Los alum­nos de la Rey Juan Car­los se sien­ten víc­ti­mas del ca­so Ci­fuen­tes

Es­tán con­ven­ci­dos de que hay prác­ti­cas pa­re­ci­das en to­das las uni­ver­si­da­des

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Portada - FRAN BALADO

El te­rre­mo­to Ci­fuen­tes ha sa­cu­di­do con fuer­za. Su on­da ex­pan­si­va ya tie­ne con­se­cuen­cias más allá de la po­lí­ti­ca. La lu­pa es­tá so­bre la Rey Juan Car­los (URJC), pe­ro en pa­ra­le­lo se ha abier­to un de­ba­te so­bre la sa­lud del sis­te­ma uni­ver­si­ta­rio. Los es­tu­dian­tes de la URJC de­nun­cian que los ca­sos de en­chu­fis­mo y clien­te­lis­mo no son ex­clu­si­vos de es­te cen­tro.

Pa­san unos mi­nu­tos de las nue­ve y en la lí­nea nue­ve del me­tro prác­ti­ca­men­te so­lo via­jan uni­ver­si­ta­rios ha­cia el cam­pus de Vi­cál­va­ro, en don­de se lo­ca­li­za el epi­cen­tro del te­rre­mo­to. Aun­que pa­re­ce que no las ha fre­cuen­ta­do mu­cho, aquí es­tán las au­las en las que se im­par­tía el más­ter de Ci­fuen­tes. Y aquí ase­gu­ra ha­ber de­fen­di­do su tra­ba­jo de fin de cur­so, que si­gue sin apa­re­cer. Pe­ga­da a una de las bo­ca­nas del me­tro se en­cuen­tra el an­ti­guo cuar­tel de ar­ti­lle­ría que aco­ge las fa­cul­ta­des. En el pa­tio in­te­rior so­lo hay un es­tu­dian­te. Justifica así la po­ca ac­ti­vi­dad del mo­men­to: «Es lu­nes, y el que ha ma­dru­ga­do es pa­ra ir a cla­se. Ade­más, hay mu­cha gen­te de prác­ti­cas», di­ce. La

ca­fe­te­ría es­tá va­cía. So­lo dos me­sas ocu­pa­das por alum­nos que no suel­tan el mó­vil mien­tras mo­jan el crua­sán en ca­fé. El sol ga­na te­rreno en el pa­tio. Ca­da vez apa­re­cen más alum­nos en bus­ca de sus ra­yos, al fin, pri­ma­ve­ra­les.

Dos de ellos lían un ci­ga­rri­llo cuan­do se les acer­ca un ter­ce­ro, in­quie­to, en bus­ca de fue­go. Es Ja­vier Gon­zá­lez, un ve­te­rano, que ad­mi­te «ma­les­tar» en­tre el alum­na­do. Va en la mis­ma lí­nea que Bruno, na­tu­ral de Baio­na, que se pre­sen­ta son­rien­te con un «bos días». Tie­ne me­dia ho­ra en­tre cla­se y cla­se. Di­ce

que él es muy apli­ca­do y, por tan­to, que no le afec­ta­rá la pér­di­da de pres­ti­gio del cen­tro cuan­do bus­que sa­li­da en el mer­ca­do la­bo­ral. No es­tá se­gu­ro del fu­tu­ro de al­guno de sus com­pa­ñe­ros. Ad­mi­te que el nom­bre de la URJC es­tá man­cha­do y que en con­se­cuen­cia, cual­quier alumno con el ba­chi­ller re­cién ter­mi­na­do, «pre­fe­ri­rá otra uni­ver­si­dad». Ade­más, de­nun­cia el fra­ca­so del Plan Bo­lo­nia. «En cla­se éra­mos 20 de cien­to y pi­co ma­tri­cu­la­dos», afir­ma. ¿Pe­ro no es obli­ga­to­ria la asis­ten­cia? «Pues no pa­re­ce», di­ce so­ca­rrón.

Ce­lia Va­ro­na es por­ta­voz del Con­ce­jo de Es­tu­dian­tes In­de­pen­dien­te, una de las pla­ta­for­mas que im­pul­só las ma­ni­fes­ta­cio­nes con­tra Ci­fuen­tes. «Es­tá tar­dan­do en di­mi­tir. Ella, y to­do el fun­cio­na­ria­do que ha te­ni­do que ver», de­nun­cia. En el mis­mo ban­co es­tá su com­pa­ñe­ro Mar­ce­lo Bra­ge (Fe­rrol), que la apo­ya sin fi­su­ras exi­gien­do la sa­li­da «de to­do el equi­po del rec­to­ra­do». Ce­lia con­si­de­ra que el ca­so se ha da­do aquí, pe­ro cree que po­dría su­ce­der en cual­quier otra uni­ver­si­dad. «Es un pro­ble­ma es­truc­tu­ral; la co­rrup­ción afec­ta a las uni­ver­si­da­des de to­do el Es­ta­do, el sis­te­ma edu­ca­ti­vo pú­bli­co es­tá po­dri­do», la­men­ta.

La lu­cen­se Car­men Gar­cía tam­bién cree que no es un ca­so ais­la­do. «Es­toy se­gu­ra de que pa­sa en otras uni­ver­si­da­des, hay que mi­rar qué es­tá fa­llan­do», la­men­ta, cons­cien­te de que los alum­nos son las úni­cas «víc­ti­mas» de to­do es­te es­cán­da­lo, los que van a sa­lir peor pa­ra­dos.

Los pro­fe­so­res aca­tan la ley del si­len­cio im­pues­ta por la di­rec­ción. Ni uno so­lo quie­re ha­blar con la gra­ba­do­ra en­cen­di­da, aun­que en pri­va­do ad­mi­ten su ma­les­tar y su in­dig­na­ción.

FO­TOS: BE­NI­TO ORDÓÑEZ

Es­tu­dian­tes en el cam­pus de Vi­cál­va­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.