Hor­ta de Mon­do­ñe­do, mar­ca de ca­li­dad y fru­to de la unión

Pro­duc­to­res, hos­te­le­ros y Con­ce­llo im­pul­san el se­llo que di­fe­ren­cia su tra­ba­jo Los to­ma­tes min­do­nien­ses ya con­quis­ta­ron en su día la Zar­zue­la

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - Ma­ría Cua­dra­do

Na­die dis­cu­te la ca­li­dad de la pro­duc­ción hor­tí­co­la de Mon­do­ñe­do. Ni si­quie­ra los Re­yes, Fe­li­pe VI y Le­ti­zia, que ha­ce dos años agra­de­cie­ron en su vi­si­ta a la ciu­dad epis­co­pal el ces­to de to­ma­tes que les re­ga­la­ron. Sus­ten­tán­do­se en una só­li­da tra­di­ción, pro­duc­to­res, res­tau­ra­do­res, otros pro­fe­sio­na­les y el Con­ce­llo im­pul­san y ya ope­ran con la mar­ca re­gis­tra­da Hor­ta de Mon­do­ñe­do, con lo­go­ti­po di­se­ña­do por Mó­ni­ca Pe­rei­ra. El se­llo lu­ce en las cha­que­ti­llas de va­rios chefs que par­ti­ci­pa­ron en la ela­bo­ra­ción de re­ce­tas de la úl­ti­ma Vuel­ta Ci­clis­ta, en las ta­pas del gru­po Ga­li­piz­za, en los ró­tu­los de las huer­tas y en los vehícu­los de los pro­duc­to­res... En es­ta aven­tu­ra por pres­ti­giar su tra­ba­jo ya es­tán im­pli­ca­dos cua­tro pro­duc­to­res (Xu­lio Ro­drí­guez, Je­sús Emi­lio Gil, Jor­ge Lo­sa­da y Ma­ría Je­sús Vi­llal­ba), seis co­ci­ne­ros (Da­vid Ro­drí­guez, Bruno Pe­na, Je­sús Vi­lla­rino, Jor­ge Ló­pez, Mi­chel Co­ci­ña y Alejandro Ar­ca) y un pa­na­de­ro, Wal­do Gon­zá­lez-Re­don­do.

Ha­ce unos días se apro­bó por una­ni­mi­dad en el pleno el re­gla­men­to de uso de la mar­ca, ex­pli­ca la re­gi­do­ra min­do­nien­se, Ele­na Can­dia, quien ya avan­za una par­ti­da eco­nó­mi­ca en el 2019 pa­ra po­si­cio­nar­la: «Pro­mo­cio­nan­do a hor­ta de Mon­do­ñe­do pro­mo­cio­na­mos to­do un te­rri­to­rio. Des­de o Con­ce­llo ti­ña­mos a obri­ga de dar­lle se­gu­ri­da­de xu­rí­di­ca». Can­dia es op­ti­mis­ta y no des­car­ta se­guir avan­zan­do ha­cia una de­no­mi­na­ción de ori­gen.

La mar­ca une a pro­duc­to­res hor­tí­co­las con ne­go­cios di­fe­ren­tes. Unos ven­den di­rec­ta­men­te en mer­ca­dos o fe­rias, otros sir­ven a hos­te­le­ría y al­ma­ce­nes, y los hay que tam­bién for­man par­te de en­ti­da­des o coo­pe­ra­ti­vas. Lo mis­mo ocu­rre con los res­tau­ra­do­res, miem­bros de la Aso­cia­ción de Co­ci­ñei­ros da Ma­ri­ña (ACDM).

Hor­ta de Mon­do­ñe­do es el fru­to de la unión, un pro­yec­to pa­ra en­cum­brar en el mer­ca­do ca­si una vein­te­na de pro­duc­tos de las huer­tas lo­ca­les. «Su­mar­se ao pro­xec­to de Hor­ta de Mon­do­ñe­do é un­ha apos­ta po­lo pro­du­to lo­cal», ase­gu­ra Xu­lio Ro­drí­guez. Él in­te­gra la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de una fa­mi­lia de­di­ca­da a la huer­ta y for­ma par­te de la Coope­ra­ti­va Hor­tí­co­la O Sal­nés y de La­bre­gos de Lu­go. «Hai que ir da man, xun­tos, pa­ra ter vo­lu­me de pro­du­ción, por­que o vo­lu­me é o que nos dá a ca­pa­ci­da­de pa­ra ne­go­ciar», ex­pli­ca Ro­drí­guez. «Os pro­du­tos da hor­ta de Mon­do­ñe­do sem­pre go­za­ron dun­ha iden­ti­da­de es­pe­cial, fal­ta­ba a iden­ti­fi­ca­ción», ma­ti­za Zoi­la Gu­lín Bejarano, ase­so­ra en es­te pro­yec­to y abo­ga­da es­pe­cia­li­za­da en pro­pie­dad in­dus­trial e in­te­lec­tual. Je­sús Emi­lio Gil, pro­duc­tor, ven­de di­rec­ta­men­te al con­su­mi­dor fi­nal: «So­mos pro­du­to­res con ne­go­cios di­fe­ren­tes, pe­ro creo que es­ta unión se­rá po­si­ti­va pa­ra to­dos e ta­mén pa­ra Mon­do­ñe­do».

