In­ves­ti­gan si un de­te­ni­do en Vi­go por abu­sar de su no­via de 14 años la for­zó a pros­ti­tuir­se

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - E. V. PI­TA

La Po­li­cía Na­cio­nal de Vi­go de­tu­vo es­te fin de se­ma­na a un adul­to sos­pe­cho­so de abu­sar se­xual­men­te de su no­via de 14 años. Aun­que es­ta hu­bie­se otor­ga­do su con­sen­ti­mien­to pa­ra man­te­ner ta­les re­la­cio­nes, la ley la con­si­de­ra una per­so­na vul­ne­ra­ble a cau­sa de su mi­no­ría de edad y en­tien­de que hay abu­so por par­te del adul­to. Legalmente, tras una re­for­ma, en Es­pa­ña la edad mí­ni­ma pa­ra con­sen­tir re­la­cio­nes se­xua­les es de 16 años. El de­te­ni­do al pa­re­cer es un va­rón ex­tran­je­ro.

La po­li­cía es­tá in­ves­ti­gan­do unas imá­ge­nes de ví­deo de con­te­ni­do apa­ren­te­men­te por­no­grá­fi­co que en­con­tra­ron en po­der de la pa­re­ja. Los ex­per­tos quie­ren de­ter­mi­nar si la ado­les­cen­te apa­re­ce en imá­ge­nes por­no­grá­fi­cas en las que, se­gún los pri­me­ros exá­me­nes, in­ter­vi­nie­ron uno o más adul­tos. Se sos­pe­cha que la me­nor pu­do ha­ber si­do in­du­ci­da por el hom­bre a par­ti­ci­par en esas se­sio­nes, po­si­ble­men­te pa­ra ob­te­ner un lu­cro eco­nó­mi­co.

To­do apun­ta a que la po­li­cía en­tre­ga­rá hoy al arres­ta­do al Juz­ga­do de Ins­truc­ción nú­me­ro 3 de Vi­go, en fun­cio­nes de guar­dia, pa­ra que res­pon­da, co­mo mí­ni­mo, de un su­pues­to de­li­to de abu­so se­xual. En fun­ción de lo que des­cu­bra la in­ves­ti­ga­ción, tam­bién se le po­dría atri­buir un de­li­to de pro­duc­ción y di­fu­sión de por­no­gra­fía in­fan­til e in­clu­so otro por in­du­cir a una me­nor a ejer­cer la pros­ti­tu­ción. Eso se de­ter­mi­na­rá hoy mis­mo.

El ca­so fue de­tec­ta­do en el Hos­pi­tal Ál­va­ro Cun­quei­ro, de Vi­go, el sá­ba­do por la no­che, cuan­do la me­nor acu­dió a so­li­ci­tar ayu­da por­que se sen­tía mal. Al pa­re­cer, los mé­di­cos ob­ser­va­ron sig­nos de que pue­die­ra es­tar ba­jo la in­fluen­cia de los efec­tos del con­su­mo de sus­tan­cias. In­me­dia­ta­men­te, fo­ren­ses del Imel­ga de Vi­go se tras­la­da­ron al cen­tro sa­ni­ta­rio pa­ra ex­plo­rar a la ado­les­cen­te y eva­luar su es­ta­do.

En las úl­ti­mas ho­ras, la me­nor se­guía in­gre­sa­da en el hos­pi­tal pa­ra eva­luar su es­ta­do psí­qui­co y psi­co­ló­gi­co a fin de de­ter­mi­nar si su­fre al­gún ti­po de da­ño o se­cue­la.

Por los da­tos que han tras­cen­di­do, to­do apun­ta a que usa­ron la téc­ni­ca del la­tin lo­ver, en la que un atrac­ti­vo adul­to se­du­ce a una jo­ven y lue­go re­clu­ta a la enamo­ra­da pa­ra que ejer­za la pros­ti­tu­ción. VI­GO / LA VOZ

La Po­li­cía Na­cio­nal de Vi­go si­guió a fi­na­les del 2017 una pis­ta en Sui­za so­bre el pa­ra­de­ro del car­pin­te­ro vi­gués Jo­sé Ma­nuel Cos­tas Es­té­vez, uno de los dos es­pa­ño­les que fi­gu­ran en la lis­ta de los 57 eu­ro­peos más bus­ca­dos por la Eu­ro­pol. El lí­der de Las 5 Jo­tas se fu­gó en ju­lio del 2016, unos días an­tes de te­ner que in­gre­sar en la pri­sión de A La­ma pa­ra cum­plir seis años de con­de­na por ha­cer fac­tu­ras fal­sas pa­ra 200 em­pre­sas por va­lor de 150 mi­llo­nes y ge­ne­rar un frau­de fis­cal de 11 mi­llo­nes, el ma­yor de la historia de Ga­li­cia. Siem­pre se es­pe­cu­ló con que Cos­tas po­día es­tar ocul­to en Por­tu­gal, por la cer­ca­nía de la raia, en Ru­ma­nía, don­de tie­ne alle­ga­dos y mu­chos exem­plea­dos, o en el Ca­ri­be.

