El Su­pre­mo po­dría de­jar en li­ber­tad a Lu­la «en días» mien­tras los Sin Te­cho oku­pan su trí­plex de lu­jo

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - MIGUEL PIÑEIRO BRA­SI­LIA / CORRESPONSAL

Guil­her­me Bou­los fue se­ña­la­do por Lu­la da Sil­va co­mo un digno he­re­de­ro ho­ras an­tes de que el ex­pre­si­den­te en­tra­ra en la cár­cel pa­ra cum­plir 12 años y un mes de pri­sión por co­rrup­ción. El jo­ven po­lí­ti­co lí­der del PSOL es­tá des­ti­na­do a agi­tar la ca­lle y a man­te­ner vi­va la fi­gu­ra po­lí­ti­ca de Lu­la mien­tras los in­ter­mi­na­bles re­cur­sos de la de­fen­sa del ex­man­da­ta­rio tran­si­tan el fa­rra­go­so ca­mino de los tri­bu­na­les. Así ocu­rrió ayer, cuan­do mi­li­tan­tes del Mo­vi­mien­to de los Tra­ba­ja­do­res Sin Te­cho (MTST) ocu­pa­ron el cé­le­bre trí­plex de lu­jo en Gua­ru­já, en la cos­ta de São Paulo, y que la jus­ti­cia cree que Lu­la re­ci­bió a cam­bio de fa­vo­res a cons­truc­to­ras. «Si de ver­dad el apar­ta­men­to es de Lu­la, es del pue­blo», di­jo Bou­los.

La ac­ción du­ró unas ho­ras y cum­plió con el ob­je­ti­vo de re­cor­dar que la ba­ta­lla de Lu­la no ha ter­mi­na­do, por más que lle­ve dos se­ma­nas en­car­ce­la­do. El Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res (PT), que ha mo­vi­do su se­de po­lí­ti­ca a Cu­ri­ti­ba, don­de su lí­der es­tá re­clui­do, si­gue di­cien­do que Lu­la es su can­di­da­to. El 15 de agos­to se de­ci­den las lis­tas. An­tes, el PT y el ex­pre­si­den­te es­pe­ran un gi­ro de los acon­te­ci­mien­tos en el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia (STJ). Allí, el juez Mar­co Au­ré­lio Me­llo (que vo­tó a fa­vor de un ha­beas cor­pus que hu­bie­ra im­pe­di­do la en­car­ce­la­ción de Lu­la) pro­pon­drá al pleno una cues­tión de cons­ti­tu­cio­na­li­dad so­bre las pri­sio­nes en se­gun­da ins­tan­cia. Si sa­le ade­lan­te, vol­ve­rán a tem­blar los ci­mien­tos de la jus­ti­cia bra­si­le­ña y el pa­no­ra­ma po­lí­ti­co. Lu­la po­dría que­dar en li­ber­tar «en unos po­cos días»

Una even­tual vuel­ta atrás en la doc­tri­na que im­pe­ra des­de el 2016 y so­bre la que el pro­pio STJ ya se ma­ni­fes­tó re­cien­te­men­te be­ne­fi­cia­ría no so­lo a Lu­la, sino tam­bién al ac­tual pre­si­den­te, Mi­chel Te­mer, so­bre el que pe­san tres pro­ce­sos. Una de las más fir­mes opo­si­to­ras a re­vi­sar el mo­de­lo es la fis­cal ge­ne­ral de la re­pú­bli­ca, Ra­quel Dod­ge, en aras de una ma­yor «re­so­lu­ción» en la jus­ti­cia del país que ter­mi­ne con la sen­sa­ción de «im­pu­ni­dad». Eso no le im­pi­dió mo­di­fi­car una doc­tri­na re­cien­te so­bre las acu­sa­cio­nes de fi­nan­cia­ción ile­gal de las cam­pa­ñas en el ca­so del go­ber­na­dor de São Paulo y pre­si­den­cia­ble, el con­ser­va­dor Ge­ral­do Alck­min.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.