Di­me qué pes­ca­do pre­fie­res y te di­ré de dón­de eres

Si co­me mer­lu­za, es es­pa­ñol; si es ba­ca­lao, pue­de tra­tar­se de un fran­cés o un por­tu­gués; si es­tá re­bo­za­do, no hay du­da: bri­tá­ni­co.

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de Galicia (OneOff ALL) - - TERRA - A. BUÍNCAS

Vein­tio­cho paí­ses, vein­tio­cho for­mas dis­tin­tas de co­mer pes­ca­do. Mo­dos que di­fie­ren en can­ti­dad, va­rie­dad, há­bi­tos e, in­clu­so, pre­pa­ra­ción. Es­pa­ña es­tá a la ca­be­za de con­su­mo de pes­ca­do fres­co. Y de crus­tá­ceos, de pa­so. Por­tu­gal li­de­ra el rán­king por in­ges­ta de pro­teí­nas ma­ri­nas por ca­be­za al año. Ita­lia pre­fie­re los me­ji­llo­nes a cual­quier otra es­pe­cie pis­cí­co­la o ma­ris­co. Reino Uni­do y Ale­ma­nia an­te­po­nen el pes­ca­do ela­bo­ra­do al na­tu­ral —qui­zá así no ex­tra­ñe que en sue­lo ger­mano es­té la ma­yor fá­bri­ca de va­ri­tas de pes­ca­do de Eu­ro­pa—. Y a Hun­gría, a la co­la de los 28 por gas­to en es­tos pro­duc­tos, le cues­ta tra­gar­lo y pe­se a los es­fuer­zos del Go­bierno pa­ra in­cen­ti­var su con­su­mo con una re­ba­ja del IVA, la po­bla­ción ha re­du­ci­do to­da­vía más su ni­mio pre­su­pues­to en es­te ca­pí­tu­lo. Es la con­clu­sión del Ob­ser­va­to­rio Eu­ro­peo del Mer­ca­do de los Pro­duc­tos de la Pes­ca y la Acui­cul­tu­ra (Eu­mo­fa), que aca­ba de re­no­var su ra­dio­gra­fía por paí­ses.

Con to­do, los eu­ro­peos continúan sien­do car­ní­vo­ros por ex­ce­len­cia. Co­men cua­tro ve­ces más car­ne que pes­ca­do. Y si hay al­guno que gus­te más, a te­nor de las cifras de con­su­mo en Eu­ro­pa, ese es el atún, del que ca­da eu­ro­peo co­me 2,77 ki­los al año y, prin­ci­pal­men­te lo con­su­me en­la­ta­do.

1 ES­PA­ÑA El gus­to por la va­rie­dad.

No es­tá a la ca­be­za de Eu­ro­pa por con­su­mo de pes­ca­do por ca­be­za. Ese ce­tro lo blan­de Por­tu­gal y es di­fí­cil arre­ba­tár­se­lo. Aho­ra bien, de los 28 es el que más pes­ca­do fres­co con­su­me y el que más pre­su­pues­to se de­di­ca a la ad­qui­si­ción de es­tas pro­teí­nas. Y aun­que ha de­mos­tra­do de so­bra que su pes­ca­do pre­fe­ri­do es la mer­lu­za, no ha­ce as­cos a ca­si na­da. Mer­lu­za, sal­món, sardina, bo­que­rón, ba­ca­lao, len­gua­do, do­ra­da, pe­ro tam­bién me­ji­llo­nes, ber­be­re­chos, ca­la­ma­res, pul­po... Pul­po, ese que so­lo aho­ra em­pie­zan a apre­ciar con­ta­dos paí­ses de los Vein­tio­cho... En to­tal, más de un mi­llón de to­ne­la­das de pes­ca­do y ma­ris­co se co­mie­ron los es­pa­ño­les en el 2017, ca­si 45,2 ki­los por per­so­na. Con to­do, es un 3,3 % me­nos que el año an­te­rior en can­ti­dad, que no en gas­to. Es­te cre­ció, por­que subió el pre­cio, y así la fac­tu­ra de los ho­ga­res se apro­xi­mó a los 9.000 mi­llo­nes de eu­ros.

