­do… Yo siem­pre es­toy a die­ta. Me en­can­ta­ría ser co­mo él.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.