Un te­rre­mo­to atí­pi­co a 50 ki­ló­me­tros de la cos­ta

El seís­mo se re­gis­tró a una pro­fun­di­dad tres ve­ces ma­yor que la de los que se pro­du­cen en tie­rra

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - XAVIER FONSECA

La ac­ti­vi­dad sís­mi­ca en Ga­li­cia ha au­men­tan­do no­ta­ble­men­te du­ran­te los úl­ti­mos días. En so­lo 72 ho­ras se re­gis­tra­ron te­rre­mo­tos en O Car­ba­lli­ño, Ba­ra­lla, Gun­tín y Be­ce­rreá, aun­que nin­guno de ellos su­peró la mag­ni­tud tres. «La ac­ti­vi­dad sís­mi­ca se pro­du­ce cuan­do las pla­cas se mue­ven. Los mo­vi­mien­tos de las úl­ti­mas ho­ras tie­nen su ori­gen en el mo­vi­mien­to de la pla­ca eu­ro­asiá­ti­ca sub­du­cien­do (que en­tra por de­ba­jo) de la pla­ca ibé­ri­ca. Mien­tras Eu­ra­sia se co­lo­ca por de­ba­jo, la pe­nín­su­la ibé­ri­ca se ve for­za­da a le­van­tar­se. La di­ná­mi­ca pue­de man­te­ner­se, in­cre­men­tar­se o de­te­ner­se du­ran­te los pró­xi­mos días. Por aho­ra no hay da­tos que per­mi­tan avan­zar un pro­nós­ti­co», re­co­no­ce Vidal Ro­ma­ní, ca­te­drá­ti­co emé­ri­to de Geo­lo­gía en la Uni­ver­si­da­de da Co­ru­ña.

La ma­dru­ga­da del lu­nes la Tie­rra vol­vió a tem­blar. Lo hi­zo con más in­ten­si­dad, una mag­ni­tud de 3,5 en la es­ca­la de Rich­ter, y ade­más en la cor­te­za oceá­ni­ca, a unos 50 ki­ló­me­tros de la cos­ta ga­lle­ga. «No fue un te­rre­mo­to de­ma­sia­do in­ten­so co­mo pa­ra ge­ne­rar un ma­re­mo­to. Ni si­quie­ra pro­vo­có olas de pe­que­ño ta­ma­ño. Pa­ra que se pro­duz­ca un tsu­na­mi, el seís­mo tie­ne que su­pe­rar la mag­ni­tud 5», ex­pli­ca Jo­sé Be­ni­to, je­fe de ser­vi­cio del Ins­ti­tu­to Geo­grá­fi­co Na­cio­nal. Sin em­bar­go, el te­rre­mo­to que se pro­du­jo en el mar pre­sen­ta una par­ti­cu­la­ri­dad. Su hi­po­cen­tro es­ta­ba a unos 34 ki­ló­me­tros de pro­fun­di­dad, tres ve­ces ma­yor que la de los de­más, con­si­de­ra­dos mo­vi­mien­tos su­per­fi­cia­les, que no sue­len des­cen­der de los 12 ki­ló­me­tros. «Eso im­pli­ca re­ajus­tes de la pla­ca que sub­du­ce y no sim­ples mo­vi­mien­tos su­per­fi­cia­les»,

Seís­mos de­tec­ta­dos

aña­de Vidal Ro­ma­ní.

La po­si­bi­li­dad de que pue­da lle­gar una ola gi­gan­te ge­ne­ra­da por un te­rre­mo­to si­gue sien­do pe­que­ña. Ba­jo las aguas del Atlán­ti­co, al con­tra­rio que en otros océa­nos co­mo el Pa­cí­fi­co, no exis­te pre­sión en­tre las pla­cas tec­tó­ni­cas. «En el nor­te del océano las pla­cas se es­tán se­pa­ran­do y por ello hay me­nos ac­ti­vi­dad que en la zo­na sur, co­mo por ejem­plo en el gol­fo de Cá­diz, don­de en el pasado sí que se re­gis­tra­ron te­rre­mo­tos muy fuer­tes que pro­du­je­ron gran­des tsu­na­mis», di­ce Be­ni­to.

Pe­ro que la po­si­bi­li­dad sea ín­fi­ma no sig­ni­fi­ca que no pue­da ocu­rrir. Cer­ca de Ga­li­cia exis­ten fa­llas ac­ti­vas que se mue­ven de for­ma cons­tan­te y la cos­ta can­tá­bri­ca cuen­ta con la su­fi­cien­te pro­fun­di­dad co­mo pa­ra ge­ne­rar una de es­tas olas gi­gan­tes. «Si hu­bie­se un gran ma­re­mo­to, es­ta­ría an­ti­ci­pa­do por mo­vi­mien­tos en otras fa­llas aso­cia­das. Por ejem­plo, ten­drían que em­pe­zar a re­gis­trar­se mo­vi­mien­tos en As Pon­tes, des­li­za­mien­tos en San An­drés de Tei­xi­do o en la zo­na de Do­ni­ños-Co­vas. Con­ven­dría es­tar muy aten­tos du­ran­te los pró­xi­mos días a cual­quier des­li­za­mien­to en la zo­na con­ti­nen­tal en el nor­te, ya que pue­de con­si­de­rar­se co­mo un an­ti­ci­po de un po­si­ble ma­re­mo­to», re­co­mien­da Ro­ma­ní.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.