Ani­ma­les de com­pa­ñía

Sos­tie­ne Mon­tes­quieu

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - por Juan Ma­nuel de Pra­da www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

ala gen­te re­li­gio­sa, en una épo­ca tan ra­cio­na­lis­ta co­mo la nues­tra, se la mi­ra con con­des­cen­den­cia, cuan­do no con des­pre­cio; pues la cre­du­li­dad sue­le con­si­de­rar­se un signo de de­bi­li­dad men­tal. Pe­ro mu­cha más cre­du­li­dad, in­fi­ni­ta más, re­quie­re el de­mó­cra­ta que el cre­yen­te. Pues la fe re­li­gio­sa con­sis­te en creer en lo que no vi­mos y, por lo tan­to, no sa­be­mos a cien­cia cier­ta si exis­te; mien­tras que la fe de­mo­crá­ti­ca con­sis­te en creer en aque­llo que sa­be­mos a cien­cia cier­ta que no exis­te. Es cier­to que na­die ha vis­to a la San­tí­si­ma Tri­ni­dad; pe­ro to­da­vía no he co­no­ci­do a na­die ca­paz de pro­bar su inexis­ten­cia. En cam­bio, te­ne­mos mul­ti­tud de prue­bas (al­gu­nas apa­bu­llan­tes) de que no exis­te la se­pa­ra­ción de po­de­res; y, sin em­bar­go, la gen­te si­gue cre­yen­do de for­ma ab­sur­da e irri­so­ria en es­ta no­to­ria fal­se­dad. El de­mó­cra­ta cons­ta­ta, por ejem­plo, que la elec­ción de los miem­bros del Con­se­jo General del Po­der Ju­di­cial es un chan­chu­llo sór­di­do, un bur­do apa­ño en­tre oli­gar­quías po­lí­ti­cas; y, sin em­bar­go, si­gue cre­yen­do sin in­mu­tar­se en la se­pa­ra­ción de po­de­res. La so­ber­bia pro­pia de nues­tra épo­ca tam­bién des­de­ña al cre­yen­te por­que en­tien­de mis­te­rio­sa­men­te que es una per­so­na po­co leí­da. Pe­ro lo cier­to es que al­gu­nos cre­yen­tes he­mos leí­do mi­les de li­bros; y el que me­nos ha leí­do al me­nos es­tá fa­mi­lia­ri­za­do con los pa­sa­jes bí­bli­cos de los que se nu­tre su fe. En cam­bio, la fe de­mo­crá­ti­ca, en mu­chos de sus más acé­rri­mos pro­pa­gan­dis­tas, sue­le ser or­gu­llo­sa­men­te anal­fa­be­ta. Es di­fi­ci­lí­si­mo en­con­trar a un cre­yen­te en la San­tí­si­ma Tri­ni­dad que no ha­ya leí­do si­quie­ra los Evan­ge­lios (o que, al me­nos, no le ha­yan leí­do los Evan­ge­lios des­de el púl­pi­to); en cam­bio, la ma­yo­ría de los cre­yen­tes en la se­pa­ra­ción de po­de­res no han leí­do ja­más El es­pí­ri­tu de las le­yes de Mon­tes­quieu, que es el li­bro que su­pues­ta­men­te con­sa­gra es­te prin­ci­pio po­lí­ti­co. Pues si lo hu­bie­sen leí­do, ha­brían des­cu­bier­to que a Mon­tes­quieu no le in­tere­sa tan­to se­pa­rar co­mo li­mi­tar el po­der, con­se­guir que el po­der con­ten­ga (o de­ten­ga) el po­der, que es exac­ta­men­te lo que ca­da vez ocu­rre me­nos en las de­mo­cra­cias ac­tua­les. Don­de, por ejem­plo, el eje­cu­ti­vo pue­de sa­cu­dir­se la con­ten­ción del le­gis­la­ti­vo, le­gis­lan­do por de­cre­to; o don­de el le­gis­la­ti­vo pue­de es­ca­quear­se del con­trol ju­di­cial me­dian­te el afo­ra­mien­to y la in­mu­ni­dad par­la­men­ta­ria. La gran