La mer­lu­za es, sin gé­ne­ro de du­das, la es­pe­cie que más se co­ci­na en Es­pa­ña. Y en Ga­li­cia. Se­gún da­tos de Eu­ros­tat, la ofi­ci­na estadística eu­ro­pea, es­te país in­gie­re el 90 % de la mer­lu­za que se con­su­me en Eu­ro­pa, que cap­tu­ra en sus aguas, pe­ro tam­bién en Gran Sol y en los ca­la­de­ros de Áfri­ca, ade­más de im­por­tar­la de Ar­gen­ti­na, Sudáfrica o Na­mi­bia. Tam­bién tie­ne que re­cu­rrir al ex­te­rior, ca­da vez en ma­yor me­di­da a Chi­na, pa­ra cu­brir su de­man­da de ca­la­mar, que pes­ca e im­por­ta en el Atlán­ti­co su­roc­ci­den­tal.

2 LOS VE­CI­NOS Fran­cia y Por­tu­gal com­par­ten gus­to por el ba­ca­lao.

Aun­que Por­tu­gal ha he­cho del ba­ca­lao ca­si un sím­bo­lo del país, lo cier­to es que no es el ma­yor con­su­mi­dor de Eu­ro­pa. En ese po­dio es­tá de pri­me­ro el Reino Uni­do, se­gui­do de Fran­cia. Pe­ro mien­tras los bri­tá­ni­cos lo re­bo­zan, fran­ce­ses y por­tu­gue­ses lo pre­fie­ren sin ela­bo­rar, en fres­co o, co­mo mu­cho, sa­la­do —ca­so de los por­tu­gue­ses—. Ga­los y lu­sos tie­nen tam­bién en co­mún que am­bos co­men pes­ca­do en can­ti­dad y en re­la­ti­va va­rie­dad. Por­tu­gal es­tá a la ca­be­za de Eu­ro­pa en con­su­mo per cá­pi­ta, con 55,9 ki­los. Lo ma­lo es que, co­mo en Es­pa­ña, la ten­den­cia es a la ba­ja y ca­yó un 1,4 % con res­pec­to al ejer­ci­cio an­te­rior. Con el ba­ca­lao y las la­tas de atún, los lu­sos tam­bién son muy afi­cio­na­dos a las sar­di­nas, al sal­món, a la mer­lu­za, a la do­ra­da y al ju­rel. Los ga­los es­tán a más dis­tan­cia de los sus dos ve­ci­nos ibé­ri­cos en cuan­to a in­ges­ta de pes­ca­do. Son cuar­tos de Eu­ro­pa en tér­mi­nos de con­su­mo de pes­ca­do fres­co en los ho­ga­res (33,9 ki­los si se mi­de por per­so­na), y co­ci­na, bá­si­ca­men­te, ba­ca­lao, sal­món y en me­nor me­di­da, ra­pe. Lo me­jor es que tie­ne can­te­ra de fu­tu­ro, pues­to que, a di­fe­ren­cia de otros paí­ses eu­ro­peos, los jó­ve­nes de en­tre 15 y 24 años co­men pes­ca­do de ma­ne­ra re­gu­lar, muy por en­ci­ma de la me­dia eu­ro­pea.

3 LOS RE­YES DEL FISH & CHIPS Fuer­te caí­da del con­su­mo, del 10 %, en el Reino Uni­do

Los bri­tá­ni­cos tam­bién co­men ba­ca­lao. De he­cho, son los que más in­gie­ren en Eu­ro­pa. Cla­ro que nun­ca lo ha­rán a la por­tu­gue­sa, o a la bra­sa. Su cos­tum­bre es lle­vár­se­lo a la bo­ca re­bo­za­do, en un cu­cu­ru­cho de pa­pel de pe­rió­di­co —que ade­más de for­mar, in­for­mar y en­tre­te­ner, ab­sor­be muy bien el ex­ce­den­te de gra­sa— acom­pa­ña­do de pa­ta­tas fri­tas. A ve­ces, en lu­gar de ba­ca­lao va car­bo­ne­ro o egle­fino, otra de las especies lar­ga­men­te con­su­mi­das en el Reino Uni­do, jun­to con el sal­món. De he­cho, esa afi­ción ha­ce que sea el país don­de más pes­ca­do se ven­de en res­tau­ran­tes y tien­das de co­mi­da, por más que el ca­nal tra­di­cio­nal, su­per­mer­ca­do o pes­ca­de­ría, sea el pre­do­mi­nan­te. En la is­la triun­fan los ela­bo­ra­dos. Platos pre­pa­ra­dos, con­ser­vas y, sí, al­go de pes­ca­do fres­co, pe­ro siem­pre que sea en fi­le­tes, no en­te­ro. Qui­zás sea pa­ra com­pen­sar ese ex­ce­so que apues­tan fir­me­men­te por lo or­gá­ni­co, se­gún se des­pren­de del úl­ti­mo es­tu­dio del Ob­ser­va­to­rio Eu­ro­peo del Mer­ca­do de los Pro­duc­tos de la Pes­ca y la Acui­cul­tu­ra, que ofre­ce los per­fi­les de ca­da país, que de­tec­ta que en el Reino Uni­do el cre­ci­mien­to del con­su­mo con el se­llo eco­ló­gi­co ha cre­ci­do de for­ma ex­po­nen­cial. Eso sí, ha caí­do el con­su­mo ge­ne­ral, en un 10 % me­di­do en tér­mi­nos de va­lor. Aho­ra bien, co­mo los fran­ce­ses, los jó­ve­nes bri­tá­ni­cos tam­bién son afi­cio­na­dos al pes­ca­do y for­ma par­te de su die­ta re­gu­lar, no co­mo en el ca­so de los mi­lle­nials es­pa­ño­les.

