Fi­su­ras en el la­bo­ris­mo por las crí­ti­cas de Corbyn con­tra May

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - RI­TA A. TUDELA

La pri­me­ra mi­nis­tra bri­tá­ni­ca, The­re­sa May, in­ten­tó ayer en West­mins­ter de­fen­der a to­da cos­ta su de­ci­sión de ata­car Si­ria sin previa apro­ba­ción par­la­men­ta­ria ale­gan­do que su de­ci­sión fue «le­gal y mo­ral­men­te co­rrec­ta», con el fin de evi­tar «más su­fri­mien­to hu­mano». Pa­ra la con­ser­va­do­ra hay «prue­bas cla­ras» de que Al Asad es­tá de­trás del ata­que con ar­mas quí­mi­cas en Du­ma. Ale­gó ha­ber que­ma­do to­dos los ca­na­les di­plo­má­ti­cos an­tes de dar luz ver­de a la in­ter­ven­ción ya que en­ten­dió que no ha­bía al­ter­na­ti­va a las «ac­cio­nes li­mi­ta­das y cui­da­do­sa­men­te di­ri­gi­das». Los pri­me­ros mi­nis­tros del Reino Uni­do no ne­ce­si­tan legalmente con­sul­tar al Par­la­men­to an­tes de lan­zar una ac­ción mi­li­tar co­mo la de Si­ria, pe­ro sí que lo han he­cho des­de la in­va­sión de Irak en 2003, cuan­do Tony Blair es­ta­ba en Dow­ning Street. En su in­ter­ven­ción, May re­cal­có que Da­mas­co in­ten­tó «ocul­tar los he­chos, res­pal­da­dos por los ru­sos» y de­jó cla­ro que su prin­ci­pal ob­je­ti­vo era de­gra­dar la ca­pa­ci­dad del ré­gi­men pa­ra lle­var a ca­bo más ata­ques «in­dis­cri­mi­na­dos», en lu­gar de in­ten­tar de­rro­car­lo. Afir­mó que ha­ber es­pe­ra­do a una nue­va re­so­lu­ción del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad ha­bría si­do inú­til. En res­pues­ta a los que la acu­san de asen­tir a cual­quier pe­ti­ción que le lle­gue de Was­hing­ton, May in­sis­tió en que era de in­te­rés na­cio­nal del Reino Uni­do ac­tuar y re­sal­tó que no lo ha­bía he­cho por­que Trump se lo hu­bie­se pe­di­do, sino por­que «era lo co­rrec­to», La res­pues­ta no con­ten­tó al je­fe de la opo­si­ción, Je­remy Corbyn, pa­ra quien el Go­bierno de­be ser «res­pon­sa­ble an­te es­te Par­la­men­to» y no es­tar so­me­ti­do a los «ca­pri­chos del pre­si­den­te de EE.UU.». El la­bo­ris­ta pi­dió la pu­bli­ca­ción del dic­ta­men le­gal del Go­bierno en su to­ta­li­dad pa­ra to­mar la de­ci­sión, y no par­cial­men­te, co­mo se hi­zo en la tar­de del sá­ba­do.

Bom­bar­deos la­bo­ris­tas

Corbyn cree «al­ta­men­te pro­ba­ble» que el ré­gi­men es­té de­trás del ata­que quí­mi­co del pasado 7 de abril, pe­ro apun­tó a que los ins­pec­to­res de ar­mas de­ben con­ti­nuar su tra­ba­jo an­tes de to­mar una de­ci­sión. Sin em­bar­go, no to­do su gru­po es­tá de acuer­do con él. Su com­pa­ñe­ro de fi­las, Mi­ke Ga­pes, le re­fres­có la me­mo­ria re­cor­dan­do que los la­bo­ris­tas in­ter­vi­nie­ron con ata­ques aé­reos con­tra Irak en 1998, en Sie­rra Leo­na y pa­ra evi­tar la lim­pie­za ét­ni­ca en Ko­so­vo, sin que en esos ca­sos hu­bie­se apro­ba­ción de la ONU.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.