Cha­ves afir­ma que co­no­cía las ayu­das de los ERE, pe­ro no có­mo se re­par­tían

Pen­só que ac­tua­ban den­tro de la ley por­que las ayu­das es­ta­ban en los pre­su­pues­tos

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - España - CE­CI­LIA CUERDO

«No es de­ja­ción de fun­cio­nes o que que­ra­mos es­con­der nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad, pe­ro co­rres­pon­día a otros po­ner las ayu­das [de los ERE] en mar­cha». Re­pe­ti­ti­vo y ma­cha­cón, el ex­pre­si­den­te an­da­luz Ma­nuel Cha­ves de­cla­ró ayer en el jui­cio que in­ves­ti­ga la le­ga­li­dad del sis­te­ma pa­ra pa­gar ayu­das so­cio­la­bo­ra­les im­plan­ta­do du­ran­te una dé­ca­da en la Jun­ta de An­da­lu­cía y re­cha­zó la acu­sa­ción de que no qui­so po­ner freno por­que esa fór­mu­la per­mi­tía la dis­cre­cio­na­li­dad, la opa­ci­dad y la fal­ta de con­tro­les. Na­da sa­bía por­que to­do era com­pe­ten­cia de la Con­se­je­ría de Em­pleo, lue­go na­da pu­do ha­cer. No obs­tan­te, ase­gu­ró que en to­do mo­men­to pen­só que ac­tua­ban den­tro de la ley por­que las ayu­das aca­ba­ban re­co­gi­das en los pre­su­pues­tos. «Y la ley —con­clu­yó— no es ile­gal».

Re­ti­ra­do de la vi­da po­lí­ti­ca des­de el 2015, cuan­do tras ser impu­tado en el Tri­bu­nal Su­pre­mo re­nun­ció a su es­ca­ño en el Con­gre­so —des­blo­quean­do de pa­so la in­ves­ti­du­ra de Susana Díaz—, Cha­ves se en­fren­ta a diez años de in­ha­bi­li­ta­ción por un de­li­to de pre­va­ri­ca­ción con­ti­nua­da. Una pe­na me­nor que, a di­fe­ren­cia de lo que le ocu­rre a su su­ce­sor, Jo­sé An­to­nio Gri­ñán, le evi­ta ir a la cár­cel, pe­ro que su­po­ne to­da una en­mien­da a la to­ta­li­dad de su ges­tión du­ran­te 19 años con­se­cu­ti­vos. Cha­ves se en­fren­ta a 10 años de in­ha­bi­li­ta­ción por pre­va­ri­car.

Más ner­vio­so que Gri­ñán, du­ran­te cua­tro ho­ras tra­tó de con­ven­cer al fis­cal de que él so­lo es­ta­ba vol­ca­do en la ne­ce­si­dad de po­ner en mar­cha po­lí­ti­cas de ayu­das que sua­vi­za­ran el im­pac­to de la cri­sis y per­mi­tie­ran man­te­ner el te­ji­do pro­duc­ti­vo an­da­luz, en la paz so­cial. «Que se da­ban ayu­das sí lo co­no­cía, có­mo se ar­ti­cu­la­ban no era mi ám­bi­to de de­ci­sión», se es­cu­dó, aun­que re­co­no­ció que en el Con­se­jo de Go­bierno se de­ba­tía y co­no­cía la si­tua­ción de di­chas em­pre­sas y que in­clu­so se reunió con tra­ba­ja­do­res y em­pre­sa­rios pa­ra co­no­cer de pri­me­ra mano esa si­tua­ción

crí­ti­ca. Es más, esa preo­cu­pa­ción for­ma­ba par­te de su pro­gra­ma de go­bierno me­dian­te los acuer­dos de con­cer­ta­ción. Eso sí, su «úni­ca la­bor era que se pu­sie­ra en mar­cha un plan de via­bi­li­dad que die­ra lu­gar a un plan in­dus­trial; có­mo se hi­cie­ra per­te­ne­cía a otro ám­bi­to po­lí­ti­co».

Es­truc­tu­ra de con­fian­za

Cha­ves lo jus­ti­fi­có en que su Go­bierno fun­cio­na­ba con una «es­truc­tu­ra de con­fian­za», y que siem­pre dio por sen­ta­do que sus con­se­je­ros «res­pe­ta­ban es­cru­pu­lo­sa­men­te la ley». «Me cues­ta creer que al­guien pu­die­ra fi­jar cons­cien­te­men­te un pro­ce­di­mien­to ile­gal o pa­ra bur­lar la ley», ar­gu­men­tó. En ese sen­ti­do, afir­mó que co­no­cía que ha­bía nor­mas que am­pa­ra­ban la con­ce­sión de ayu­das so­cio­la­bo­ra­les, aun­que des­co­no­cía cuá­les se apli­ca­ban. Tam­po­co su­po na­da —di­jo— de la fir­ma del con­ve­nio mar­co del 2001 que es­ta­ble­ció un nue­vo sis­te­ma, las trans­fe­ren­cias de fi­nan­cia­ción, pa­ra agi­li­zar los pa­gos, o de que se con­tra­ta­ron des­pa­chos ex­ter­nos de abo­ga­dos pa­ra me­diar en los ex­pe­dien­tes. «No lo hu­bie­ra per­mi­ti­do», ase­gu­ró.

A Cha­ves no se le acu­sa de mal­ver­sar fon­dos pú­bli­cos. Por eso se li­mi­tó a ex­pli­car que el Con­se­jo de Go­bierno de­ba­tía las gran­des ci­fras de los pre­su­pues­tos y el re­par­to en­tre con­se­je­rías, pe­ro ca­da área se en­car­ga­ba de ges­tio­nar su gas­to. En­ten­día, se­gún di­jo, que al es­tar in­clui­das en los pre­su­pues­tos, las trans­fe­ren­cias de fi­nan­cia­ción «po­dían ser ade­cua­das o no, pe­ro no eran ile­ga­les por­que una ley —la pre­su­pues­ta­ria— no es ile­gal».

Di­jo que nun­ca su­po de los re­pa­ros de la In­ter­ven­ción, y tam­po­co te­nía que co­no­cer las mo­di­fi­ca­cio­nes pre­su­pues­ta­rias mo­ti­va­das por la ale­gría con la que se con­ce­dían las ayu­das so­cio­la­bo­ra­les con car­go a la par­ti­da 31-L. Sim­ple­men­te, ve­nían con el vis­to bueno de la In­ter­ven­ción Ge­ne­ral y se apro­ba­ban sin leer­las y dis­cu­tir­las por­que eran tan­tas que «ha­bría pasado to­do el tiem­po de mi pre­si­den­cia le­yen­do».

R. C. EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.