TRIUN­FAR TRAS LA CÁ­MA­RA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Es­tán triun­fan­do de­trás de las cá­ma­ras, en la sa­la de ma­qui­lla­je o en el de­par­ta­men­to de pos­pro­duc­ción. Crean los efec­tos vi­sua­les, los tí­tu­los de cré­di­to o los ca­ma­leó­ni­cos ma­qui­lla­jes de gran­des su­per­pro­duc­cio­nes de Holly­wood y se­ries que arra­san en to­do el mun­do, co­mo Jue­go de tro­nos. Son es­pa­ño­las y al­gu­nas ya han lle­ga­do a lo más al­to. ¿Las co­no­ces? Por IXO­NE DÍAZ LAN­DA­LU­CE / Fo­tos: AN­TÓN GOIRI

Re­pre­sen­tan el per­fil más bus­ca­do en Holly­wood en es­tos mo­men­tos: tra­ba­jan de­trás de la cá­ma­ra, en de­par­ta­men­tos co­mo pro­duc­ción, efec­tos vi­sua­les o ma­qui­lla­je y, so­bre to­do, son mu­je­res. La re­sa­ca del mo­vi­mien­to #Metoo ha re­vo­lu­cio­na­do la in­dus­tria del ci­ne con la apa­ri­ción de ini­cia­ti­vas co­mo 50/50, des­ti­na­das a for­mar equi­pos pa­ri­ta­rios en las gran­des pro­duc­cio­nes ci­ne­ma­to­grá­fi­cas. Pe­ro nues­tras cua­tro pro­ta­go­nis­tas lle­ga­ron allí mu­cho an­tes de que la in­dus­tria del ci­ne hi­cie­ra exa­men de con­cien­cia. Por el ca­mino, no se han de­ja­do ven­cer por las de­sola­do­ras es­ta­dís­ti­cas. Se­gún el in­for­me anual de CI­MA (Aso­cia­ción de mu­je­res ci­neas­tas y de me­dios au­dio­vi­sua­les), so­lo el 24% de quie­nes tra­ba­jan en el sec­tor del ci­ne en nues­tro país son mu­je­res (un por­cen­ta­je si­mi­lar al es­ta­dou­ni­den­se, don­de re­pre­sen­tan el 25%). Y en al­gu­nos de­par­ta­men­tos tra­di­cio­nal­men­te mas­cu­li­nos, co­mo efec­tos vi­sua­les, ape­nas son un 1%. Por eso, la ma­yo­ría han emi­gra­do pa­ra desa­rro­llar­se pro­fe­sio­nal­men­te. Y no so­lo se han he­cho un hue­co en las em­pre­sas más pun­te­ras del sec­tor y tra­ba­jan en gran­des su­per­pro­duc­cio­nes (des­de El hob­bit has­ta Jue­go de Tro­nos), sino que al­gu­nas ya han con­se­gui­do un

Ana Lo­zano Ma­qui­lla­do­ra de la El ase­si­na­to de Gian­ni Ver­sa­ce, Pi­ra­tas del Ca­ri­be y Ni­ne. “ES UN HO­NOR SER LA PRI­ME­RA ES­PA­ÑO­LA QUE GA­NA UN EMMY”

“Mi pri­mer tra­ba­jo lo cam­bió to­do. Con el ma­qui­lla­je pue­do crear per­so­na­jes”.