Otra pis­ta nue­va, lan­za­da por la te­le­vi­sión Sky News el pasado sep­tiem­bre, si­túa a Cos­tas en ma­yo del 2017 to­man­do un ca­fé ex­pre­so en la te­rra­za de un bar del la­go de la ciu­dad de Gi­ne­bra en com­pa­ñía del pró­fu­go más fa­mo­so de In­gla­te­rra, Con­man Mark Ac­klom. Se tra­ta de un es­ta­fa­dor con­de­na­do por ro­bar ca­si un mi­llón de li­bras a una bri­tá­ni­ca a la que se­du­jo. Ac­klom ha­bla es­pa­ñol y fre­cuen­ta la Cos­ta del Sol. Ca­sual­men­te, Sky News di­ce que, en abril del 2014, el ti­ma­dor in­glés ob­tu­vo en Zú­rich un pa­sa­por­te con una iden­ti­dad fal­sa que le per­mi­tía re­si­dir en el país.

La pis­ta lle­gó a la co­mi­sa­ría de Vi­go cuan­do, ha­ce más de me­dio año, una pe­rio­dis­ta por­tu­gue­sa de la ca­de­na bri­tá­ni­ca Sky News con­tac­tó con los in­ves­ti­ga­do­res ga­lle­gos pa­ra des­ve­lar­les in­for­ma­ción con­fi­den­cial. Al pa­re­cer, un de­tec­ti­ve ha­bía iden­ti­fi­ca­do a Cos­tas en una fo­to en el la­go de Gi­ne­bra, en la fron­te­ra hel­vé­ti­ca con Fran­cia, jun­to con Ac­klom. Dos de los pró­fu­gos más bus­ca­dos de Europa to­man­do tran­qui­la­men­te un ca­fé en Sui­za, ya que po­dían via­jar li­bre­men­te por la Europa con­ti­nen­tal. El in­ves­ti­ga­dor pri­va­do iden­ti­fi­có al hom­bre de la fo­to co­mo el car­pin­te­ro vi­gués. Tie­ne cier­to pa­re­ci­do ,pe­ro pa­re­ce ave­jen­ta­do, fla­co y vis­te ame­ri­ca­na, pren­da que Cos­tas ape­nas usa­ba por­que pre­fie­re ves­tir de ma­ne­ra in­for­mal. Hay coin­ci­den­cias en la fren­te, orejas y na­riz, pe­ro las ce­jas es­tán me­nos po­bla­das. Al­gu­nos co­no­ci­dos que lo tra­ta­ron des­car­tan que sea él.

A la po­li­cía la fo­to le ge­ne­ró las mis­mas du­das, pe­ro en­vió una co­mi­sión ro­ga­to­ria a las au­to­ri­da­des hel­vé­ti­cas pa­ra que in­ves­ti­ga­sen la su­pues­ta pre­sen­cia de Cos­tas Es­té­vez por el can­tón sui­zo. No ha­lla­ron ni ras­tro. La po­li­cía, a día de hoy, no con­si­de­ra la fo­to una pis­ta fal­sa, pe­ro tam­po­co tie­ne prue­bas que la ava­len.

El car­pin­te­ro, ve­cino de la pa­rro­quia se­mi­rru­ral de Ca­bral en Vi­go, tie­ne 51 años. El je­fe de la fá­bri­ca de ca­sas de ma­de­ra de Las 5 Jo­tas fi­gu­ra aho­ra, jun­to con el nar­co Die­go Mo­reno, co­mo uno de los dos es­pa­ño­les in­clui­dos en la lis­ta de los 57 eu­ro­peos más bus­ca­dos por la Eu­ro­pol. La tra­ma que di­ri­gía fun­cio­nó du­ran­te el bum del la­dri­llo. Usa­ba los car­nés de sus au­tó­no­mos ru­ma­nos pa­ra co­brar fac­tu­ras fal­sas y sa­car 300.000 eu­ros del ban­co me­ti­dos en bol­sas. Un ins­pec­tor de Ha­cien­da di­jo que su me­mo­ria es pro­di­gio­sa y lo re­cuer­da to­do.

Sky News si­tuó al vi­gués en el país hel­vé­ti­co ha­ce ca­si un año, pe­ro la po­li­cía no ve prue­bas

¿Es Cos­tas el hom­bre de la fo­to?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.