Alar­ma por el plan del ré­gi­men pa­ra vol­car la ma­yo­ría su­ní con in­ge­nie­ría de­mo­grá­fi­ca

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional -

En­tre el 7 de fe­bre­ro y el 9 de ma­yo del 2014, el cen­tro ase­dia­do de la ciu­dad de Homs, con­tro­la­da en­ton­ces por los re­bel­des si­rios, se va­ció tras una se­rie de «trans­fe­ren­cias for­za­das de po­bla­ción», se­gún el Ins­ti­tu­to Si­rio (TSI). Fue­ron aus­pi­cia­das por el ré­gi­men si­rio, sus alia­dos ru­sos e ira­níes an­te la im­po­ten­cia de Na­cio­nes Uni­das, que se li­mi­tó a exi­gir ga­ran­tías de que los ciu­da­da­nos no se­rían ata­ca­dos. Esa ope­ra­ción se ha re­pe­ti­do de­ce­nas de ve­ces des­de que es­ta­lló la gue­rra ci­vil en el país ára­be en el 2011.

A par­tir de ese mo­men­to Si­ria se con­vir­tió en el cam­po de ba­ta­lla de las po­ten­cias re­gio­na­les e in­ter­na­cio­na­les, una con­tien­da que es­tán apro­ve­chan­do al­gu­nos ac­to­res co­mo Irán o el pro­pio Go­bierno de Ba­char Al Asad pa­ra eje­cu­tar un vuel­co de­mo­grá­fi­co en Si­ria, to­da­vía de ma­yo­ría su­ní. «Exis­te una fuer­te preo­cu­pa­ción por los in­for­mes so­bre in­ge­nie­ría so­cial y de­mo­grá­fi­ca en áreas a lo lar­go de to­da Si­ria», ad­mi­tie­ron ayer los ti­tu­la­res de Ex­te­rio­res de la UE en las con­clu­sio­nes apro­ba­das tras el en­cuen­tro mi­nis­te­rial de Lu­xem­bur­go.

La ad­ver­ten­cia no es nue­va. Fuen­tes di­plo­má­ti­cas de Bru­se­las re­co­no­cían ha­ce dos años que Tehe­rán es­ta­ba re­po­blan­do zo­nas aban­do­na­das por la opo­si­ción a Al Asad con co­mu­ni­da­des de chiíes. Ma­nio­bras que con­ti­núan a día de hoy an­te la inope­ran­cia de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal y el blo­queo de Ru­sia en el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad, que im­pi­de sa­car ade­lan­te re­so­lu­cio­nes pa­ra po­ner fin al con­flic­to y a las ma­nio­bras que pro­pi­cia.

Has­ta 11 mi­llo­nes de si­rios se han vis­to for­za­dos a aban­do­nar sus ho­ga­res. De ellos, 6.1 mi­llo­nes son des­pla­za­dos in­ter­nos. La UE cree que la gran ma­yo­ría ten­drán enor­mes pro­ble­mas pa­ra vol­ver a es­ta­ble­cer­se en el te­rri­to­rio y re­cu­pe­rar sus ca­sas cuan­do aca­be la gue­rra. «To­dos los re­fu­gia­dos si­rios tie­nen que te­ner el de­re­cho de vol­ver al país», in­sis­tió ayer la je­fa de la di­plo­ma­cia eu­ro­pea, Fe­de­ri­ca Mog­he­ri­ni. Esa es una de las con­di­cio­nes que exi­ge la ONU pa­ra abrir un pro­ce­so de tran­si­ción po­lí­ti­ca. La UE quie­re ga­ran­tías de que cual­quier pro­ce­so de ne­go­cia­ción cul­mi­na con un acuer­do pa­ra la for­ma­ción de un Go­bierno in­clu­si­vo en el que se ten­gan en cuen­ta las as­pi­ra­cio­nes y de­re­chos de la ma­yo­ría opo­si­to­ra al ré­gi­men.

Las ope­ra­cio­nes de «lim­pie­za» de Da­mas­co obli­ga­ron a la Co­mi­sión Eu­ro­pea a to­mar car­tas so­bre el asun­to el año pasado. Bru­se­las pu­so en mar­cha un pro­gra­ma de 35 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra apo­yar la «go­ber­nan­za ins­ti­tu­cio­nal» en las zo­nas re­bel­des. Una ma­nio­bra pa­ra apo­yar y sos­te­ner a la po­bla­ción si­ria en sus en­cla­ves. Mog­he­ri­ni ad­vir­tió ayer de que no ha­brá re­cons­truc­ción del país con fon­dos eu­ro­peos si el Go­bierno si­rio con­ti­núa con esas prác­ti­cas «in­hu­ma­nas». «La UE no se em­bar­ca­rá en nin­gún es­fuer­zo de re­cons­truc­ción que apo­ye la in­ge­nie­ría de­mo­grá­fi­ca y so­cial», ad­vir­tió la Co­mi­sión. La pre­sión no ter­mi­na ahí. Los 28, de he­cho, es­tán dis­pues­tos a es­tu­diar nue­vas san­cio­nes con­tra Irán por pro­pi­ciar ese vuel­co po­bla­cio­nal exa­cer­ban­do el con­flic­to si­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.