Mue­re el pe­rio­dis­ta que re­ve­ló la in­ter­ven­ción de mer­ce­na­rios ru­sos en la gue­rra si­ria

Ca­yó de for­ma ex­tra­ña des­de un quin­to pi­so y sus ami­gos ha­blan de ase­si­na­to

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional -

El pe­rio­dis­ta de in­ves­ti­ga­ción ru­so Mak­sim Bo­ro­din, co­no­ci­do por ha­ber des­ve­la­do la pre­sen­cia de mer­ce­na­rios ru­sos en la gue­rra de Si­ria, re­sul­tó muer­to tras pre­ci­pi­tar­se al va­cío des­de su apar­ta­men­to en ex­tra­ñas cir­cuns­tan­cias. Las au­to­ri­da­des ru­sas in­ves­ti­gan el ca­so co­mo un sui­ci­dio, pe­ro tan­to su me­dio in­for­ma­ti­vo co­mo sus alle­ga­dos creen que po­dría tra­tar­se de un ase­si­na­to por su con­di­ción de mo­les­to pa­ra el en­torno de Vla­di­mir Pu­tin.

Mak­sim Bo­ro­din mu­rió el do­min­go por las he­ri­das su­fri­das tras caer des­de la ven­ta­na de su apar­ta­men­to el jue­ves. Su vi­vien­da es­tá si­tua­da en la quin­ta plan­ta de un blo­que de la ciu­dad de Eka­te­rim­bur­go, en la par­te cen­troo­rien­tal del país. La hi­pó­te­sis prin­ci­pal en la que es­tán tra­ba­jan­do las au­to­ri­da­des ru­sas es que se ha tra­ta­do de un sui­ci­dio, in­for- mó Ra­dio Free Eu­ro­pe. Un por­ta­voz de la po­li­cía de la pro­vin­cia de Sverd­lovsk, re­gión a la que per­te­ne­ce Eka­te­rim­bur­go, ex­pli­có que la puer­ta de en­tra­da del apar­ta­men­to de Bo­ro­din es­ta­ba ce­rra­da des­de el in­te­rior y que no ha­bía in­di­cios de que hu­bie­se si­do for­za­da. La po­li­cía en­con­tró las lla­ves en el in­te­rior de la vi­vien­da, pe­ro no una no­ta de sui­ci­dio.

Sin em­bar­go, la je­fa de re­dac­ción del me­dio en el que tra­ba­ja­ba Bo­ro­din, la agen­cia de no­ti­cias Novy Den, Po­li­na Ru­mian­tse­va, no cree que la muer­te del pe­rio­dis­ta de 32 años ha­ya si­do un sui­ci­dio. Un ami­go de Bo­ro­din, Via­ches­lav Bash­kov, tam­bién pu­so en du­da la ver­sión de las au­to­ri­da­des. Bash­kov pu­bli­có en Fa­ce­book que Bo­ro­din se pu­so en con­tac­to con él ha­cia las cin­co de la ma­ña­na del día en el que se pro­du­jo el su­ce­so y que le co­men­tó que su edi­fi­cio es­ta­ba ro­dea­do por «miem­bros de las fuer­zas de se­gu­ri­dad» con ro­pa de ca­mu­fla­je y con las ca­ras ta­pa­das. El pe­rio­dis­ta creía que las au­to­ri­da­des iban a re­gis­trar su apar­ta­men­to y que aún no lo ha­bían he­cho por­que es­ta­ban es­pe­ran­do a que un tri­bu­nal les die­se per­mi­so pa­ra ini­ciar el pro­ce­so. Por eso con­tac­tó el pe­rio­dis­ta con Bash­kov, pa­ra ver si po­día con­se­guir­le un abo­ga­do.

El ami­go del in­ves­ti­ga­dor des­ta­có que Bo­ro­din pa­re­cía alar­ma­do, pe­ro no co­mo si es­tu­vie­ra his­té­ri­co o bo­rra­cho, así que «se to­mó en se­rio» to­do lo que le ha­bía di­cho y «le pro­me­tió ver qué po­día ha­cer y lla­mar­le cuan­do su­pie­se al­go». Bash­kov aña­dió que, una ho­ra des­pués de la pri­me­ra lla­ma­da, a las seis de la ma­ña­na, Bo­ro­din vol­vió a con­tac­tar con él. El pe­rio­dis­ta le pi­dió per­dón, ex­pli­cán­do­le que se ha­bía equi­vo­ca­do, ya que los miem­bros de las fuer­zas de se­gu­ri­dad es­ta­ban lle­van­do a ca­bo al­gún ti­po de ejer­ci­cio.

De­lin­cuen­cia y co­rrup­ción

Los te­mas ha­bi­tua­les de las his­to­rias de Bo­ro­din eran los de­li­tos y la co­rrup­ción. Al­gu­nos de sus re­por­ta­jes se ha­bían cen­tra­do en las cuen­tas ban­ca­rias se­cre­tas del mag­na­te del alu­mi­nio ru­so Oleg De­ri­pas­ka y en que re­pre­sen­tan­tes de la Igle­sia Or­to­do­xa ru­sa es­tu­vie­ron de­trás de las pro­tes­tas con­tra la po­lé­mi­ca pe­lí­cu­la Ma­til­da, cu­yo ar­gu­men­to gi­ra en torno a un jo­ven enamo­ra­do del zar Ni­co­lás II.

El úl­ti­mo éxi­to del pe­rio­dis­ta ha­bía si­do la pu­bli­ca­ción de in­for­ma­cio­nes Bo­ro­din vi­vía en Eka­te­rim­bur­go y un ami­go ha­bló con él an­tes del su­ce­so. Po­lit­kovs­ka­ya, con su úl­ti­mo li­bro.

so­bre las muer­tes de va­rios mer­ce­na­rios ru­sos en Si­ria, per­te­ne­cien­tes a la com­pa­ñía mi­li­tar pri­va­da Wag­ner.

El 7 de fe­bre­ro, un gru­po de mer­ce­na­rios ru­sos ata­có a re­bel-

des si­rios. La coa­li­ción li­de­ra­da por EE.UU., país que apo­ya a los re­bel­des, con­tra­ata­có con bom­bar­deos. Se­gún las es­ti­ma­cio­nes de al­gu­nos me­dios, el ata­que de­jó más de 200 mer­ce­na­rios ru­sos muer­tos, pe­ro el Krem­lin so­lo ha ad­mi­ti­do que se pro­du­je­ron cin­co víc­ti­mas y ha di­cho que nin­gu­na de ellas era mi­li­tar.

La de­sa­pa­ri­ción de Bo­ro­din no es la pri­me­ra de un pe­rio­dis­ta crí­ti­co con Pu­tin y su en­torno. El ca­so más so­na­do fue el de An­na Po­lit­kovs­ka­ya, ase­si­na­da a ti­ros en el cen­tro de Mos­cú tras de­nun­ciar du­ran­te años las atro­ci­da­des de Ru­sia y sus alia­dos en Che­che­nia. Su muer­te fue in­ves­ti­ga­da por Ale­xan­der Lit­vi­nen­ko, que po­co des­pués fue eli­mi­na­do con po­lo­nio en Lon­dres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.