Co­lau y los fa­chas

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión - GON­ZA­LO BAREÑO

Que Ca­ta­lu­ña, una de las re­gio­nes más prós­pe­ras de Europa y un re­fe­ren­te cul­tu­ral de di­men­sión global ha­ya po­di­do lle­gar a ser go­ber­na­da por un per­so­na­je de te­beo, frí­vo­lo en lo po­lí­ti­co, sec­ta­rio en lo so­cial e in­te­lec­tual­men­te in­di­gen­te co­mo Car­les Puig­de­mont cons­ti­tu­ye un dra­ma que a los his­to­ria­do­res del fu­tu­ro les re­sul­ta­rá di­fí­cil ex­pli­car. Pe­ro si a esa tra­ge­dia po­lí­ti­ca se le su­ma el he­cho de que el des­tino de una gran ur­be co­mo Bar­ce­lo­na ha­ya que­da­do en ma­nos de una in­do­cu­men­ta­da co­mo Ada Co­lau, ha­brá que con­cluir que el in­for­tu­nio de los bar­ce­lo­ne­ses al­can­za ya las di­men­sio­nes de una pla­ga bí­bli­ca. Na­die po­drá de­cir, sin em­bar­go, que no es­ta­ba avi­sa­do de lo que se le ve­nía en­ci­ma, por­que, an­tes in­clu­so de ser ele­gi­da, la aho­ra al­cal­de­sa nos de­jó ya una mues­tra de su de­li­ran­te con­cep­to de la po­lí­ti­ca, que se mue­ve en­tre lo in­fan­til y lo gro­tes­co: «Si hay que des­obe­de­cer las le­yes que sean in­jus­tas, se des­obe­de­cen», avi­só.

Y es que en el mun­do de Co­lau, la ley y la éti­ca so­lo ri­gen pa­ra los de­más, nun­ca pa­ra los su­yos. Por eso, tan­to ella co­mo su se­gun­do, Ge­rar­do Pi­sa­re­llo, han co­lo­ca­do a sus pa­re­jas en car­gos con suel­dos pú­bli­cos. Y, por eso, a lo que Co­lau de­di­ca sus es­fuer­zos no es a me­jo­rar la vi­da de los bar­ce­lo­ne­ses, sino a re­ti­rar bus­tos del je­fe del Es­ta­do del salón de ple­nos, pro­mo­ver la ocu­pa­ción de vi­vien­das pri­va­das, boi­co­tear la de­sig­na­ción de Bar­ce­lo­na co­mo se­de de la Agen­cia Eu­ro­pea del Me­di­ca­men­to, car­gar­se el Mo­bi­le World Con­gress, ve­tar a po­li­cías y mi­li­ta­res en ac­tos pú­bli­cos, apo­yar a la cau­sa in­de­pen­den­tis­ta o cri­ti­car los jue­ces es­pa­ño­les.

Pa­re­cía di­fí­cil ba­tir se­me­jan­te ré­cord de es­tul­ti­cia y sec­ta­ris­mo, pe­ro Co­lau se ha su­pe­ra­do. La al­cal­de­sa ha re­ti­ra­do el nom­bre de la ca­lle Pas­cual Cer­ve­ra y To­pe­te, al­mi­ran­te de la Ar­ma­da es­pa­ño­la y hé­roe de la gue­rra de Cu­ba, pa­ra sus­ti­tuir­lo por el del ac­tor Pe­pe Ru­bia­nes. Pe­ro, no con­ten­ta con se­me­jan­te ar­bi­tra­rie­dad, pre­su­mió en la inau­gu­ra­ción de la rúa de ha­ber qui­ta­do «el nom­bre de un fa­cha a es­ta ca­lle». Ya se sa­be que en el mun­do de Co­lau to­do lo que sue­ne a mi­li­tar o a es­pa­ñol, y to­do el que no co­mul­gue con sus ideas, si es que tal co­sa exis­te, es un fas­cis­ta. Pe­ro ma­la­men­te po­dría ser un fas­cis­ta el al­mi­ran­te Cer­ve­ra, ya que fa­lle­ció en 1909, cuan­do ni si­quie­ra exis­tía el fas­cis­mo y el dictador Fran­co te­nía la tier­na edad de 11 años.

De­ta­lles sin im­por­tan­cia pa­ra Co­lau, por­que a sus ojos na­da te­nía que ha­cer el hé­roe de Cu­ba fren­te a Pe­pe Ru­bia­nes, na­ci­do en Vi­la­gar­cía de Arou­sa, Pon­te­ve­dra, que en una en­tre­vis­ta en TV3, pa­ga­da con di­ne­ro de to­dos los ca­ta­la­nes, in­clui­dos los no in­de­pen­den­tis­tas, que por cier­to son ma­yo­ría, nos de­jó es­ta agu­da re­fle­xión an­tes de fa­lle­cer en el 2009. «A mí, la uni­dad de Es­pa­ña me su­da la po­lla por de­lan­te y por de­trás. Que se me­tan a Es­pa­ña en el pu­to cu­lo, a ver si les ex­plo­ta den­tro y les que­dan los hue­vos col­gan­do del cam­pa­na­rio». Eso sí que es, pa­ra Co­lau, con­tri­buir a la paz, la con­cor­dia y el bien de to­dos los bar­ce­lo­ne­ses, y no las he­roi­cas ac­cio­nes mi­li­ta­res del al­mi­ran­te Cer­ve­ra y To­pe­te, ese fa­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.