Cris­ti­na Quin­tei­ro, Pau­la Ci­fuen­tes

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión -

Es­ta mu­jer de la fo­to res­pon­de, aun­que es­tos días res­pon­de me­nos, ayer ape­nas a las cá­ma­ras en una re­cep­ción ofi­cial, al nom­bre de Cris­ti­na Ci­fuen­tes. Po­dría res­pon­der al de Pau­la Quin­tei­ro por­que el nom­bre ca­si siem­pre es lo de me­nos. Lo de más es el car­go, y có­mo se usa y pa­ra qué. La Ci­fuen­tes de Ma­drid y la de aquí, o sea, Pau­la Ci­fuen­tes, o Quin­tei­ro, qué más da, an­ti­ca­pi­ta­lis­ta de Po­de­mos con 4.800 eu­ros de sueldo al mes, pues vi­va el an­ti­ca­pi­ta­lis­mo (di­mi­tir de­be de ser de po­bres), eran pre­sun­ta­men­te tan dis­tin­tas que son igua­les: las dos usan su car­go pa­ra ser­vir­se, no pa­ra ser­vir, por­que no sa­be us­ted quién soy yo. Vis­to lo vis­to, ni fal­ta que ha­ce.

ZIPI EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.