4 PO­LO­NIA Emu­lan­do a los ve­ci­nos del sur.

Las cam­pa­ñas del Go­bierno ani­man­do a la po­bla­ción a con­su­mir pes­ca­do, es­pe­cial­men­te el que sa­le de las pis­ci­fac­to­rías au­tóc­to­nas tu­vo co­mo re­sul­ta­do di­rec­to un au­men­to de las ven­tas de tru­cha y de car­pa, así co­mo de sal­món y en me­nor me­di­da de aren­que, atún y ju­rel. De he­cho, el es­tu­dio so­bre los há­bi­tos de con­su­mo de pes­ca­do y ma­ris­co en Eu­ro­pa lo iden­ti­fi­ca co­mo el úni­co de los ali­nea­dos en­tre los paí­ses del Es­te en el que au­men­tó el con­su­mo per cá­pi­ta (13, 6 ki­los). En el úl­ti­mo ejer­ci­cio dio un res­ba­lón y re­ba­jó su gas­to en pes­ca­do, pe­ro aún así con­ti­núa imi­tan­do, ca­da vez más, a sus ve­ci­nos del sur e in­cor­po­ra más va­rie­dad a la die­ta. En ese con­tex­to, no es ex­tra­ño que en los res­tau­ran­tes po­la­cos ya apa­rez­ca el pul­po en la car­ta.

5 LI­TUA­NIA Pi­san­do los ta­lo­nes a los es­pa­ño­les en in­ges­ta

Es­tá ali­nea­do en­tre los paí­ses del Es­te, pe­ro su com­por­ta­mien­to es­tá a ni­ve­les de la­ti­tu­des su­re­ñas. Su in­ges­ta por ca­be­za ro­za los 45 ki­los, muy cer­ca de los es­pa­ño­les. Pre­fie­re el pes­ca­do fres­co an­tes que el re­bo­za­do que se im­po­ne en el Reino Uni­do y Ale­ma­nia. Ade­más de im­por­tar mu­cho de No­rue­ga, Sue­cia y Es­pa­ña, se sur­te más allá del Bál­ti­co, con bar­cos que fae­nan en al­ta mar y con acuer­dos pes­que­ros en ter­ce­ros paí­ses. Y to­do lo que des­car­ga va pa­ra con­su­mo hu­mano, no pa­ra ha­ri­na. Por­que, ade­más,

6 ALE­MA­NIA SUBEN Ali­nea­da con el Reino Uni­do

Co­mo sus co­le­gas bri­tá­ni­cos o sus ve­ci­nos ho­lan­de­ses, bel­gas y da­ne­ses, los ale­ma­nes es­tán por de­ba­jo de la me­dia eu­ro­pea en con­su­mo de pes­ca­do, que se si­túa en los 25 ki­los por per­so­na. Co­mo los del Reino Uni­do, pre­fie­ren el pro­duc­to em­pa­na­do, qui­zá por eso es­té allí la ma­yor fá­bri­ca del mun­do de va­ri­tas de pes­ca­do. Ba­ca­lao y sal­món son los pro­duc­tos pre­fe­ri­dos en un ca­tá­lo­go que en los ho­ga­res in­clu­ye gam­bas, pes­cas y aba­de­jo. pre­fie­re el pes­ca­do sal­va­je al de acui­cul­tu­ra, aun­que en­tre sus especies más con­su­mi­das se cue­le la car­pa, la tru­cha, el pan­ga y, por su­pues­to, el sal­món.