“Pri­me­ro pen­sé que era im­po­si­ble. Pe­ro me gus­tan los re­tos y era un per­so­na­je que siem­pre me ha­bía fas­ci­na­do”, ex­pli­ca Ana Lo­zano so­bre el mo­men­to en el que le plan­tea­ron trans­for­mar a su ami­ga, Pe­né­lo­pe Cruz, en la Do­na­te­lla Ver­sa­ce de los años 90. En sep­tiem­bre, el desafío se ma­te­ria­li­zó en un Emmy por su tra­ba­jo en la se­rie El ase­si­na­to de Gian­ni Ver­sa­ce. “Es un ho­nor ser la pri­me­ra mu­jer es­pa­ño­la en lo­grar­lo”, di­ce sin ocul­tar su ale­gría. Pa­ra ella, to­do em­pe­zó con un pe­que­ño cor­to ro­da­do en­tre ami­gos y sin ape­nas pre­su­pues­to. “Era la ac­triz, la ayu­dan­te de ves­tua­rio y la ma­qui­lla­do­ra, y me di cuen­ta de que mi lu­gar es­ta­ba de­trás de la cá­ma­ra”. Lue­go, vi­nie­ron los cur­sos, el tí­tu­lo de ma­qui­lla­je, los pri­me­ros tra­ba­jos en pu­bli­ci­dad y la “gran es­cue­la” del tea­tro y la ópe­ra. “Pe­ro mi pri­me­ra pe­lí­cu­la lo cam­bió to­do. En­ten­dí que po­día crear per­so­na­jes. Por ejem­plo, las oje­ras de una mu­jer que no ha dor­mi­do o ha llo­ra­do... Eso me im­pac­tó mu­cho”. Lo­zano em­pe­zó dan­do bro­cha­zos a es­tre­llas co­mo Vic­to­ria Abril o Ja­vier Bardem y el fa­mo­so ma­qui­lla­dor Gre­go­rio Ros fue uno de sus men­to­res. “Em­pe­cé sien­do je­fa de ma­qui­lla­je y me di cuen­ta de que ne­ce­si­ta­ba ser ayu­dan­te, que al­guien me en­se­ña­ra có­mo po­ner una bar­ba en me­dio de un ro­da­je con mu­cho ca­lor”, re­cuer­da. Su otro maes­tro ha si­do Pe­dro Al­mo­dó­var. “He ro­da­do sie­te pe­lí­cu­las con él y pa­ra mí es co­mo vol­ver a ca­sa. Tie­ne esa le­yen­da de ser muy es­tric­to en los ro­da­jes, pe­ro a mí me gus­ta. Es muy de­ta­llis­ta. Cuan­do te da un to­que, siem­pre tie­ne ra­zón”. Aho­ra, vi­ve con un pie en Los Án­ge­les y otro en Ma­drid. Pe­né­lo­pe Cruz le abrió las puer­tas de Holly­wood con pe­lí­cu­las co­mo Ni­ne, Pi­ra­tas del Ca­ri­be o Vicky Cris­ti­na Bar­ce­lo­na. “Con las ac­tri­ces más des­co­no­ci­das hay que ha­cer más es­fuer­zo pa­ra que se ol­vi­den de la va­ni­dad. Con las más fa­mo­sas, que es­tán har­tas de sa­lir gua­pas en to­das par­tes, es al re­vés. Son las pri­me­ras que te di­cen: “Pon­me oje­ras y el rí­mel co­rri­do”. Quie­ren reali­dad”. Di­ce que en su tra­ba­jo es fun­da­men­tal sa­ber leer el es­ta­do de áni­mo de los ac­to­res y que la me­jor ex­pe­rien­cia fue ma­qui­llar a Johnny Depp en An­tes que ano­chez­ca. “Era mi ído­lo. In­ter­pre­ta­ba a un tra­ves­ti en los años 50 en Cu­ba y se me ocu­rrió ha­cer­le unas pes­ta­ñas de es­par­to y pin­tar­le los ojos con cor­cho que­ma­do. Le en­can­tó”, re­cuer­da.

