CON EL TÍO PE­PE.

Un ins­truc­ti­vo pa­seo por la ve­te­ra­na bo­de­ga je­re­za­na

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - Hum Para Quesería 1605 - TEX­TO YU­VAL MO­LI­NA

El pa­sa­do 1 de agos­to, Día Internacional de las Pa­ta­tas Fri­tas, el pe­rió­di­co ga­lo Le Fi­ga­ro pu­bli­ca­ba una en­tre­vis­ta al his­to­ria­dor gas­tro­nó­mi­co Pie­rre Leclercq, que si­tua­ba el ori­gen de las fri­tes en el Pa­rís del si­glo XIX. Pe­ro, se­gún el Friet­mu­seum, el úni­co mu­seo de­di­ca­do a es­te tu­bércu­lo, ubi­ca­do en Bru­jas, la le­yen­da po­pu­lar en Bél­gi­ca sos­tie­ne que na­cie­ron en el si­glo XVII du­ran­te una he­la­da que im­pi­dió la pes­ca en el río Mo­sa, y que lle­vó a los pes­ca­do­res bel­gas a cor­tar pa­ta­tas en for­ma de pe­que­ños pe­ces.

Ade­más, ese mis­mo día las fa­mo­sas pa­ta­tas, ven­di­das en mi­les de fri­te­ries bel­gas des­de fi­na­les del si­glo XIX, se co­la­ron en la ac­tua­li­dad co­mu­ni­ta­ria: en la rue­da de pren­sa dia­ria de la Co­mi­sión Eu­ro­pea dos pe­rio­dis­tas se en­zar­za­ron en un de­ba­te so­bre su ori­gen an­te la po­si­bi­li­dad de que la UE les otor­ga­se pro­tec­ción geo­grá­fi­ca. Un asun­to so­bre el que la Co­mu­ni­dad pre­fie­re no es­pe­cu­lar, se­gún con­fir­ma un por­ta­voz de la ins­ti­tu­ción.

Pe­se a no ha­ber nin­gu­na pe­ti­ción al res­pec­to en cur­so, Bru­se­las pre­vé la po­si­bi­li­dad de otor­gar pri­vi­le­gios a de­ter­mi­na­dos pro­duc­tos gas­tro­nó­mi­cos lo­ca­les en la Unión Eu­ro­pea —en tan­to que in­di­ca­cio­nes geo­grá­fi­cas pro­te­gi­das, de­no­mi­na­cio­nes de ori­gen o es­pe­cia­li­da­des tra­di­cio­na­les ga­ran­ti­za­das—, lo cual su­pon­dría una gra­ve es­to­ca­da pa­ra aque­llos que de­fien­den su esen­cia fran­ce­sa.

La UE ya es­tu­vo en el pun­to de mi­ra de los bel­gas cuan­do, en 2017, la Co­mi­sión su­gi­rió la prohi­bi­ción de la do­ble fri­tu­ra pa­ra re­du­cir la acri­la­mi­da, un quí­mi­co can­ce­rí­geno que apa­re­ce en ali­men­tos ri­cos en al­mi­dón si se fríen a al­tas tem­pe­ra­tu­ras, se­gún la Agen­cia Eu­ro­pea de Se­gu­ri­dad Ali­men­ta­ria (EFSA). El Go­bierno fla­men­co ins­tó a la CE a ase­ve­rar que no te­nían na­da en con­tra de las «fri­tes» y que no prohi­bi­rían su do­ble fri­tu­ra.

En un país am­plia­men­te di­vi­di­do, las pa­ta­tas fri­tas cons­ti­tu­yen uno de los po­cos ele­men­tos iden­ti­ta­rios que fla­men­cos y fran­có­fo­nos com­par­ten sin re­ser­vas. Jun­to con la cer­ve­za y el cho- co­la­te, las pa­ta­tas fri­tas son la tri­lo­gía de la gas­tro­no­mía en Bél­gi­ca, don­de po­pu­lar­men­te se lla­man «fri­tes», en fran­cés, o «friet­jes», en fla­men­co. La ex­pre­sión «french fries» (pa­ta­tas fran­ce­sas), co­mo se de­no­mi­nan en Es­ta­dos Uni­dos, sur­gió en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, cuan­do al pa­re­cer unos sol­da­dos va­lo­nes, ha­blan­do en fran­cés, ofre­cie­ron de­gus­tar­las a los mi­li­ta­res ame­ri­ca­nos.

Pa­ra con­se­guir su ca­rac­te­rís­ti­co co­lor do­ra­do, es ne­ce­sa­rio freír­las pri­me­ro en acei­te ve­ge­tal du­ran­te cin­co mi­nu­tos a 160 gra­dos, aguar­dar otros diez y vol­ver a freír, es­ta vez en gra­sa de va­ca y a unos 180 gra­dos.

Bél­gi­ca es, a día de hoy, el ma­yor ex­por­ta­dor de pa­ta­tas con­ge­la­das del mun­do, con una ci­fra ré­cord de 2,2 mi­llo­nes de to­ne­la­das en 2017 ha­bien­do co­se­cha­do cer­ca de 5,1 mi­llo­nes de to­ne­la­das, se­gún la aso­cia­ción bel­ga de pro­duc­to­res Bel­ga­pom.

Sin em­bar­go, los agri­cul­to­res bel­gas es­tán preo­cu­pa­dos por los po­si­bles efec­tos ne­ga­ti­vos de la re­cien­te ola de ca­lor en Eu­ro­pa.

PA­TRI­MO­NIO IN­MA­TE­RIAL

«Es pro­ba­ble que el ta­ma­ño de las pa­ta­tas sea me­nor y que los pre­cios suban, pe­ro no tie­ne por qué afec­tar a las pa­ta­tas fri­tas co­mo pro­duc­to fi­nal», de­cla­ra el pre­si­den­te de la aso­cia­ción bel­ga de fri­te­ries Na­ve­fri-Una­fri, Ber­nard Le­fè­vre.

Tras su in­tro­duc­ción por el Go­bierno en 2017 den­tro del pa­tri­mo­nio in­ma­te­rial del país, los pro­duc­to­res de pa­ta­tas bel­gas se pre­pa­ran aho­ra pa­ra con­se­guir el re­co­no­ci­mien­to por la Unes­co co­mo pa­tri­mo­nio cul­tu­ral de Bél­gi­ca, un tí­tu­lo que ya os­ten­ta su cer­ve­za, se­gún cuen­ta el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Bel­ga­pom, Ro­main Cools.

«Más allá del ori­gen de las pa­ta­tas fri­tas bel­gas, es­ta­mos or­gu­llo­sos del as­pec­to cul­tu­ral de su con­su­mo, que es úni­co y bel­ga», va­lo­ra Cools.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.