preo­cu­pa­ción de Mon­tes­quieu no es, en reali­dad, la se­pa­ra­ción de po­de­res, sino el abu­so del po­der, el des­po­tis­mo, que no iden­ti­fi­ca­ba –co­mo ha­ce el anal­fa­be­to con­tem­po­rá­neo– con la dic­ta­du­ra, sino con la co­rrup­ción de cual­quier cla­se de go­bierno: «La mo­nar­quía –es­cri­be Mon­tes­quieu– de­ge­ne­ra en el des­po­tis­mo de uno só­lo; la aris­to­cra­cia, en el des­po­tis­mo de va­rios; la de­mo­cra­cia, en el des­po­tis­mo del pue­blo». Lo cier­to es que Mon­tes­quieu se mues­tra, en general, más par­ti­da­rio de la mo­nar­quía que de la de­mo­cra­cia, por la sen­ci­lla ra­zón de que la con­si­de­ra la for­ma de go­bierno que, pe­se a las apa­rien­cias, ad­mi­te más con­tra­pe­sos (tal vez por­que es­tá im­bui­da de pie­dad re­li­gio­sa): «Co­mo el mar, que pa­re­ce cu­brir to­da la tie­rra, es de­te­ni­do por los ma­to­rra­les y por los me­no­res are­na­les que se ha­llan en la ri­be­ra –es­cri­be en otro pa­sa­je de El es­pí­ri­tu de las le­yes–, así las mo­nar­quías, en las que el po­der pa­re­ce sin lí­mi­tes, se de­tie­nen an­te los más pe­que­ños obs­tácu­los y so­me­ten su fie­re­za na­tu­ral a la pe­ti­ción y la ple­ga­ria». Y, des­de lue­go, Mon­tes­quieu no en­cuen­tra for­ma de des­po­tis­mo más fe­roz que la de­mo­crá­ti­ca, a la que se lle­ga «no so­la­men­te cuan­do se pier­de el es­pí­ri­tu de igual­dad, sino tam­bién cuan­do se ad­quie­re el de igual­dad ab­so­lu­ta, y to­dos ape­te­cen ser igua­les». Y se­ña­la que es­ta ape­ten­cia de igual­dad ab­so­lu­ta es fa­vo­re­ci­da por las oli­gar­quías co­rrup­tas, que «bus­can có­mo co­rrom­per al pue­blo pa­ra ocul­tar su pro­pia co­rrup­ción», con­vier­ten el li­ber­ti­na­je en «ído­lo de to­dos» y «li­son­jean in­ce­san­te­men­te la ava­ri­cia pa­ra que no se aper­ci­ba la de ellos». Es­ta de­mo­cra­cia don­de ri­ge el es­pí­ri­tu de igual­dad ab­so­lu­ta –don­de la opi­nión del ig­na­ro va­le lo mis­mo que la del sa­bio– era, a jui­cio de Mon­tes­quieu, la for­ma más pe­li­gro­sa de des­po­tis­mo. En ella los con­tro­les al po­der se ha­cen im­po­si­bles, ya que na­die re­co­no­ce au­to­ri­dad a na­die; y allá don­de no se re­co­no­ce nin­gu­na au­to­ri­dad es don­de los dés­po­tas pue­den ac­tuar más dis­cre­cio­nal y ar­bi­tra­ria­men­te, más im­pu­ne­men­te

Te­ne­mos mul­ti­tud de prue­bas de que no exis­te la se­pa­ra­ción de po­de­res; y, sin em­bar­go, la gen­te si­gue cre­yen­do de for­ma ab­sur­da e irri­so­ria en es­ta no­to­ria fal­se­dad

tam­bién. Por ejem­plo, qui­tan­do y po­nien­do jue­ces chan­chu­lle­ra­men­te, me­dian­te cam­ba­la­ches en­tre las oli­gar­quías. Y el pue­blo co­rrom­pi­do, en lu­gar de re­be­lar­se con­tra el des­po­tis­mo, lo acep­ta­rá co­mo si tal co­sa, afir­man­do ade­más que hay se­pa­ra­ción de po­de­res, co­mo en la fá­bu­la del rey des­nu­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.