Cuan­do el DVD de El se­ñor de los ani­llos ca­yó en sus ma­nos, Ca­ro­li­na es­tu­dia­ba Ar­qui­tec­tu­ra sin de­ma­sia­da con­vic­ción. La pe­lí­cu­la le ha­bía gus­ta­do, pe­ro el do­cu­men­tal so­bre có­mo se lle­vó a la gran pan­ta­lla el clá­si­co de Tol­kien le abrió los ojos. “Vi que lo ha­cían con un soft­wa­re de di­se­ño en 3D pa­re­ci­do al que yo ha­bía apren­di­do a uti­li­zar en la ca­rre­ra. Y se me en­cen­dió la bom­bi­lla”. En­ton­ces de­ci­dió de­jar la uni­ver­si­dad y bus­có una es­cue­la de di­se­ño en 3D. Dos años des­pués, ya tra­ba­ja­ba en la se­rie Águi­la Ro­ja y, des­pués, en la cin­ta de ani­ma­ción Pla­net 51. De ahí, dio el sal­to a gran­des pro­duc­cio­nes co­mo Gue­rra Mun­dial Z y Pro­met­heus. Ca­da vez que aña­día un ren­glón a su cu­rrí­cu­lum, vol­vía a en­viár­se­lo a to­das las gran­des em­pre­sas del sec­tor, des­de Pi­xar a We­ta, la em­pre­sa de efec­tos vi­sua­les de Pe­ter Jack­son. “Y so­nó la flau­ta. Me hi­cie­ron una en­tre­vis­ta y me fui a Nue­va Ze­lan­da, don­de Jack­son es­ta­ba ro­dan­do la tri­lo­gía de El ho­bitt”. En la “ca­de­na de mon­ta­je” que son los efec­tos vi­sua­les de una su­per­pro­duc­ción, Ca­ro­li­na tra­ba­ja en el de­par­ta­men­to de la­yout: “Di­ga­mos que so­mos los que de­ci­di­mos dón­de va es­tar la cá­ma­ra en una ani­ma­ción, com­po­ne­mos la es­ce­na, cons­trui­mos el es­que­le­to del plano. Es la par­te más ci­ne­ma­to­grá­fi­ca del pro­ce­so”, ex­pli­ca. Des­de ha­ce dos años, tra­ba­ja en Scan­li­ne, una em­pre­sa de efec­tos vi­sua­les con se­de en Van­cou­ver que le ha per­mi­ti­do tra­ba­jar en la se­gun­da par­te de Guar­dia­nes de la Ga­la­xia, Aqua­man, la oc­ta­va tem­po­ra­da de Jue­go de tro­nos o la pró­xi­ma se­cue­la de Ter­mi­na­tor. “Siem­pre di­go que si lo he te­ni­do más di­fí­cil que los hom­bres por el he­cho de ser mu­jer, no me he da­do cuen­ta”, ex­pli­ca. Sin em­bar­go, sí ha no­ta­do al­go en los úl­ti­mos me­ses a raíz del #Metoo y de ini­cia­ti­vas co­mo 50/50. “No sé si es ca­sua­li­dad o no, pe­ro en el úl­ti­mo mes ha ha­bi­do cua­tro in­cor­po­ra­cio­nes en mi de­par­ta­men­to y tres de ellas son mu­je­res. Aho­ra, so­mos sie­te y sie­te. Al­go es­tá pa­san­do. Oja­lá al­gún día con­quis­te­mos la igual­dad real”, re­fle­xio­na. A sus 40 años, se ha con­ver­ti­do, ade­más, en una co­no­ci­da di­vul­ga­do­ra so­bre el ar­te de los efec­tos vi­sua­les a la que si­guen mi­les de fans en to­do el mun­do. Co­men­zó con una char­la en su an­ti­gua es­cue­la y hoy tie­ne su pro­pio ca­nal de Youtu­be. Tam­bién tie­ne su pro­pio le­ma: “Geek is the new sexy”. “Lo sexy pue­de de­fi­nir­se co­mo nos dé la ga­na. Si eres fri­ki, pa­ra ti lo fri­ki es sexy. Hay que rom­per es­te­reo­ti­pos”.

Ca­ro­li­na Ji­mé­nez Ar­tis­ta di­gi­tal de efec­tos vi­sua­les en block­bus­ters co­mo El hob­bit o Aqua­man. “SI LO HE TE­NI­DO MÁS DI­FÍ­CIL QUE ELLOS, NO ME HE DA­DO CUEN­TA”

“Un día so­nó la flau­ta, pa­sé una en­tre­vis­ta y me fui a Nue­va Ze­lan­da con Pe­ter Jack­son”.

Ana Cria­do Di­se­ña­do­ra de tí­tu­los de cré­di­to en pro­duc­cio­nes co­mo Ame­ri­can Ho­rror Story, Star Trek o God­zi­lla. “NUN­CA ME HE SEN­TI­DO MÁS RES­PE­TA­DA CREA­TI­VA­MEN­TE”

“¿Vol­ver a ca­sa? Yo quie­ro lle­var mi tra­ba­jo has­ta otro ni­vel y na­da es gra­tis”.

