MI­CHE­LLE OBA­MA

ELLA TU­VO LA ÚL­TI­MA PA­LA­BRA, eso y mu­cho más nos des­ve­la la pri­me­ra da­ma por ex­ce­len­cia de los Es­ta­dos Uni­dos en sus me­mo­rias, que nos di­bu­jan a una mu­jer te­naz que ven­ció sus in­se­gu­ri­da­des

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: NOE­LIA SILVOSA

ANA­LI­ZA­MOS SUS ME­MO­RIAS,

TO­DO UN ÉXI­TO DE VEN­TAS

Mi­che­lle fue mu­cho más que un gran ac­ti­vo du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral y la eta­pa pre­si­den­cial de Ba­rack Oba­ma en Es­ta­dos Uni­dos. De sus la­bios sa­lió el per­mi­so que tan­to an­sia­ba su ma­ri­do pa­ra pre­sen­tar­se co­mo can­di­da­to a pre­si­den­te, un sí que pu­so pun­to y fi­nal al pul­so ma­ri­tal que man­tu­vie­ron los dos, da­do que ella no era pa­ra na­da par­ti­da­ria de que él die­se el pa­so. Un sí que, co­mo ella mis­ma re­co­no­ce en sus me­mo­rias, pro­nun­ció con­ven­ci­da de que su­pon­dría un ba­ta­ca­zo pa­ra Ba­rack, en­fer­mi­za­men­te op­ti­mis­ta. Se equi­vo­có. Co­mo tam­bién se equi­vo­có du­ran­te los años pre­vios, en los que él lu­chó em­pe­der­ni­da­men­te por ha­cer­se un hue­co en la po­lí­ti­ca mien­tras ella lo ob­ser­va­ba preo­cu­pa­da por su in­sa­cia­ble am­bi­ción ter­mi­na­ba en ba­ta­ca­zo. Una lu­cha en la que ella ce­dió an­te las in­ter­mi­na­bles es­pe­ras mien­tras se de­rre­tían las ve­las y se en­fria­ba la ce­na.

Ja­más cre­yó Mi­che­lle que se sor­pren­de­ría re­ba­jan­do sus pro­pias am­bi­cio­nes, un ras­go que com­par­te con su es­po­so, pa­ra de­jar­le pros­pe­rar. Cla­ro que él era bri­llan­te y te­nía una con­fian­za y una se­gu­ri­dad en sí mis­mo que le im­pe­dían cor­tar­le las alas, por mu­cho que le cos­ta­se se­guir­le el vue­lo. Pe­ro va­ya si se lo si­guió. Pie­za fun­da­men­tal en su es­tra­te­gia po­lí­ti­ca, su arro­lla­dor ca­ris­ma creó a su al­re­de­dor una ex­pec­ta­ción equi­pa­ra­ble a la que des­per­ta­ba el pro­pio pre­si­den­te, y que ha­ce que mu­chos se pre­gun­ten si se pre­sen­ta­rá ella co­mo can­di­da­ta a las pró­xi­mas elec­cio­nes. Una du­da que des­pe­ja en su li­bro: «No ten­go la me­nor in­ten­ción de pre­sen­tar­me a un car­go pú­bli­co, nun­ca».

NA­DIE APOS­TA­RÍA POR ELLOS

Quién le iba a de­cir a es­ta mu­jer que el re­tra­to de Ba­rack y el su­yo es­ta­rían col­ga­dos en la Na­tio­nal Por­trait Ga­llery de Was­hing­ton. «Du­do que al­guien, al ana­li­zar nues­tra in­fan­cia, nues­tras cir­cuns­tan­cias, hu­bie­ra pre­di­cho ja­más que aca­ba­ría­mos en una de aque­llas sa­las», re­co­no­ce Mi­che­lle, que, sin em­bar­go, siem­pre tu­vo cla­ra su vo­ca­ción de ser­vi­cio pú­bli­co, lo que hi­zo que aban­do­na­se la ca­rre­ra co­mo abo­ga­da que tan­to es­fuer­zo le cos­tó asu­mir a sus pa­dres y que es­tu­dió en la Uni­ver­si­dad de Pri­ce­ton, no sin cier­to sen­ti­mien­to de cul­pa. Fue en esa eta­pa cuan­do co­no­ció a Ba­rack, un pro­me­te­dor es­tu­dian­te de De­re­cho que iba a ha­cer las prác­ti­cas de ve­rano en su bu­fe­te. A ella la de­sig­na­ron su men­to­ra, así que se dis­pu­so a es­pe­rar­le. Lle­gó tar­de, al­go que sa­ca de qui­cio a Mi­che­lle. Aun­que le pa­re­ció atrac­ti­vo y sa­bía del re­vue­lo que ya ha­bía cau­sa­do en la ofi­ci­na, no le gus­tó en un pri­mer mo­men­to. Tras su pri­me­ra co­mi­da jun­tos, pre­sen­ció con ho­rror có­mo él se en­cen­día un ci­ga­rri­llo. Pe­ro eso no im­pi­dió que con el pa­so de los me­ses se enamo­ra­sen. «Creo que de­be­ría­mos sa­lir», le es­pe­tó Ba­rack. «¿Có­mo?, ¿tú y yo? Ya te he di­cho que no quie­ro sa­lir con na­die. Y ade­más soy tu orien­ta­do­ra», res­pon­dió ella. Él, co­mo siem­pre, son­rió: «Co­mo si eso con­ta­ra. No eres mi je­fa. Y eres bas­tan­te mo­na». Así em­pe­zó una re­la­ción que se­lla­ron con una bo­da pa­ra la que ella tu­vo que con­ven­cer­le, ya que él no te­nía nin­gu­na pri­sa. «Bueno, es­pe­ro que con es­to te ca­lles», le di­jo so­ca­rrón des­pués de sor­pren­der­la con el ani­llo de com­pro­mi­so tras dis­cu­tir con ella en el res­tau­ran­te ha­cién­do­le creer que, de­fi­ni­ti­va­men­te, no ha­bría bo­da.