7 EL CA­SO ITA­LIANO El me­ji­llón por en­ci­ma de to­do.

No es ex­tra­ño que los ba­teei­ros ga­lle­gos ten­gan pues­tos los ojos en Ita­lia. Es el pro­duc­to pes­que­ro más con­su­mi­do por los ita­lia­nos, por de­lan­te de la do­ra­da, el be­su­go, las an­choas, las al­me­jas, el sal­món, la tru­cha o el pul­po. Los ni­ve­les de ad­qui­si­ción de es­tos pro­duc­tos continúan aho­ra es­ta­bles, pe­ro vie­nen de una fuer­te subida des­de el 2013 tan­to en lo que res­pec­ta al vo­lu­men co­mo al va­lor.

8 LA CAR­NE SI­GUE TI­RAN­DO MÁS Ter­ne­ra y cer­do ven­cen a sal­món y atún.

Por mu­chas cam­pa­ñas de pro­mo­ción que iden­ti­fi­quen pes­ca­do y sa­lud, lo cier­to es que la die­ta de los eu­ro­peos es prin­ci­pal­men­te car­ní­vo­ra. El con­su­mi­dor eu­ro­peo gas­ta cua­tro ve­ces más en la ad­qui­si­ción de car­ne que de pro­teí­nas ma­ri­nas. Ni si­quie­ra el cam­peón en in­ges­ta de es­tas úl­ti­mas, Por­tu­gal, es ca­paz de in­ver­tir esa ten­den­cia. In­vier­te en pes­ca­do tres cuar­tos de la fac­tu­ra que arro­ja la de la chi­cha. Es­pa­ña gas­ta el do­ble en ter­ne­ra, cer­do, po­llo y de­más pro­duc­tos cár­ni­cos de lo que de­di­ca a la com­pra de pro­teí­nas ma­ri­nas. Ale­ma­nia, sie­te ve­ces más. Y es­tá el ca­so ex­tre­mo de Hun­gría, que gas­ta 22 ve­ces más en car­ne que en pes­ca­do.

9 LOS DE ME­NOR CON­SU­MO Cua­tro ki­los y cin­co eu­ros de gas­to al año.

Por­que Hun­gría per­te­ne­ce a ese club de los es­pan­ta­dos por las es­pi­nas. Es, de he­cho, el cam­peón: el que me­nos pes­ca­do co­me y el que me­nos gas­ta en com­prár­se­lo. Un hún­ga­ro co­me al año 4,8 ki­los de pro­teí­nas ma­ri­nas y de­di­ca al año 11 eu­ros de su pre­su­pues­to. Y se­gún el ob­ser­va­to­rio eu­ro­peo, va en re­tro­va­to­rio ce­so, a pe­sar de los in­ten­tos del Go­bierno de au­men­tar el con­su­mo de pes­ca­do al re­du­cir el IVA a es­tos pro­duc­tos. Pe­ro Hun­gría tie­ne la ex­cu­sa de ser un país sin cos­ta y sin mu­cha re­la­ción con los ejem­pla­res de es­ca­ma más allá de la car­pa de agua dul­ce. Tam­po­co tie­nen gus­to por las es­pi­nas Bul­ga­ria, Ru­ma­nía, ni la re­pú­bli­ca Che­ca.

10 LOS PRE­FE­RI­DOS El atún, que no fal­te en la des­pen­sa.

El pro­duc­to más con­su­mi­do por los eu­ro­peos es, se­gún el ob­ser- co­mu­ni­ta­rio, el atún. Es, por tan­to, un pro­duc­to en­la­ta­do el de ma­yor ti­rón en­tre los 28. Ya sea en bo­ca­di­llo, en en­sa­la­da, en en­sa­la­di­lla o so­lo, ca­da eu­ro­peo in­gie­re al año 2,77 ki­los de tú­ni­dos. De ba­ca­lao co­me me­dio ki­lo me­nos y en el ca­so del sal­món, la in­ges­ta es de 2,17 ki­los. A di­fe­ren­cia de las dos pri­me­ras especies, que pro­ce­den en un 99 % de la pes­ca ex­trac­ti­va, la prác­ti­ca to­ta­li­dad del sal­món que se con­su­me en Eu­ro­pa es de acui­cul­tu­ra.

De gran ti­rón tam­bién son el co­lín de Alaska, por más que no se es­ti­le en es­tas la­ti­tu­des (1,55 ki­los), aren­ques (1,38) y los me­ji­llo­nes (1,33).

S. B.

Los eu­ro­peos in­gie­ren 2,77 ki­los de atún en la­ta al año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.