La cri­sis es­ta­ba arra­san­do con to­do y Ana Cria­do, que ha­bía pa­sa­do por va­rios es­tu­dios de di­se­ño (en­tre ellos el de Ja­vier Ma­ris­cal) y tra­ba­ja­ba co­mo di­se­ña­do­ra grá­fi­ca free­lan­ce en Va­len­cia, de­ci­dió emi­grar. “En­vié 10 cu­rrí­cu­lums a es­tu­dios es­pa­ño­les y no me con­tes­tó na­die”. Man­dó 40 más a va­rios es­tu­dios nor­te­ame­ri­ca­nos y re­ci­bió 35 co­rreos de con­tes­ta­ción. Cin­co de ellos es­ta­ban in­tere­sa­dos. De he­cho, ape­nas 20 mi­nu­tos des­pués, re­ci­bió un ex­pe­di­ti­vo men­sa­je de Ky­le Coo­per, un fa­mo­so di­se­ña­dor de tí­tu­los de cré­di­to de Los Án­ge­les que se hi­zo fa­mo­so en los 90 por su tra­ba­jo en Se­ven. Ce­ze­ta le con­tes­tó dis­cul­pán­do­se: ella nun­ca ha­bía tra­ba­ja­do en ci­ne. Pe­ro él in­sis­tió. Seis me­ses des­pués, y con un vi­sa­do de tra­ba­jo es­tam­pa­do en el pa­sa­por­te, ate­rri­zó en Los Án­ge­les pa­ra em­pe­zar a tra­ba­jar en Pro­lo­gue, el es­tu­dio de Coo­per. De eso ha­ce seis años y, des­de en­ton­ces, la va­len­cia­na ha tra­ba­ja­do en los tí­tu­los de cré­di­to de pe­lí­cu­las co­mo God­zi­lla, Pa­ci­fic Rim, La vi­da se­cre­ta de Wal­ter Mitty o se­ries co­mo Ame­ri­can Ho­rror Story o Star Trek. “Di­se­ñar los tí­tu­los de cré­di­to de una pe­lí­cu­la o una se­rie con­sis­te en con­tar una pe­que­ña his­to­ria, co­mo si fue­ra el pró­lo­go de la pe­lí­cu­la. En reali­dad, es co­mo un pe­que­ño cor­to­me­tra­je de dos mi­nu­tos”, ex­pli­ca. Por eso hoy por hoy Ana no quie­re ha­cer otra co­sa. En Los Án­ge­les ha des­cu­bier­to una nue­va for­ma de tra­ba­jar. “La di­fe­ren­cia es que en nues­tro país la pri­me­ra reac­ción sue­le ser el “no” por de­lan­te. Aquí siem­pre es un “va­mos a in­ten­tar­lo”. Nun­ca me ha­bía sen­ti­do tan res­pe­ta­da crea­ti­va­men­te”. En su es­tu­dio siem­pre ha ha­bi­do más mu­je­res que hom­bres y ella nun­ca ha de­tec­ta­do la som­bra de la dis­cri­mi­na­ción. Al con­tra­rio. “Las es­tre­llas del sec­tor ya no son so­lo hom­bres. Quie­ro pen­sar que lo que es­tá pa­san­do no va a ser flor de un día”. Y aun­que el cuer­po le pi­de vol­ver a ca­sa, sa­be que si quie­re de­di­car­se al ci­ne tie­ne que vi­vir don­de es­tá la in­dus­tria. “Tie­nes que de­ci­dir si quie­res que tu tra­ba­jo sea a la som­bra de un di­rec­tor o al­go más. Yo quie­ro lle­var mi tra­ba­jo has­ta otro ni­vel y na­da es gra­tis”, sos­tie­ne.

Mar­ga Vi­lla­lon­ga Di­rec­to­ra de pro­duc­ción del pro­yec­to Jue­go de Tro­nos en El Ran­chi­to. “EL EMMY FUE UN RE­CO­NO­CI­MIEN­TO A LA PA­SIÓN POR ES­TE TRA­BA­JO”

“En la ba­ta­lla de Jue­go de tro­nos con­ver­ti­mos a 300 ex­tras en 30.0000 sol­da­dos ”.

