La re­ba­ja fis­cal y su efec­to en Ga­li­cia

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión - FER­NAN­DO SAL­GA­DO

Al ojo de Ha­cien­da, bas­tan­te mio­pe a la ho­ra de pe­ne­trar en las gran­des bol­sas de frau­de, no se le es­ca­pa de­ta­lle cuan­do se po­sa so­bre las nó­mi­nas de asa­la­ria­dos y pen­sio­nis­tas. Co­mo es­te te­rreno lo co­no­ce co­mo la pal­ma de la mano, ayer nos an­ti­ci­pó el im­pac­to pre­vi­si­ble que ten­drá en ca­da pro­vin­cia la re­duc­ción del im­pues­to so­bre la ren­ta que fi­gu­ra en el pro­yec­to de Pre­su­pues­tos.

Con esa ma­te­ria pri­ma, me he pues­to a exa­mi­nar los efec­tos de la re­ba­ja en Ga­li­cia. Y no so­lo por egoís­mo —que tam­bién—, sino por­que, co­mo so­mos una co­mu­ni­dad de sa­la­rios re­cor­ta­dos y pen­sio­nes ra­quí­ti­cas, Ga­li­cia cons­ti­tu­ye un ba­re­mo idó­neo pa­ra me­dir la pro­gre­si­vi­dad o re­gre­si­vi­dad de cual­quier mo­di­fi­ca­ción fis­cal. Si Ga­li­cia sa­le be­ne­fi­cia­da en el re­par­to de go­lo­si­nas, po­de­mos afir­mar que la re­for­ma reduce las de­sigual­da­des de ren­ta. Si sa­le per­ju­di­ca­da, es se­gu­ro que las in­cre­men­ta. Va­ya­mos, pues, con los nú­me­ros.

La pro­yec­ta­da re­ba­ja del IRPF —ren­tas exen­tas has­ta 14.000 eu­ros anua­les, bo­ni­fi­ca­cio­nes pa­ra in­gre­sos in­fe­rio­res a 18.000— fa­vo­re­ce­rá a 268.580 ga­lle­gos, en­tre ellos 85.495 pen­sio­nis­tas. La quin­ta par­te de los con­tri­bu­yen­tes ga­lle­gos y on­ce de ca­da cien pen­sio­nis­tas pa­ga­rán me­nos o no pa­ga­rán na­da. En el con­jun­to de Es­pa­ña se­rán me­nos los be­ne­fi­cia­dos: so­lo el 17 % de los con­tri­bu­yen­tes y uno de ca­da diez pen­sio­nis­tas me­jo­ra­rán po­si­cio­nes. Es­tos da­tos re­fle­jan un te­nue ca­rác­ter re­dis­tri­bu­ti­vo, co­rro­bo­ra­do ade­más por la dis­tri­bu­ción del cos­te que su­pon­drá pa­ra el era­rio pú­bli­co. La re­ba­ja le cos­ta­rá a Ha­cien­da —de­ja­rá de in­gre­sar— 1.557 mi­llo­nes de eu­ros al año, de los cua­les 411 mi­llo­nes co­rres­pon­den a Ga­li­cia: el 7,7 % del to­tal.

Con­vie­ne, no obs­tan­te, ma­ti­zar las ci­fras. Ga­li­cia sa­le bien pa­ra­da por­que cuen­ta, pro­por­cio­nal­men­te, con ma­yor nú­me­ro de nó­mi­nas exi­guas y de pen­sio­nes re­du­ci­das. De he­cho, el aho­rro me­dio por be­ne­fi­cia­rio de esa re­ba­ja se­rá pa­re­ci­do e in­clu­so li­ge­ra­men­te in­fe­rior a la me­dia es­pa­ño­la. El con­tri­bu­yen­te ga­lle­go aho­rra­rá 445 eu­ros al año y el es­pa­ñol 446. El pen­sio­nis­ta ga­lle­go re­ten­drá 419 eu­ros más en su bol­si­llo y el es­pa­ñol, 423.

En to­do ca­so, ten­go la ten­ta­ción de re­co­no­cer­le al mi­nis­tro Mon­to­ro, sin que sir­va de pre­ce­den­te, que es­ta re­ba­ja tie­ne un ca­riz po­si­ti­vo y pro­gre­si­vo. Muy dis­tin­to del de aque­lla ini­cial pro­pues­ta su­ya que, con el pre­tex­to de bo­ni­fi­car los «cos­tes in­he­ren­tes» a las eda­des avan­za­das, so­lo be­ne­fi­cia­ba a la exi­gua aris­to­cra­cia de los pen­sio­nis­tas, que tam­bién exis­te.

Pon­gá­mos­le aho­ra el ra­bo a la ce­re­za, ya que no es oro to­do lo que re­lu­ce en la re­ba­ja. Apun­ta­ré te­le­grá­fi­ca­men­te un par de cues­tio­nes. Ni Mon­to­ro gas­ta­rá es­te año 1.557 mi­llo­nes ni el con­tri­bu­yen­te ga­lle­go aho­rra­rá es­te año los su­so­di­chos 445 eu­ros: la re­ba­ja so­lo en­tra­rá en vi­gor —si en­tra— a par­tir de la apro­ba­ción —si se aprue­ban— de los Pre­su­pues­tos. So­lo sur­ti­rá efec­to unos me­ses. Pe­ro Mon­to­ro sí es­pe­ra re­cau­dar por IRPF, pe­se a des­pren­der­se ge­ne­ro­sa­men­te de la cal­de­ri­lla que le cues­te la re­ba­ja, 5.000 mi­llo­nes de eu­ros más que el año pasado. ¿Se ima­gi­nan de qué bol­si­llos sal­drán?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.