¡Camarero, hay un chip en la so­pa!

En un res­tau­ran­te fu­tu­ris­ta de Shang­hái, un pe­que­ño ro­bot avan­za has­ta la me­sa, le­van­ta la ta­pa de ple­xi­glás mos­tran­do un pla­to de can­gre­jos y di­ce con voz me­cá­ni­ca: «¡Buen pro­ve­cho!». Aquí los au­tó­ma­tas han sus­ti­tui­do a los ca­ma­re­ros.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - A La Última - TEX­TO J.F.

Se tra­ta de un pro­yec­to del Ali­ba­ba, el gi­gan­te chino del co­mer­cio por In­ter­net, pa­ra mo­der­ni­zar los ser­vi­cios en Chi­na, un país don­de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y la ro­bó­ti­ca es­tán ca­da vez más in­te­gra­das en el co­mer­cio. La com­pa­ñía quie­re au­men­tar la efi­ca­cia del ser­vi­cio y re­du­cir los cos­tes la­bo­ra­les en su ca­de­na de res­tau­ran­tes Ro­bot.He, don­de ro­bots del ta­ma­ño de un mi­cro­on­das rue­dan pa­ra lle­var los pla­tos a los clien­tes. «En Shang­hái, un camarero cues­ta has­ta 10.000 yua­nes men­sua­les [1.250 eu­ros, 1.460 dó­la­res]. Es­to su­po­ne cien­tos de mi­les de yua­nes al año. Y se ne­ce­si­tan dos equi­pos de ca­ma­re­ros», ex­pli­ca Cao Hai­tao, je­fe de pro­duc­to en Ali­ba­ba, que ideó el ro­bot-camarero. «En cam­bio no se ne­ce­si­tan dos equi­pos de ro­bots y es­tán ope­ra­ti­vos ca­da día», ase­gu­ra. Los res­tau­ran­tes Ro­bot.He de­pen­den de la ca­de­na de su­per­mer­ca­dos se­mi­au­to­ma­ti­za­dos He­ma, don­de los clien­tes lle­nan sus ces­tas con una apli­ca­ción mó­vil y re­ci­ben sus com­pras en ca­ja gra­cias a una cin­ta trans­por­ta­do­ra o di­rec­ta­men­te en sus ca­sas. Los 57 su­per­mer­ca­dos He­ma re­par­ti­dos en 13 ciu­da­des chi­nas ten­drán to­dos en el fu­tu­ro su res­tau­ran­te Ro­bot.He.

Se­gún los ex­per­tos, el con­cep­to es so­bre to­do una ma­ne­ra de pre­sen­tar una nue­va tec­no­lo­gía y no tan­to un nue­vo mo­de­lo de ne­go­cio, en un país don­de el cos­te del tra­ba­jo es bas­tan­te dé­bil. Los res­tau­ran­tes son tam­bién un sím­bo­lo del uso des­me­su­ra­do de las nue­vas tec­no­lo­gías en Chi­na, de­ci­di­da en con­ver­tir­se en lí­der de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. Los pa­gos con te­lé­fono mó­vil son muy fre­cuen­tes y sec­to­res en­te­ros del co­mer­cio de pro­xi­mi­dad, des­de farmacias has­ta li­bre­rías, han de­ja­do de te­ner ca­jas. El gran ri­val de Ali­ba­ba, JD.com, tam­bién tie­ne pre­vis­to abrir an­tes de 2020 mil res­tau­ran­tes con pla­tos pre­pa­ra­dos y ser­vi­dos por ro­bots. Y al igual que Ama­zon en Es­ta­dos Uni­dos, JD.com y otras em­pre­sas chi­nas se plan­tean en­tre­gar pe­di­dos con dro­nes. To­das esas in­no­va­cio­nes po­drían per­mi­tir li­mi­tar los cos­tes en un mo­men­to en el que el co­mer­cio en lí­nea em­pie­za a es­tan­car­se en Chi­na, tras años de fuer­te cre­ci­mien­to.

«An­tes, to­do el mun­do bus­ca­ba una ex­pan­sión rá­pi­da. Pe­ro el cre­ci­mien­to ter­mi­nó, y to­do el mun­do se cen­tra en me­jo­rar su fun­cio­na­mien­to», di­ce Ja­son Ding, ex­per­to del co­mer­cio chino en Bain & Com­pany. «Se tra­ta de re­du­cir los cos­tes y me­jo­rar el ser­vi­cio. Esas tec­no­lo­gías que re­cu­rren a má­qui­nas au­to­ma­ti­za­das, bien uti­li­za­das, pue­den con­tri­buir a ello», con­si­de­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.