«Trump es­tá mo­ral­men­te in­ca­pa­ci­ta­do pa­ra ser pre­si­den­te de EE.UU.»

El ex­di­rec­tor del FBI di­ce que es un men­ti­ro­so que tra­ta a las mu­je­res co­mo tro­zos de car­ne

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Portada - ADRIANA REY NUE­VA YORK / CORRESPONSAL

La con­tien­da en­tre el pre­si­den­te de EE.UU. y el ex­di­rec­tor del FBI es ca­da vez más agre­si­va. Des­pués de ca­si un año en si­len­cio, Ja­mes Co­mey vol­vió a po­ner­se de­lan­te de los fo­cos pa­ra des­en­mas­ca­rar a Do­nald Trump. Lo hi­zo, de he­cho, co­mo al neo­yor­quino le gus­ta. En pri­me ti­me y an­te los mi­cró­fo­nos de uno de los pro­gra­mas más vis­tos del país, di­ri­gi­do por el fa­mo­so pre­sen­ta­dor Geor­ge Step­ha­no­pou­los. «No creo que es­té mé­di­ca­men­te in­ca­pa­ci­ta­do pa­ra ser pre­si­den­te, creo que Trump es­tá mo­ral­men­te in­ca­pa­ci­ta­do», di­jo Co­mey sin ti­tu­bear.

La en­tre­vis­ta mar­có el arran­que de la pro­mo­ción de su li­bro A Hig­her Lo­yalty: Truth, Lies and Lea­ders­hip (Una leal­tad ma­yor: Ver­dad, men­ti­ras y li­de­raz­go), don­de cuen­ta as­pec­tos de su ca­rre­ra y los he­chos que lo lle­va­ron a ser des­pe­di­do co­mo je­fe del FBI jus­to cuan­do li­de­ra­ba la in­ves­ti­ga­ción so­bre la in­je­ren­cia ru­sa y los víncu­los en­tre el Krem­lin y la cam­pa­ña del mag­na­te, el ya cé­le­bre Ru­sia­ga­te.

An­te mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res, Co­mey vol­vió a pre­sen­tar a Trump co­mo un men­ti­ro­so que tra­ta a las mu­je­res co­mo «pe­da­zos de car­ne» y com­pa­ran­do de nue­vo su ges­tión con el mo­dus ope­ran­di de los ma­fio­sos que per­si­guió en su eta­pa co­mo fis­cal fe­de­ral de Nue­va York. Co­mey di­jo ade­más que «es po­si­ble» que los ru­sos ten­gan ma­te­rial com­pro­me­te­dor que pue­dan usar pa­ra ex­tor­sio­nar al pre­si­den­te (en re­la­ción a su su­pues­to en­cuen­tro

con pros­ti­tu­tas en Mos­cú), una reite­ra­ción que sir­vió pa­ra alen­tar el con­tra­ata­que del mag­na­te. «Han co­me­ti­do mu­chos de­li­tos», acu­só Trump en Twit­ter se­ña­lan­do a Co­mey y su ex­nú­me­ro dos, An­drew McCa­be. Días an­tes, el pre­si­den­te ya ha­bía he­cho sal­tar por los ai­res cual­quier ápi­ce de mo­de­ra­ción, ata­can­do tam­bién al fis­cal es­pe­cial del ca­so, Ro­bert Mue­ller y al fis­cal ge­ne­ral ad­jun­to y su­per­vi­sor del Ru­sia­ga­te, Rod Ro­sens­tein, alimen- tan­do así los ru­mo­res so­bre po­si­bles des­pi­dos. Tras me­ses en la cuer­da flo­ja, ca­da vez son más las vo­ces que pi­den al Con­gre­so que se pre­pa­re pa­ra lo peor. «Lo que pa­re­ce aho­ra un es­pec­tácu­lo po­lí­ti­co se­cun­da­rio, pue­de con­ver­tir­se ins­tan­tá­nea­men­te en una cri­sis cons­ti­tu­cio­nal», aler­tó ayer The New York Ti­mes.

Au­dien­cia de Cohen

Al mis­mo tiem­po que Trump se asen­ta­ba en su man­sión de Mar-a-La­go pa­ra re­ci­bir hoy al pri­mer mi­nis­tro de Ja­pón, Shin­zo Abe, su equi­po le­gal en la Ca­sa Blan­ca con­ti­nuó tra­ba­jan­do pa­ra ga­ran­ti­zar que los re­cien­tes re­gis­tros en la ofi­ci­na de su abo­ga­do, Mi­chael Cohen, no per­ju­di­can al pre­si­den­te en su es­tra­te­gia de de­fen­sa en sus nu­me­ro­sos fren­tes abier­tos. Así, el equi­po le­gal pi­dió a un juez fe­de­ral po­der ac­ce­der a las co­pias de to­dos los ma­te­ria­les in­cau­ta­dos a Cohen y en­tre los que es­ta­rían unas gra­ba­cio­nes en­tre el le­tra­do y dos de las mu­je­res que di­cen ha­ber man­te­ni­do una aven­tu­ra con el man­da­ta­rio es­ta­dou­ni­den­se. Una de ellas, la ac­triz porno Stormy Da­niels, acu­dió ayer a la au­dien­cia de Cohen en la cor­te de Nue­va York.

«Es po­si­ble que los ru­sos ten­gan ma­te­rial com­pro­me­te­dor pa­ra ex­tor­sio­nar­lo»

«Es un de­lin­cuen­te», se que­jó en re­des el man­da­ta­rio an­te el éxi­to de au­dien­cia de su an­ti­guo em­plea­do

JIM LO SCALZO EFE

Co­mey com­pa­ró a Trump con los ma­fio­sos de sus peo­res años en Nue­va York.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.