Así de­be­ría ser el mon­te ideal en Ga­li­cia

La or­de­na­ción es esen­cial pa­ra evi­tar fue­gos y apro­ve­char los re­cur­sos, des­de la ma­de­ra has­ta los pas­tos o las cas­ta­ñas

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - A Fondo - XURXO MEL­CHOR

Un mon­te ideal en Ga­li­cia de­be di­se­ñar­se con la vis­ta pues­ta en dos ob­je­ti­vos es­tra­té­gi­cos: evi­tar los in­cen­dios y fa­ci­li­tar su ex­tin­ción y com­pa­ti­bi­li­zar el apro­ve­cha­mien­to eco­nó­mi­co de los re­cur­sos, que no se li­mi­tan a la pro­duc­ción de ma­de­ra, pues hay que re­ser­var zo­nas de pas­tos pa­ra los ga­na­de­ros o po­ten­ciar pro­duc­tos de gran va­lor co­mo la cas­ta­ña o las se­tas. To­do des­de un en­fo­que sos­te­ni­ble que per­mi­ta la pre­ser­va­ción del mon­te des­de el pun­to de vis­ta tan­to am­bien­tal co­mo eco­nó­mi­co y so­cial.

RES­PE­TO A LAS DIS­TAN­CIAS Ve­ge­ta­ción en torno a los nú­cleos de po­bla­ción.

Una asig­na­tu­ra pen­dien­te es com­ba­tir el nu­lo cum­pli­mien­to de la ley que re­gu­la las dis­tan­cias que de­be ha­ber en­tre los nú­cleos de po­bla­ción y las zo­nas ar­bo­la­das. La nor­ma­ti­va es­ta­ble­ce una fran­ja de 50 metros. En ca­sas ais­la­das, en los pri­me­ros diez metros no pue­de ha­ber ni ma­le­za ni ár­bo­les y has­ta los 30 metros es­tán prohi­bi­dos los pi­nos, eu­ca­lip­tos y aca­cias. En el tra­mo en­tre 30 y 50 metros los ár­bo­les de­ben es­tar se­pa­ra­dos por al me­nos sie­te metros. En cuan­to a vi­llas y al­deas, la exi­gen­cia es ma­yor. A me­nos de 30 metros de las vi­vien­das no de­be ha­ber ni ma­le­za ni es­pe­cies de rá­pi­da com­bus­tión. De los 30 a los 50 metros los ár­bo­les de­ben es­tar a sie­te metros de dis­tan­cia unos de otros pa­ra di­fi­cul­tar la pro­pa­ga­ción de las lla­mas.

ZO­NAS LIM­PIAS Ríos, ca­rre­te­ras, vías del tren y ten­di­dos eléc­tri­cos.

La Lei de Mon­tes re­gu­la las dis­tan­cias sin ár­bo­les en torno a in­fra­es­truc­tu­ras, con el mis­mo fin de es­ta­ble­cer dis­con­ti­nui­da­des de ve­ge­ta­ción vi­ta­les en la lu­cha con­tra los in­cen­dios. En los cau­ces flu­via­les de más de dos metros de ancho no pue­de ha­ber pi­nos, eu­ca­lip­tos ni aca­cias a me­nos de 15 metros de dis­tan­cia ni fron­do­sas a me­nos de cin­co. Jun­to a las ca­rre­te­ras, au­to­vías o lí­neas fé­rreas no pue­de ha­ber fron­do­sas a me­nos de cin­co metros ni ár­bo­les de com­bus­tión rá­pi­da a me­nos de diez, la mis­ma dis­tan­cia de pro­tec­ción que se es­ta­ble­ce pa­ra las zo­nas de pas­tos y cul­ti­vos. Tam­bién es fun­da­men­tal

que las zo­nas ane­xas a ten­di­dos eléc­tri­cos o pis­tas es­tén li­bres y ac­túen co­mo cor­ta­fue­gos.

SE­LEC­CIÓN DE ES­PE­CIES Es­co­ger bien los ár­bo­les pa­ra ma­xi­mi­zar el be­ne­fi­cio.

Un mon­te bien or­de­na­do de­be prio­ri­zar unas es­pe­cies so­bre otras en fun­ción del te­rreno. Aque­llos que sean ap­tos y que cuen­ten con al me­nos una hec­tá­rea de­be­rían de­di­car­se a sou­tos pro­duc­to­res de cas­ta­ña, con variedades ga­lle­gas, ya que tie­nen una al­ta ren­ta­bi­li­dad y son de gran va­lor am­bien­tal. Las otras dos es­pe­cies de ma­yor va­lor eco­nó­mi­co (pino y eu­ca­lip­to) tam­bién tie­nen im­por­tan­cia en la or­de­na­ción ideal del mon­te ga­lle­go, pe­ro de­ben es­tar bien ges­tio­na­das, con una sil­vi­cul­tu­ra ade­cua­da que ga­ran­ti­ce su apro­ve­cha­mien­to e im­pi­da el aban­dono.

PRADOS Un re­cur­so vi­tal pa­ra la ga­na­de­ría.

La or­de­na­ción del te­rreno de­be re­ser­var es­pa­cio pa­ra pas­tos, que son vi­ta­les pa­ra un sec­tor eco­nó­mi­co tan im­por­tan­te en Ga­li­cia co­mo la ga­na­de­ría.

ZO­NAS DE PEN­DIEN­TE Es­pa­cios que más rá­pi­do pro­pa­gan el fue­go.

Las pen­dien­tes son zo­nas de es­pe­cial ne­ce­si­dad de or­de­na­ción, pues fa­ci­li­tan la pro­pa­ga­ción del fue­go. Por ello, ade­más de crear zo­nas li­bres, es acon­se­ja­ble que so­lo ha­ya es­pe­cies ca­du­ci­fo­lias.

SER­VI­CIOS Pis­tas fo­res­ta­les, pun­tos de agua y de­pó­si­tos de ma­de­ra.

El mon­te ideal de­be con­tar con pis­tas en buen es­ta­do, con las cu­ne­tas lim­pias y sin ár­bo­les pe­ga­dos a ellas. Ac­túan de cor­ta­fue­gos y fa­ci­li­tan el ac­ce­so de los me­dios de ex­tin­ción. Y son una in­fra­es­truc­tu­ra esen­cial pa­ra trans­por­tar la ma­de­ra de las ta­las, que de­be­rían po­der al­ma­ce­nar­se en zo­nas de pra­do re­ser­va­das pa­ra ello pa­ra evi­tar su acu­mu­la­ción en pis­tas y cu­ne­tas.

PRO­YEC­TOS Y SELLOS Or­de­na­ción en vi­gor y cer­ti­fi­ca­cio­nes.

El mon­te de­be­ría con­tar con un pro­yec­to de or­de­na­ción en vi­gor y al me­nos un se­llo in­ter­na­cio­nal. Dos son los prin­ci­pa­les, el PEFC de la Aso­cia­ción pa­ra la Cer­ti­fi­ca­ción Es­pa­ño­la Fo­res­tal y el de la FSC (Fo­rest Ste­wards­hip Coun­cil).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.