Los me­jo­res fi­gu­ran­tes de Luis To­sar es­ta­ban en la re­si­den­cia

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Sociedad -

En la re­si­den­cia de ma­yo­res Do­mu­sVi Co­ru­ña la mi­sa del sá­ba­do tu­vo que ade­lan­tar­se al miér­co­les. Por­que ese fin de se­ma­na no ha­bía ca­pi­lla. ¿La cul­pa? El ro­da­je de la úl­ti­ma pe­lí­cu­la del di­rec­tor Pa­co Pla­za, un Th­ri­ller ti­tu­la­do «Quien a hie­rro ma­ta». El pro­ta­go­nis­ta es Luis To­sar, que in­ter­pre­ta a un en­fer­me­ro cu­ya vi­da se irá com­pli­can­do por su víncu­lo con un nar­co (Xan Ce­ju­do). Y du­ran­te es­tos días, la ca­pi­lla fue el lu­gar ele­gi­do pa­ra ins­ta­lar la ha­bi­ta­ción de ma­qui­lla­je y ves­tua­rio.

Más de 150 usua­rios han con­vi­vi­do con ac­to­res, pro­duc­to­res, téc­ni­cos y mu­cho apa­ra­ta­je. Lo de la mi­sa del sá­ba­do ha si­do una de las po­cas con­ce­sio­nes por­que han si­do los del ro­da­je los que se han adap­ta­do a las nor­mas de la re­si­den­cia. Co­mo ejem­plo, la ho­ra de comer. Ya pue­de aso­mar a la una y me­dia la luz que an­sia­ba el equi­po de gra­ba­ción que a la una y me­dia aquí se co­me. Y pun­to.

En un prin­ci­pio, Do­mu­sVi no era más que un es­ce­na­rio de ro­da­je al que se in­cor­po­ra­rían fi­gu­ran­tes ex­ter­nos. Pe­ro la re­la­ción con los re­si­den­tes y el per­so­nal fue tan cá­li­da y cóm­pli­ce des­de prin­ci­pio que to­do desem­bo­có en una per­fec­ta sim­bio­sis con la pre­sen­cia de 40 usua­rios en la gra­ba­ción, así co­mo una vein­te­na de em­plea­dos.

La Voz se co­ló ayer en la re­si­den­cia du­ran­te el úl­ti­mo día de ro­da­je, don­de ha­bla­mos con los usua­rios que se han pues­to a las ór­de­nes de Pa­co Pla­za. Co­mo Ber­ta Bal­tar, a quien se la ve­rá en la pe­lí­cu­la ca­mi­nan­do va­rios metros por un pa­si­llo de la re­si­den­cia. La es­ce­na pa­re­ce sen­ci­lla pe­ro pa­ra una per­so­na con su edad y sus acha­ques ro­dar­la 14 ve­ces ya no es tan gra­ti­fi­can­te. Así que en las úl­ti­mas re­pe­ti­cio­nes la de­vol­vían en si­lla de rue­das al pun­to de ori­gen. Su com­pa­ñe­ra Ma­nue­la Ri­vas usa esa si­lla de for­ma per­ma­nen­te. Re­co­no­ce que, aun sa­bien­do que es­ta­ba pre­sen­cian­do un ro­da­je, le im­pre­sio­nó ver de­lan­te de sus na­ri­ces a un jo­ven lla­mar­le de to­do a un an­ciano. «Cla­ro, era un ac­tor, pe­ro lo ha­cía tan bien que por un mo­men­to ol­vi­dé que era un ro­da­je y pen­sé que se ha­bía vuel­to lo­co», re­cuer­da.

Gaz­pa­cho a las 10.00

To­ma la pa­la­bra Ma­nue­la Ois, oriun­da de Cam­bre. ¿Su pa­pel? «A mí me de­cían ‘sién­ta­te acá, sién­ta­te allá’ y yo obe­de­cía», des­cri­be. Tam­bién par­ti­ci­pó en es­ce­nas de co­mi­da. «El gaz­pa­cho que­ma­ba», ríe. Y ojo con la ho­ra: eran las diez de la ma­ña­na, no mu­cho des­pués del desa­yuno. «Te­nía­mos que ha­cer que co­mía­mos —ma­ti­za su com­pa­ñe­ra Lour­des Gó­mez—, pe­ro hu­bo quien apro­ve­chó pa­ra al­mor­zar». To­das ríen. No es pa­ra me­nos la ex­pe­rien­cia y el gra­ti­fi­can­te tra­sie­go que aca­ban de vi­vir, con un ac­tor de pri­me­ra lí­nea que ade­más se so­me­tió a sus pre­gun­tas en una es­pe­cie de ter­tu­lia. Ar­gen­ti­na Ra­po­so vuel­ve a desatar las ri­sas: «Yo le pre­gun­té que có­mo te­nía tan­to éxi­to en­tre las mu­je­res si tan gua­po no es, y me in­vi­tó a re­pe­tir la pre­gun­ta en otra oca­sión con su mu­jer de­lan­te... To­sar es ma­jí­si­mo». Ar­gen­ti­na, seis años ya en es­te cen­tro, po­só an­te las cá­ma­ras ca­mi­nan­do jun­to a una doc­to­ra has­ta la zo­na del apar­ca­mien­to. «Sie­te ve­ces», apun­ti­lla. Y pa­ra los que acu­dan a los ci­nes des­ve­la­mos ya que Ar­gen­ti­na es una de esas mu­je­res ves­ti­das de abe­ja que co­rre­tean por el jar­dín de la re­si­den­cia. Has­ta ahí po­de­mos con­tar.

To­sar se lle­vó de re­cuer­do un grue­so sal­va­man­te­les he­cho por Am­pa­ro Pe­rei­ro, quien in­cluía una no­ta que de­cía: «Es­pe­ro que te gus­te por­que lo hi­ce con mu­cho ca­ri­ño, ¿va­le?». Mien­tras ha­blan, las au­xi­lia­res cor­tan el pa­so a Fer­nan­do Qui­les, di­rec­to a la te­rra­za, don­de es­tán gra­ban­do. «El po­bre quie­re fu­mar, peel ro cla­ro, has­ta que ter­mi­nen...».

Laura Pre­se­do es la te­ra­peu­ta y ani­ma­do­ra so­cio­cul­tu­ral de Do­mu­sVi y quien ha lle­va­do el pe­so de la adap­ta­ción de la re­si­den­cia al ro­da­je. In­clu­so ase­so­ró a To­sar y a sus com­pa­ñe­ros pa­ra desa­rro­llar los pa­pe­les de en­fer­me­ros. «To­do es­te aje­treo ha ani­ma­do mu­cho a los re­si­den­tes, es­tán en­can­ta­dos con la ex­pe­rien­cia», di­ce Laura. To­do ha en­ca­ja­do. In­clu­so Ma­ril­da, que acu­de to­dos los días a la ca­pi­lla, pu­do re­zar allí en­tre es­pe­jos y bo­tes de ma­qui­lla­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.