«Em­po­de­ra­mos a la mu­jer pa­ra que ejer­ci­te sus de­re­chos»

Na­za­ret Gon­zá­lez CIM Or­des

La Voz de Galicia (Santiago) - Especial1 - - Los personajes - L. CAS­TRO

Die­ci­sie­te años lle­va pres­tan­do ser­vi­cios el Cen­tro de In­for­ma­ción á Mu­ller de Or­des. Des­de 2011 —an­tes era el Con­ce­llo— su ti­tu­lar es la Man­co­mu­ni­dad, que agru­pa ade­más de al pro­pio con­ce­llo de Or­des, a otros seis ayun­ta­mien­tos de la co­mar­ca: Cer­ce­da, Fra­des, Mesía, Oro­so, Tor­doia y Tra­zo. En to­tal, y se­gún da­tos del INE co­rres­pon­dien­tes a 2017, 36.702 ha­bi­tan­tes, de los cua­les 18.713 son mu­je­res, el pú­bli­co ob­je­ti­vo del cen­tro. A lo lar­go del úl­ti­mo año (des­de abril de 2017 a ma­yo de 2018), el CIM de Or­des aten­dió a ca­si 450 mu­je­res en si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad. Aun­que la ma­yor par­te de los es­fuer­zos se cen­tran en la aten­ción de ca­sos de vio­len­cia de gé­ne­ro, tam­bién se ofre­cen ser­vi­cios de em­pleo o de sa­lud in­te­gral, en­tre otros mu­chos. «Mu­chas mu­je­res de la co­mar­ca so­li­ci­ta­ban ser aten­di­das cuan­do ve­nían a Or­des y eso lle­vó a am­pliar el te­rri­to­rio de ac­ción», ex­pli­ca Na­za­ret Gon­zá­lez, su di­rec­to­ra. «Al prin­ci­pio es­te for­ma­to era un gran des­co­no­ci­do pe­ro la reali­dad so­cial ha ido cam­bian­do a lo lar­go de los años y hoy hay una ma­yor con­cien­cia­ción so­bre los de­re­chos de las mu­je­res y más sen­si­bi­li­dad so­bre cier­tos te­mas».

El pe­so más re­le­van­te de las con­sul­tas tie­ne que ver con la vio­len­cia de gé­ne­ro y «con con­flic­tos fa­mi­lia­res, por ejem­plo re­la­cio­na­dos con la pa­re­ja o los me­no­res. Tam­bién nos pre­gun­tan por cues­tio­nes re­la­cio­na­das con ex­tran­je­ría y por tra­ba­jo». La me­dia de edad ha cam­bia­do. Si al prin­ci­pio el grue­so se co­rres­pon­día con mu­je­res en­tre 30 y 50, «ca­da vez nos lle­gan más ca­sos en los ex­tre­mos, me­no­res de 18 e in­clu­so, ma­yo­res de 70». Dar a co­no­cer sus de­re­chos pa­ra que lue­go pue­dan ejer­ci­tar­los es lo pri­me­ro. «A ve­ces no se sien­ten fuer­tes o le­gi­ti­ma­das. No­so­tras in­ten­ta­mos dar­les ese po­der, pe­ro siem­pre de­jan­do en su mano la to­ma de de­ci­sio­nes. El res­pe­to a su vo­lun­tad es lo pri­me­ro». Mu­chos ca­sos que lle­gan al CIM son de­ri­va­dos des­de se­de ju­di­cial y, ca­da vez más, pe­sa la to­ma de con­cien­cia por par­te de los fa­mi­lia­res: «Hi­jos que vuel­ven a ca­sa y ven a sus ma­dres ago­ta­das y ma­yo­res, y las ani­man a ve­nir. An­tes ha­bía más un sen­ti­mien­to de cul­pa­bi­li­dad, o mie­do a las crí­ti­cas de los de­más, esa sen­sa­ción de ‘si es­tu­ve aguan­tan­do to­da la vi­da, pa­ra qué voy a cam­biar­lo aho­ra’». Es im­por­tan­te, di­cen, «cen­trar la aten­ción en el agre­sor por­que nor­mal­men­te es­te que­da ocul­to, y su fi­gu­ra y su com­por­ta­mien­to de­ben ser ex­pues­tos en pú­bli­co».

La es­cu­cha ac­ti­va y la em­pa­tía son cua­li­da­des in­dis­pen­sa­bles en­tre los tra­ba­ja­do­res del CIM. So­lo así, di­cen, se pue­de crear el cli­ma de con­fian­za ne­ce­sa­rio pa­ra que se abran: «Suel­tan eso que han es­ta­do ca­llan­do du­ran­te años o dé­ca­das. Cuan­do se en­cuen­tran en un en­torno que les com­pren­de, es un ali­vio pa­ra to­das las par­tes».

Los CIM ga­ran­ti­zan ab­so­lu­ta con­fi­den­cia­li­dad y la gra­tui­dad de los ser­vi­cios pres­ta­dos. «Mu­chas mu­je­res no ten­drían re­cur­sos eco­nó­mi­cos pa­ra ha­cer­lo por otra vía».

XOÁN A. SO­LER

Na­za­ret Gon­zá­lez (en el cen­tro de la ima­gen), di­rec­to­ra del CIM de Or­des

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.