Po­de­mos pro­te­ge a Pau­la Quin­tei­ro, mien­tras si­gue ata­can­do a Luís Vi­lla­res

Car­men San­tos ase­gu­ra que el ca­so Mer­lo no tie­ne na­da que ver con el de la dipu­tada

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - SUSANA LUAÑA

San­tos cues­tio­na a los ins­cri­tos de En Ma­rea: «Eran on­ce mil e ago­ra son dous mil»

La se­cre­ta­ria xe­ral de Po­de­mos Ga­li­cia no ha al­te­ra­do un ápi­ce su pos­tu­ra en torno al in­ci­den­te que tu­vo ha­ce un mes la dipu­tada Pau­la Quin­tei­ro con la Po­li­cía Lo­cal de San­tia­go. Ni si­quie­ra la di­mi­sión de su com­pa­ñe­ro de fi­las y nú­me­ro dos del par­ti­do mo­ra­do en Ga­li­cia por fi­gu­rar en su cu­rrícu­lo co­mo in­ge­nie­ro, cuan­do no lo es, ha mo­di­fi­ca­do su dis­cur­so. Car­men San­tos in­sis­te en que si Quin­tei­ro de­be di­mi­tir o no es una cues­tión «per­soal», mien­tras que el ca­so de Luis Mer­lo se justifica en que Po­de­mos no va a ser «a ar­ma do PP pa­ra ta­par as súas ver­go­ñas». A su re­gre­so de Ma­drid, don­de par­ti­ci­pa­ba en una reunión del par­ti­do mo­ra­do, reite­ró que el vier­nes ha­bía si­do un día «tu­mul­tuo­so e tris­te» y agra­de­cía la «ho­nes­ti­da­de e va­len­tía» de Mer­lo, al que pu­so co­mo ejem­plo fren­te a los ca­sos que tras­cen­die­ron del PP. Ase­gu­ró que a Mer­lo no se le ha­bía pe­di­do la di­mi­sión, pe­ro re­co­no­ció que Po­de­mos apues­ta por Íñigo Erre­jón pa­ra pre­si­dir la Co­mu­ni­dad de Ma­drid. «Te­mos que de­mos­trar que so­mos dis­tin­tos», por tan­to, aun­que sea a cos­ta de dar pa­sos «in­xus­tos».

San­tos re­co­no­ció la la­bor de Mer­lo al fren­te de la se­cre­ta­ría de or­ga­ni­za­ción, pe­ro, si bien di­jo que el su­yo era un tra­ba­jo muy «va­lio­so», acla­ró que el ex­dipu­tado se­gui­ría vin­cu­la­do a Po­de­mos y que las fun­cio­nes que se ha­cían en la se­cre­ta­ría de or­ga­ni­za­ción es­ta­ban a car­go de un

equi­po, por lo que el re­le­vo no iba a ser trau­má­ti­co. «Eu te­ño va­rios no­mes na ca­be­za», in­di­có so­bre su sus­ti­tu­to, pe­ro se­rá el con­se­llo ci­da­dán au­to­nó­mi­co, que se re­uni­rá en los pró­xi­mos días, el que abor­de la cues­tión.

San­tos no qui­so re­la­cio­nar el ca­so Mer­lo con el ca­so Quin­tei­ro. «Non vou va­lo­rar iso: as di­mi­sións son per­soais e un ca­so é dis­tin­to do ou­tro». Pe­ro in­sis­tió en que no es­ta­ba de acuer­do en có­mo En Ma­rea ges­tio­na­ba la cri­sis y arre­me­tió una vez más con­tra Vi­lla­res por po­ner en evi­den­cia a Quin­tei­ro fren­te a la di­mi­sión de Mer­lo y por man­te­ner su in­ten­ción de con­sul­tar a las ba­ses. Ade­más de cues­tio­nar que el re­gla­men­to de En Ma­rea pa­ra es­te ti­po de con­sul­tas fue­se vá­li­do pa­ra un re­vo­ca­to­rio, San­tos tam­bién

pu­so en du­da la va­li­dez de la opi­nión de los ins­cri­tos, por­que cuan­do se fun­dó En Ma­rea pa­ra las au­to­nó­mi­cas eran en torno a on­ce mil «e ago­ra son so­bre dous mil». «On­de es­tán os ou­tros no­ve mil?», se pre­gun­tó. Re­cor­dó que el gru­po par­la­men­ta­rio ha­bía de­ci­di­do abrir­le a la dipu­tada un ex­pe­dien­te in­for­ma­ti­vo y que eso de­be­ría ha­ber si­do to­do. «Is­to ti­ña que es­tar re­sol­to en 48 ho­ras». «Non en­ten­do as de­cla­ra­cións de Luís [Vi­lla­res], non me en­tra, na ca­be­za», aña­dió.

Vi­lla­res, en cam­bio, sí re­la­cio­nó los dos ca­sos al en­ten­der que tan­to Mer­lo co­mo Her­mi­da — si­guien­te en la lis­ta de En Ma­rea que ya anun­ció que re­nun­cia­ba al es­ca­ño— «dei­xa­ron moi al­ta a éti­ca de En Ma­rea» fren­te a la del PP. No qui­so com­pa­rar el ca­so Mer­lo con el de Ci­fuen­tes por­que en­ten­dió que en el se­gun­do ha­bía «in­di­cios de de­li­to», pe­ro sí con cu­rrícu­los en­gor­da­dos de car­gos del PP en Mos y Ou­ren­se que que­da­ron im­pu­nes. «A ci­da­da­nía ten que ver co­mo se com­por­ta ca­da­quén», sub­ra­yó.

El re­le­vo de Mer­lo es­tá en mar­cha, pe­ro no se­rá in­me­dia­to. Si bien ayer el ya ex­dipu­tado en­tre­gó sus cre­den­cia­les, to­da­vía no se sa­be si se­rá Ju­lia To­rre­gro­sa, la si­guien­te en la lis­ta tras Her­mi­da, quien lo sus­ti­tu­ya.

SANDRA ALONSO

Luis Mer­lo acom­pa­ñó a Car­men San­tos tras en­tre­gar sus cre­den­cia­les en el Par­la­men­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.