Galicia da mu­cho «jue­go» en Bar­ce­lo­na

La Voz re­co­rre la Bar­ce­lo­na Ga­mes World, una de las ferias de vi­deo­jue­gos más gran­des del sur de Eu­ro­pa y re­fle­xio­na so­bre el fu­tu­ro de la in­dus­tria con los pro­fe­sio­na­les ga­lle­gos que acu­die­ron a la ci­ta

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - Paloma Fe­rro

Pa­ra los aman­tes de los vi­deo­jue­gos hay va­rias con­vo­ca­to­rias in­elu­di­bles en el ca­len­da­rio, y las gran­des ferias del sec­tor es­tán mar­ca­das en ro­jo. Las más po­ten­tes, en las que com­pa­ñías pun­te­ras se­ña­lan las ten­den­cias del fu­tu­ro, lle­van ban­de­ra ex­tran­je­ra. Pe­ro en Es­pa­ña tam­bién van ca­lan­do es­tos even­tos, en los que los afi­cio­na­dos dis­fru­tan de las no­ve­da­des del mer­ca­do y los pro­fe­sio­na­les in­ten­tan ce­rrar acuer­dos pa­ra se­guir ali­men­tan­do el sec­tor. La ca­pi­tal ca­ta­la­na da nom­bre y es­pa­cio a la Bar­ce­lo­na Ga­mes World, que en su ter­ce­ra edi­ción, ce­le­bra­da a lo lar­go de los úl­ti­mos días, se ha for­ta­le­ci­do en nú­me­ro de asis­ten­tes: 138.000 per­so­nas, con las que ba­te los nú­me­ros del 2017.

En ese avis­pe­ro de per­so­nas, en­tre los mi­les de me­tros cua­dra­dos de los pa­be­llo­nes del re­cin­to Fi­ra Gran Vía, un pe­que­ño stand si­tua­do en la zo­na de los es­tu­dios in­de­pen­dien­tes in­vi­ta a en­car­nar a una ni­ña que cons­tru­ye su pro­pia is­la. Sum­mer in Ma­ra, que así se lla­ma el vi­deo­jue­go, res­pi­ra el azul del océano. Y qui­zá por ello a Die­go Frei­re, fe­rro­lano de na­ci­mien­to, le re­sul­te tan fá­cil ven­der­lo. «Mi tra­ba­jo es con­se­guir que a la gen­te le gus­te lo que ha­ce­mos», ex­pli­ca es­te jo­ven, res­pon­sa­ble de már­ke­ting y re­la­cio­nes pú­bli­cas del es­tu­dio Chi­big, con se­de en Va­len­cia.

Die­go em­pe­zó en la in­dus­tria escribiendo so­bre vi­deo­jue­gos. Y de ahí pa­só a que­rer ha­cer­los, aun­que la pri­me­ra ex­pe­rien­cia no fun­cio­nó. «Éra­mos cua­tro per­so­nas en una ha­bi­ta­ción al­qui­la­da; nues­tra in­ten­ción era mon­tar una em­pre­sa, pe­ro era in­via­ble». A sus 26 años, di­ce ha­ber­se quemado «muy fuer­te» en el pa­sa­do. La­men­ta que en Es­pa­ña se es­té crean­do un eco­sis­te­ma de star­tups que se apro­ve­chan de los re­cién gra­dua­dos, dis­pues­tos a em­pleos no re­mu­ne­ra­dos que no les lle­van a nin­gu­na par­te. «A Chi­big han ve­ni­do chi­cos ofre­cién­do­se a tra­ba­jar gra­tis, pe­ro no­so­tros nos ne­ga­mos. Así no pro­fe­sio­na­li­za­mos la in­dus­tria».

A Sum­mer in Ma­ra aún le que­da de­sa­rro­llo por de­lan­te y bus­can res­pal­do eco­nó­mi­co. Han so­li­ci­ta­do las ayu­das del Gobierno, «que su­pues­ta­men­te se re­sol­vían en oc­tu­bre, pe­ro se­gui­mos a la es­pe­ra», ex­pli­ca Frei­re, al tiem­po que ad­mi­te que «siem­pre es­ta­mos en la cuer­da flo­ja». Su fu­tu­ro la­bo­ral so­lo pa­sa­rá por los vi­deo­jue­gos «si en­tre to­dos so­mos ca­pa­ces de crear esa in­dus­tria en la que te pue­das re­ti­rar», con­clu­ye.

