Ha­go lo mis­mo que el abue­lo Ví­tor, ceno pes­ca­do to­das las no­ches

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - EN PORTADA . ENTREVISTA -

que era ja­po­ne­sa, la lle­vé a As­tu­rias y es­tu­vo un par de días con no­so­tros. Mi abue­lo le pre­gun­tó de dón­de era y la chi­ca le di­jo de Oki­na­wa, y le di­ce él: «Ahí fue una de las pri­me­ras ba­ta­llas de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, hay un re­tén... ». A la chi­ca se le pu­sie­ron los ojos co­mo pla­tos, le es­ta­ba di­cien­do co­sas que ni ella sa­bía. Él te­nía tan­ta in­for­ma­ción de tan­to leer...

—¿Tú te re­co­no­ces en eso?

—Sí, me in­tere­san mu­cho las co­sas que no le in­tere­san a na­die. Aho­ra es­toy le­yen­do La vi­da de las hor­mi­gas de Mau­ri­ce Mae­ter­linck, y aca­bo de leer La vi­da de las abe­jas. Es un mun­do fas­ci­nan­te.

—¿Tie­nes la sen­sa­ción de que el tiem­po pa­sa muy de­pri­sa?

—Sí, esa sen­sa­ción la he te­ni­do siem­pre, por eso me gus­ta siem­pre be­ber­me la vi­da. Soy re­la­ti­va­men­te tran­qui­lo pe­ro ten­go po­cos mo­men­tos de calma, por­que me gus­ta es­tar en to­do, lo que es­tá a mi al­re­de­dor, ya sea de la fa­mi­lia, de ami­gos o de gen­te cer­ca­na.

—De mo­men­to so­lo es­tá Vi­go en la gi­ra que te lle­va­rá por to­da Es­pa­ña. Ven­drás a A Co­ru­ña, ¿no?

—Se­gu­ro. ¡Có­mo no voy a ir yo a A Co­ru­ña! Por su­pues­to.

—¿Sig­ni­fi­ca mu­cho?

—Mu­cho. Ga­li­cia en ge­ne­ral es una tie­rra muy que­ri­da, y bueno, Ana y yo nos co­no­ci­mos en A Co­ru­ña en 1971, y esas co­sas de cuan­do pa­sa­mos por de­lan­te del ho­tel en el que aho­ra es­tán unos gran­des al­ma­ce­nes... Nos co­no­ci­mos y al mes si­guien­te co­men­za­mos a ro­dar una pe­lí­cu­la. Des­de en­ton­ces no nos he­mos se­pa­ra­do nun­ca.

—Y por mu­chos años.

—Oja­lá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.