Ha­ce cua­tro años, Mar­ga Vi­lla­lon­ga re­ci­bió una lla­ma­da ines­pe­ra­da. El Ran­chi­to, la em­pre­sa de efec­tos vi­sua­les y pos­pro­duc­ción que se hi­zo fa­mo­sa por su tra­ba­jo en pe­lí­cu­las co­mo Lo im­po­si­ble, de Juan An­to­nio Ba­yo­na, te­nía un nue­vo (y mis­te­rio­so) pro­yec­to en­tre ma­nos. Ha­bían re­ci­bi­do el en­car­go de HBO pa­ra crear los efec­tos vi­sua­les de un ca­pí­tu­lo de la quin­ta tem­po­ra­da de Jue­go de tro­nos y que­rían fi­char­la. Ella te­nía ya mu­chos ki­ló­me­tros a sus es­pal­das: ha­bía tra­ba­ja­do en cin­tas co­mo Bu­ried, Biu­ti­ful o Vi­vir es fá­cil con los ojos ce­rra­dos y te­nía ex­pe­rien­cia en pro­duc­cio­nes ex­tran­je­ras, por­que du­ran­te dos años vi­vió y tra­ba­jo en Lon­dres. El pro­ce­so, ex­pli­ca, co­mien­za cuan­do la pro­duc­to­ra les in­di­ca “qué de­be con­te­ner ca­da plano y có­mo se desa­rro­lla la es­ce­na”. A par­tir de ahí, se crean los lla­ma­dos “en­tor­nos di­gi­ta­les”. Uti­li­zan­do un so­fis­ti­ca­do soft­wa­re crean pai­sa­jes y per­so­na­jes de la na­da o con­vier­ten a 300 ex­tras en los 30.000 par­ti­ci­pan­tes en una gran ba­ta­lla. Con so­lo 35 años, li­de­ra un equi­po de más de 100 per­so­nas y tra­ba­ja co­do con co­do con los su­per­vi­so­res de efec­tos vi­sua­les Da­vid Ra­mos y Eduar­do Díaz. En sep­tiem­bre, re­co­gie­ron un Emmy téc­ni­co por su tra­ba­jo en Be­yond the wall [Más allá del mu­ro] el sex­to epi­so­dio de la sép­ti­ma tem­po­ra­da de Jue­go de tro­nos. “El Emmy ha si­do in­creí­ble. No lo es­pe­rá­ba­mos y es­ta­mos muy con­ten­tos. Es un re­co­no­ci­mien­to a nues­tro tra­ba­jo y a to­da la pa­sión que le po­ne­mos”, ex­pli­ca. Vi­lla­lon­ga es­tu­dió Co­mu­ni­ca­ción Au­dio­vi­sual sin sa­ber muy bien a qué que­ría de­di­car­se. De he­cho, tra­ba­jó co­mo pe­rio­dis­ta en ra­dios, te­le­vi­sio­nes y dia­rios lo­ca­les. Lue­go, ca­si sin pre­ten­der­lo, em­pe­zó a es­pe­cia­li­zar­se en ta­reas de pos­pro­duc­ción. “Por al­gu­na ra­zón, a las mu­je­res se nos da bien or­ga­ni­zar equi­pos”, re­co­no­ce. Tra­ba­jar pa­ra HBO tam­bién sig­ni­fi­ca fir­mar con­tra­tos de con­fi­den­cia­li­dad y cum­plir con me­di­das de se­gu­ri­dad ex­tra co­mo uti­li­zar or­de­na­do­res sin co­ne­xión a in­ter­net. O so­me­ter­se a ins­pec­cio­nes fí­si­cas pe­rió­di­cas de su ofi­ci­na por par­te de la pro­duc­to­ra pa­ra con­tro­lar que no se fil­tre nin­gún de­ta­lle. “La se­gu­ri­dad es muy im­por­tan­te en es­te ti­po de pro­yec­tos y no so­lo en Jue­go de tro­nos”, ex­pli­ca. De he­cho, ni ella ni la em­pre­sa pue­den con­fir­mar (ni des­men­tir) si es­tán tra­ba­jan­do en la úl­ti­ma tem­po­ra­da. Aun­que, con un Emmy so­bre la me­sa, es fá­cil sa­car con­clu­sio­nes…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.