El pa­na­de­ro Wal­do Gon­zá­lez-Re­don­do des­ta­ca la ca­li­dad del pro­duc­to, pe­ro in­sis­te en la im­por­tan­cia de ha­cer­se un hue­co en el mer­ca­do pa­ra di­fe­ren­ciar­se. Coin­ci­de el co­ci­ne­ro Jor­ge Ló­pez, Vi­le­lo, del res­tau­ran­te Forno de To­var (Lou­ren­zá): «A idea é ir in­tro­du­cin­do es­tes pro­du­tos na car­ta, in­di­can­do cla­ra­men­te que son da Hor­ta de Mon­do­ñe­do». Su co­le­ga de pro­fe­sión, Da­vid Moledo, del res­tau­ran­te A Mi­ran­di­lla (Rin­lo-Ri­ba­deo), cree que, si se ayu­da a po­si­cio­nar la mar­ca, des­pués se­rá el clien­te quien la aca­be de­man­dan­do. Un tra­ba­ja­dor fi­jo dis­con­ti­nuo no ha si­do lla­ma­do en el ul­ti­mo pe­río­do de con­tra­ta­ción, ¿qué ac­ción pue­de in­ter­po­ner? ¿Una ex­tin­ción de con­tra­to del art. 50 ET por fal­ta de ocu­pa­ción efec­ti­va o un des­pi­do?

Con­for­me al art. 16.2 del ET, los tra­ba­ja­do­res fi­jos dis­con­ti­nuos se­rán lla­ma­dos en el or­den y for­ma que de­ter­mi­nen los res­pec­ti­vos con­ve­nios co­lec­ti­vos, es­ta­ble­cien­do que po­drán, «en ca­so de in­cum­pli­mien­to, re­cla­mar en pro­ce­di­mien­to de des­pi­do an­te la ju­ris­dic­ción com­pe­ten­te, ini­cián­do­se el pla­zo pa­ra ello des­de el mo­men­to en que tu­vie­se co­no­ci­mien­to de la fal­ta de con­vo­ca­to­ria». Por tan­to, pu­bli­ca­do y co­no­ci­do el or­den de lla­ma­mien­to al que de­be­ría ate­ner­se la em­pre­sa, la elu­sión del lla­ma­mien­to del tra­ba­ja­dor fi­jo dis­con­ti­nuo de­be ser ca­li­fi­ca­da co­mo un des­pi­do que per­mi­te al em­plea­do afec­ta­do reac­cio­nar de­man­dan­do an­te la ju­ris­dic­ción com­pe­ten­te, pa­ra lo que dis­po­ne de un pla­zo de ca­du­ci­dad de 20 días que se inicia, pre­ci­sa­men­te, en la fe­cha en que el in­tere­sa­do tie­ne co­no­ci­mien­to de la si­tua­ción.

En con­se­cuen­cia, la pos­te­rior sub­sa­na­ción de la omi­sión pro­du­ci­da me­dian­te un lla­ma­mien­to tar­dío efec­tua­do cuan­do ya el tra­ba­ja­dor ha reac­cio­na­do e im­pug­na­do su des­pi­do, no es más que un in­ten­to de re­com­po­ner una re­la­ción la­bo­ral ro­ta por de­ci­sión em­pre­sa­rial ma­ni­fes­ta­da a tra­vés de la omi­sión del de­ber de lla­ma­da. Y tal po­si­bi­li­dad no pue­de ser ad­mi­ti­da, da­do el ca­rác­ter cons­ti­tu­ti­vo que el des­pi­do tie­ne en nues­tro or­de­na­mien­to ju­rí­di­co, que im­pi­de al em­pre­sa­rio, por su pro­pia y ex­clu­si­va vo­lun­tad, dar mar­cha atrás y de­jar sin efec­to una de­ci­sión uni­la­te­ral ex­tin­ti­va del con­tra­to que pro­du­jo su fi­na­li­za­ción de manera efec­ti­va.

Pe­ro tam­po­co ca­be que, pro­du­ci­da la ex­tin­ción del con­tra­to por fal­ta de lla­ma­mien­to, se ac­cio­ne me­ses des­pués con­tra la em­pre­sa so­li­ci­tan­do la ex­tin­ción de su con­tra­to por la vía del art. 50 del ET con ba­se en la su­pues­ta fal­ta de ocu­pa­ción efec­ti­va, que es ob­via an­te una fal­ta de lla­ma­mien­to.

CATARINA CAPEÁNS AMENEDO es so­cia de Ven­to Abo­ga­dos y Ase­so­res.

| PE­PA LO­SA­DA

Pro­duc­to­res hor­tí­co­las y res­tau­ra­do­res, im­pli­ca­dos en es­te pro­yec­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.