Des­pués lle­ga­ron Ma­lia y Sas­ha con sen­dos tra­ta­mien­tos de fer­ti­li­dad y, más tar­de, un in­ci­so en el que acu­die­ron a te­ra­pia de pa­re­ja pa­ra unir­se to­da­vía más an­te la can­di­da­tu­ra de Ba­rack, su vic­to­ria y su en­tra­da en la Ca­sa Blan­ca, «lo más pa­re­ci­do a un ho­tel de lu­jo, pe­ro en el que los úni­cos hués­pe­des sois tú y tu fa­mi­lia», ma­ti­za. Y aquí en­tra su ma­dre, Ma­rian, el pi­lar fun­da­men­tal an­te sus au­sen­cias y via­jes ofi­cia­les. Pe­ro en las pá­gi­nas de Mi his­to­ria se per­fi­la to­da­vía más: «He si­do es­tu­dian­te ne­gra de cla­se tra­ba­ja­do­ra en una ele­gan­te uni­ver­si­dad cu­yo alum­na­do es ma­yo­ri­ta­ria­men­te blan­co. He si­do la úni­ca mu­jer, la úni­ca afro­ame­ri­ca­na, en lu­ga­res de to­do ti­po. He si­do no­via, ma­dre pri­me­ri­za es­tre­sa­da e hi­ja des­ga­rra­da por la tris­te­za [su pa­dre mu­rió por una es­cle­ro­sis múl­ti­ple que le fue de­ge­ne­ran­do a lo lar­go de los años]. Y has­ta ha­ce po­co fui la pri-

me­ra da­ma de Es­ta­dos Uni­dos».

Mi­che­lle pa­só ca­si to­da su in­fan­cia oyen­do el so­ni­do del es­fuer­zo. Y no le que­dó más re­me­dio que en­ten­der que el co­lor de su piel le ha­cía vul­ne­ra­ble, co­mo el día que una pri­ma le­ja­na le pre­gun­tó por qué ha­bla­ba co­mo una ni­ña blan­ca, o cuan­do a su her­mano Craig lo de­tu­vo la po­li­cía tras es­tre­nar su bi­ci­cle­ta nue­va, por­que era im­pen­sa­ble que un ne­gro se la hu­bie­se com­pra­do de for­ma hon­ra­da sin ro­bar­la. Tam­bién cuan­do la orien­ta­do­ra uni­ver­si­ta­ria le di­jo que du­da­ba de si da­ría la ta­lla pa­ra Prin­ce­ton. Y de su res­pues­ta men­tal, na­ció su le­ma: «Te vas a en­te­rar». Y nos en­te­ra­mos to­dos.

«Cuan­do to­do ter­mi­na, cuan­do sa­les por úl­ti­ma vez de la di­rec­ción más fa­mo­sa del mun­do, en mu­chos sen­ti­dos tie­nes que en­con­trar­te otra vez a ti mis­mo». Y en eso es­tá, dis­fru­tan­do de po­der abrir de nue­vo las ven­ta­nas y de sa­lir des­cal­za al cés­ped de su por­che sin cau­sar re­vue­lo. Mi­che­lle si­gue sien­do la de siem­pre.

SU HIS­TO­RIA Sus me­mo­rias es­tán sien­do un éxi­to. Un to­tal de 34 paí­ses es­tán de­vo­ran­do sus 523 pá­gi­nas, fá­ci­les de leer y re­ple­tas de su chis­pa y sen­ti­do del hu­mor ca­rac­te­rís­ti­cos.

ÁL­BUM DE FO­TOS En mi­tad del li­bro, hay un pe­que­ño ál­bum de fo­tos en­tre las que apa­re­cen una de su bo­da, otra de Mi­che­lle en Prin­ce­ton y otra de la jo­ven pa­re­ja en el apar­ta­men­to que com­par­tían de no­vios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.