UN SEC­TOR NUE­VO

Ha­blar de ju­bi­la­cio­nes en es­te en­torno es mi­rar a mu­chos años vis­ta, so­bre to­do en el ám­bi­to de los e-sports. La zo­na de la fe­ria de­di­ca­da a las com­pe­ti­cio­nes de vi­deo­jue­gos, con su es­ta­dio re­ple­to de pú­bli­co, ha­ce sen­tir­se ve­te­rano al que pa­sa de los 30. «Es una in­dus­tria muy nue­va y los que más nos he­mos in­vo­lu­cra­do des­de el prin­ci­pio he­mos si­do los jó­ve­nes», ex­pli­ca David Alon­so Vi­cen­te, de Vo­da­fo­ne Giants, equi­po que com­pi­te en la Li­ga de Vi­deo­jue­gos Pro­fe­sio­nal de Lea­gue of Le­gends. Tie­ne 26 años y lle­va cua­tro tra­ba­jan­do pro­fe­sio­nal­men­te en el sec­tor, pri­me­ro co­mo en­tre­na­dor, aho­ra co­mo di­rec­tor de­por­ti­vo. Sus orí­ge­nes es­tán en Goián, Pon­te­ve­dra. «Mi fa­mi­lia al prin­ci­pio no en­ten­día por qué in­ver­tía tan­tas ho­ras —ase­gu­ra—, aho­ra has­ta mis abue­los ven las com­pe­ti­cio­nes y me ani­man».

Su pri­mer tra­ba­jo fue en es­te sec­tor y en él se va mol­dean­do. «Mi ex­pe­rien­cia me ava­la», ase­gu­ra, pa­ra ejer­cer un pues­to que en par­te con­sis­te en bus­car ta­len­to y ne­go­ciar con­tra­tos. «Aho­ra to­do es­tá re­gu­la­do de for­ma mu­cho más se­ria, con con­tra­tos la­bo­ra­les y por de­re­chos de ima­gen», ex­pli­ca. Otra co­sa son los suel­dos, ya que «no to­dos los clu­bes vi­ven de es­to en buenas con­di­cio­nes». La ex­ce­si­va de­pen­den­cia de pa­tro­ci­nios e in­ver­sión pri­va­da es uno de los las­tres pa­ra los equi­pos, que to­da­vía no sa­can pro­ve­cho de in­gre­sos por mer­chan­di­sing o de­re­chos de te­le­vi­sión. La in­dus­tria cre­ce a buen rit­mo (du­pli­ca­rá su fac­tu­ra­ción has­ta los 1.453 mi­llo­nes en el 2021, se­gún la con­sul­to­ra New­zoo), pe­ro to­da­vía es­tá ale­ja­da de las ci­fras del de­por­te tra­di­cio­nal. Y de­trás de las ri­sas que se es­cu­chan en la fe­ria hay mu­cho sa­cri­fi­cio. «Cuan­do era en­tre­na­dor, sen­tí que me con­su­mía», ad­mi­te.

Al­gu­nos pro­fe­sio­na­les de la in­dus­tria han te­ni­do la suer­te de dis­fru­tar de la fe­ria co­mo con­su­mi­do­res. Es el ca­so de Abel Pé­rez, un vi­gués que lle­ga­ba a Bar­ce­lo­na des­de Var­so­via (Po­lo­nia), don­de des­de ha­ce tres años tra­ba­ja co­mo pro­ba­dor de vi­deo­jue­gos, un em­pleo que le gus­ta «por­que te sien­tes par­te de una obra de ar­te; có­mo tú sien­tes el jue­go in­flu­ye en có­mo se aca­ba ha­cien­do». La re­mu­ne­ra­ción de es­te ti­po de em­pleos en el país no es al­ta por­que en­trar es re­la­ti­va­men­te fá­cil.

OFER­TAS SIN BUS­CAR

De he­cho, en su ca­so, fue por ca­sua­li­dad. La in­dus­tria se le pre­sen­tó. Es­ta­ba (y es­tá) en to­das par­tes. «En Po­lo­nia hay tan­tas em­pre­sas de vi­deo­jue­gos que te en­cuen­tras las ofer­tas de tra­ba­jo en el sec­tor sin bus­car­las —re­la­ta— por­que allí las em­pre­sas na­cio­na­les tie­nen mu­cho apo­yo del Gobierno, pe­so en la eco­no­mía del país, va­rias de ellas es­tán en bol­sa... Aquí es di­fí­cil en­con­trar al­go así». Des­de Po­lo­nia si­gue la evo­lu­ción del sec­tor en Es­pa­ña y en Galicia. «Ha­ce un par de años no co­no­cía a Ga­to Sal­va­je (es­tu­dio co­ru­ñés de vi­deo­jue­gos) y aho­ra tie­ne re­per­cu­sión mun­dial con The Way­lan­ders. Sa­len a la luz pro­yec­tos ga­lle­gos. Veo que cre­ce», afir­ma sa­tis­fe­cho.

| P. FE­RRO

Die­go Frei­re (arri­ba), David Alon­so Vi­cen­te (fo­to del me­dio) y Abel Pé­rez son tres ga­lle­gos que vi­ven de la in­dus­tria de los vi­deo­jue­gos y que asis­tie­ron a la fe­ria de Bar­ce­lo­na con dis­tin­tos pro­pó­si­tos. Los tres creen que, en el ca­so de Es­pa­ña, al sec­tor aún le que­da un lar­go ca­mino por re­co­rrer en el ám­bi­to de la pro­fe­sio­na­li­za­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.